Una presidencia femenina y latinoamericana para la Asamblea General

INTERNACIONAL
POLÍTICA
   María Fernanda Espinosa tomará posesión en septiembre
Una presidencia femenina y latinoamericana para la Asamblea General
Imagen retomada del portal Prensa Latina |Foto: Ibis Frade
Por: Ibis Frade*
Cimacnoticias/PL | La Habana, Cuba.- 18/07/2018

La canciller ecuatoriana, María Fernanda Espinosa, será pronto la primera mujer latinoamericana a la cabeza de la Asamblea General de la ONU, un cargo en el que resultó electa este mes de junio con 128 votos.

Con ese respaldo, en septiembre próximo llegará a ocupar sus funciones la primera mujer latinoamericana presidenta del mayor organismo de Naciones Unidas, puesto que tiene actualmente el diplomático eslovaco Miroslav Lajcak.

Aunque la candidatura de la ecuatoriana se lanzó apenas unos meses atrás y generó muchas fricciones con Honduras -cuya propuesta fue anunciada con mayor antelación-, la experiencia y dominio de Espinosa en el diálogo interactivo de mayo terminaron por convencer a muchos.

Comienza ahora el proceso de transición y ya Espinosa vislumbra los retos y prioridades de su mandado en el 73 período de sesiones.

En una entrevista exclusiva con Prensa Latina, la canciller ecuatoriana aseguró que temas como la paridad de género y el empoderamiento femenino deben estar bien presentes en la agenda.

Una de mis responsabilidades en el próximo período de sesiones será garantizar que el empoderamiento político y económico de las mujeres sea una constante en todo el trabajo, recalcó.

Para mí es un honor y un privilegio ser la primera presidenta latinoamericana de la Asamblea General, pero también una gran responsabilidad: es fundamental que las mujeres en una posición de toma de decisiones tengamos un desempeño con valor agregado, expresó.

“No se trata de hacer sólo lo que nos corresponde, sino que demostremos que las mujeres en espacios de poder podemos hacer la diferencia”.

Añadió que el tema de la igualdad de género debe permear todos los asuntos abordados en la Asamblea General, si bien habrá debates específicos en ese sentido, lo importante es que estén presentes siempre.

Está comprobado que dentro de los grupos poblacionales más vulnerables en las situaciones de conflicto están las mujeres y las niñas, y debemos asegurar su protección, subrayó.

Por otra parte, Espinosa destacó que ahora Ecuador tiene el privilegio de representar a todos los países de América Latina y el Caribe en la sesión 73: lo cual entraña un gran reto.

Quien está a la cabeza de la Asamblea General tiene que conducir, liderar y coordinar el trabajo de los 193 Estados miembros de la ONU, y es claro que hay ciertos temas de la región que coinciden con las prioridades del 73 período de sesiones, apuntó.

Explicó que así sucede con la Agenda 2030 y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Varios de esos puntos serán evaluados próximamente, tal es el caso de las capacidades de las economías para generar empleos suficientes y decentes, con especial interés en lo que toca a los jóvenes, apuntó.

Otra de las cuestiones que serán analizadas y resultan vitales para América Latina y el Caribe es la educación de calidad, muy importante para las niñas y adolescentes porque existen muchas desigualdades en las posibilidades de acceso, aseveró.

En tanto, diversos aspectos del proceso de reformas de la ONU resultan esenciales para América Latina, como la arquitectura de paz y seguridad y el nuevo diseño en el pilar del desarrollo, consideró.

Ambos buscan establecer una mayor presencia de Naciones Unidas en el territorio y estar más conectados con esos lugares donde operan los equipos, detalló.

Por ejemplo, mencionó la presencia de los representantes residentes de ONU en oficinas nacionales para que puedan reportar directamente desde el territorio. Esto será gran ganancia, opinó, y permitirá a las agencias del organismo multilateral operar en sintonía con las necesidades de los países.

Todavía debe esperarse a que concluya el proceso de negociación y luego corresponderá a la Asamblea General de la ONU acompañar, motivar y facilitar la implementación de esas transformaciones, indicó.

Otra reforma aún sin producirse y que genera expectativas entre los Estados miembros de ONU es la del Consejo de Seguridad. En ese sentido, la canciller ecuatoriana explicó que tal empeño lleva más de 20 años y avanza lentamente.

Hace 10 años se adoptó una resolución referida a un proceso intergubernamental para esa reforma: habrá que evaluar cuáles son los avances, la profundidad y la velocidad de esas acciones, proyectó.

Pero todo dependerá de la voluntad política de los Estados, el rol de la presidencia de la Asamblea General es solo facilitar y acompañar los proyectos, el paso y el ritmo dependen de los 193 países miembros, aclaró.

La acción climática, tres años después de haberse adoptado el Acuerdo de París, figurará también entre las prioridades del 73 período de sesiones: determinar qué hemos logrado y cuáles son los grandes retos será vital para los pequeños estados insulares, como los del Caribe, aseveró.

Asimismo, el Pacto Global para una Migración Segura, Ordenada y Regular es fundamental para la región latinoamericana y la actual canciller ecuatoriana espera que concluyan con éxitos sus negociaciones y sea adoptado, finalmente, en diciembre.

Otro de las principales focos en la agenda de Espinosa es la cuestión palestina, un conflicto que durante décadas ha sido difícil de resolver y que demanda mayor voluntad política de los Estados miembros, valoró.

Según explicó la diplomática ecuatoriana, este asunto ha sido muy tratado tanto en el Consejo de Seguridad, como en la Asamblea General, y existen decenas de resoluciones adoptadas, pero el gran reto es lograr su cumplimiento e implementación.

Hace falta voluntad política de la mayoría de los países para abordar el tema, pues sin el compromiso de todas las partes será imposible encontrar una solución, insistió.

Cambio climático, migración y cuestión palestina siguen en el candelero, resumió.

En respuesta a una pregunta de Prensa Latina sobre el recorte realizado por Estados Unidos a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos, la canciller ecuatoriana indicó que 'los temas financieros son el espejo y el reflejo de las prioridades políticas'.

A juicio de Espinosa, la situación de los refugiados palestinos y la de millones de refugiados en todo el mundo sigue entre las prioridades de la ONU y destaca entre los temas de corresponsabilidad mundial.

También lo es lograr un Pacto Global para una Migración Segura, Ordenada y Regular, que sirva de marco de referencia y garantice el respeto a los Derechos Humanos de las personas en condición de movilidad, aseveró.

Además, dijo, todo indica que el proceso de negociación intergubernamental de los tres pilares de la reforma de la ONU va a concluir en este período de sesiones de la Asamblea General, excepto si surge algún desacuerdo sobre los temas presupuestarios.

Entonces se extendería tal vez un poco más, aunque esperamos que no ocurra así, recalcó.

La canciller ecuatoriana, quien fuera la primera mujer embajadora de Ecuador ante Naciones Unidas en Nueva York y también ocupó ese puesto en Ginebra, tiene más de 20 años de experiencia internacional y mucha energía por delante.

Pero asumirá la presidencia de la Asamblea General en un