Population Council

NACIONAL
SALUD
   En México Médicos desconocen el sulfato de magnesio: Population Council
Escaso uso de fármaco especializado para prevenir muertes maternas
Imagen retomada del portal Prensa Latina
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México .- 28/12/2017

Los servicios médicos de México desconocen sobre el uso de medicamentos como el sulfato de magnesio para prevenir la eclampsia y preeclampsia (hipertensión arterial) durante el embarazo, indica un estudio del Population Council.

De acuerdo con una publicación de 2013 del centro estadounidense de investigaciones biomédicas sobre el uso de sulfato de magnesio para prevenir trastornos hipertensivos durante el embarazo, a menos de la mitad de las mexicanas que fallecieron por esta causa se les administró el medicamento como parte del tratamiento.  

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha indicado que los Estados pueden prevenir la eclampsia y preeclampsia asegurando la distribución del sulfato de magnesio en los servicios médicos, ya que estos trastornos son la segunda causa de muerte materna en el mundo.

Se ha demostrado que el sulfato de magnesio tiene efectos benéficos para las mujeres gestantes: reduce el riesgo de fallas renales, accidentes cerebrovasculares, falla hepática y mejora el control de presión sanguínea. También tiene beneficios para los recién nacidos y reduce el riesgo de parálisis cerebral para los que nacen con bajo peso.

Como parte de la investigación, el Population Council revisó el historial clínico de mexicanas que fallecieron en 2005 como consecuencia de trastornos hipertensivos durante el embarazo. Encontraron que 38 por ciento de las mujeres con preeclampsia severa y 48 por ciento con eclampsia no fueron tratadas con sulfato de magnesio.

Tras entrevistar al personal médico para conocer las razones por las cuales no utilizan este fármaco, detectaron cuatro posibles barreras: la falta de conocimiento sobre este tratamiento; miedo a los efectos adversos o administrarlo de forma correcta; el monitoreo o supervisión inadecuada; y la resistencia a los cambios de regímenes, arrojó la investigación.

Además de este análisis a nivel nacional, el grupo de investigadores de la organización analizaron el uso de sulfato de magnesio en el estado de Oaxaca y la Ciudad de México.

En el caso de la capital del país examinaron los expedientes médicos de 91 mujeres que murieron por eclampsia de 2005 a 2017. De ellas, el sulfato de magnesio sólo se prescribió a poco más de la mitad (51 por ciento) y en 15 por ciento de los historiales clínicos no se especificó el tipo de tratamiento.

En Oaxaca se revisaron los registros médicos de 493 mujeres con preclamsia y eclampsia que fueron tratadas en hospitales públicos y sobrevivieron, asimismo de 13 mujeres que fallecieron.

En la averiguación observaron que 50 por ciento de las mujeres sobrevivientes con preeclampsia y 82 por ciento de las que padecían eclampsia, si bien recibieron medicación adecuada, el uso de sulfato de magnesio no era utilizado.

Nuevamente a partir de pláticas con el personal de los servicios sanitarios de Oaxaca, las y los expertos hallaron que hay una tendencia por utilizar prácticas “basadas en la experiencia”, en lugar de prácticas médicas seguras recomendados por los altos estándares debido a su eficiencia.

A ello el estudio precisa que en Oaxaca, al ser una de las zonas con mayor pobreza en México, hay escasez de recursos humanos y materiales disponibles en los niveles de atención primaria.

Tan solo en 2015 el Observatorio de Mortalidad Materna en México registró 778 muertes maternas; 21 por ciento a causa de enfermedades hipertensivas, siendo la segunda razón de estas defunciones.

OTROS PAÍSES

Además de México, el Population Council analizó la implementación del sulfato de magnesio para prevenir la muerte materna en Nigeria y Bangladesh.

Para Nigeria, país ubicado al occidente de África, el Population Council analizó la aceptación del sulfato de magnesio entre el equipo médico de hospitales y desarrolló un plan para que los proveedores de los servicios de salud lo prescribieran. Según el reporte los resultados fueron positivos, en los 10 lugares donde se llevó a cabo el proyecto, hubo una reducción del 40 por ciento de la mortalidad materna y bajo 68 por ciento la eclampsia.

Con ello se distribuyó en 40 hospitales de atención primaria el fármaco y se creó un manual de capacitación sobre el cuidado de las mujeres embarazadas con eclampsia.

Mientras en el país asiático, Bangladesh, se capacitó a personas que brindan servicios de salud en las comunidades del uso de sulfato de magnesio para que recomienden dosis a las mujeres gestantes con hipertensión y después las canalicen a los servicios médicos de este país.

17/HZM








REPORTAJE
Aborto
   Logro del movimiento feminista
El derecho a no ser madres, una década de ILE
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Lourdes Godínez Leal
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 24/04/2017

Hace una década, el aborto se convirtió en tema de importancia nacional, reconocido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), tras años de insistencia del movimiento feminista y amplio de mujeres por lograr la despenalización del aborto hasta las 12 semanas de gestación, hoy vigente en nuestra ciudad.
 
Pese a los embates de grupos conservadores representados por la Iglesia Católica, legisladores y grupos Provida para impedir la Interrupción Legal del Embarazo, el aborto se colocó como un tema de salud pública, justicia social, y de Derechos Humanos de las mujeres, al reconocerles el derecho a decidir sobre su cuerpo y su maternidad.
 
El triunfo de las organizaciones de mujeres y feministas que hoy cumple 10 años, se inició en la década de los 70, cuando pugnaban por el aborto libre y gratuito, educación sexual desde la primaria y acceso a anticonceptivos.
 
Pero fue hasta el año 2000 que los primeros frutos de este trabajo feminista lograron que la Asamblea Legislativa del DF, bajo el gobierno de Rosario Robles, despenalizara el aborto por motivos eugenésicos o malformaciones congénitas.
 
En esa ocasión también se enfrentó una acción de  inconstitucionalidad promovida por los partidos Verde
Ecologista y Acción Nacional.
 
La SCJN declaró en el 2000 la reforma al Código Penal del entonces DF, como constitucional. El proyecto fue presentado por la ex ministra Olga Sánchez Cordero, quien desde un principio dejó en claro que lo que se discutía nada tenía que ver “con principios éticos, morales, religiosos o políticos sino que era un tema eminentemente jurídico".
 
7 AÑOS DESPUÉS LA MISMA HISTORIA
 
El 24 de abril de 2007, la ALDF aprobó modificar la Ley del Salud del Distrito Federal y, entre otros, el Artículo 144 del Código Penal del DF, con lo que estableció que la interrupción del embarazo es legal hasta las doce semanas de gestación y que los 14 hospitales de la Secretaría de Salud capitalina brindarían el servicio de Interrupción Legal del Embarazo (ILE), así como consejería.
 
La norma entró en vigor el 27 de abril, un día después de su publicación en la Gaceta Oficial del DF.
 
Sin embargo, el 24 de mayo de 2007, un mes después de la aprobación en la ALDF, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) encabezada por José Luis Soberanes y la Procuraduría General de la República (PGR) encabezada por Eduardo Medina Mora (ahora ministro de la SCJN) presentaron ante la Corte dos acciones de inconstitucionalidad por considerar que la Asamblea Legislativa no tenía facultades para legislar en la materia y por la definición de embarazo y de aborto.
 
La Corte escuchó a partir del 2008, a lo largo de 6 audiencias públicas, a personas de la academia, organizaciones a favor y en contra del aborto, feministas, juristas, a la Consejera Jurídica del DF responsable de defender la norma, Leticia Bonifaz, y a la ciudadanía, que manifestaron sus posturas en torno al tema.
 
Cabe resaltar que sólo en dos ocasiones la Corte ha convocado a estas audiencias, la primera con la Ley Federal de Telecomunicaciones (también conocida como "ley Televisa").
 
Pese a que el proyecto de sentencia estuvo a cargo de uno de los ministros más conservadores, Salvador Aguirre Anguiano, quien en todo momento defendió “la vida desde el momento de la concepción”, lo que se colocó en el centro de la discusión de las y los ministros fueron los Derechos Humanos de las Mujeres y los tratados internacionales signados por México para proteger los Derechos Sexuales y Reproductivos.
 
El trabajo impulsado por las organizaciones como Católicas por el Derecho a Decidir, Equidad de Género, Ipas México, Population Council, Elige y el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) y de agrupaciones como el Centro de Estudios Ecuménicos, el Centro de Estudios Sociales y Culturales “Antonio de Montesinos”, entre otros, tuvo eco en las y los ministros.
 
LAS MUJERES EN EL CENTRO DEL DISCURSO
 
Hace 10 años, la SCJN determinó que las mujeres son sujetas de derechos, que las leyes las amparan y que tienen derecho a decidir sobre continuar un embarazo o no.
 
Lo que reconoció la Corte es que el aborto es un tema de justicia social pues las leyes deben beneficiar a las mujeres, sobre todo a las más pobres para asegurarles servicios de salud seguros, máxime, cuando el Estado Mexicano incumple con su obligación constitucional “de educar en materia sexual y reproductiva y de no hacer los esfuerzos suficientes para garantizar un acceso pleno a métodos anticonceptivos”.
 
Y aún más, señaló que la penalización del aborto ha resultado ineficaz, y lejos de impedir que las mujeres recurran a la ILE de manera segura, se les obliga a someterse a procedimientos insalubres que ponen en riesgo sus vidas.
 
Por lo que aseguraron las y los ministros que la despenalización del aborto en sus primeras 12 semanas salvaguarda los derechos de las mujeres tutelados por la Constitución.
 
Reconocieron que obligar a las mujeres y niñas a continuar con embarazos que no desean, es equiparable a formas de esclavitud, pues se les condena a “embarazos forzados” por lo que penalizar la ILE, “discrimina por razones de género” ya que se justifica que una mujer embarazada culmine su embarazo bajo amenazas penales.
 
Argumentos reiterados durante más de 30 años por el movimiento feminista y amplio de mujeres.
 
Por vez primera también reconoció la Corte “el derecho de las niñas a no ser madres”.
 
“Cuando el Estado impone condiciones de embarazo por la vía penal, coloca a las mujeres en desigualdad social”, sostuvo en su argumentación el máximo tribunal de justicia del país.
 
Las y los ministros sostuvieron que la ILE es un derecho a la salud y ha contribuido a educar e informar a las mujeres sobre sus derechos sexuales y reproductivos.
 
A 10 años de este triunfo del movimiento feminista y pese a los intentos de los grupos conservadores para echarlo atrás, lo cierto es que 176 mil 355 mujeres de 18 entidades federativas, han ejercido su derecho a no ser madres.
 
17/LGL
 
 

 







Subscribe to RSS - Population Council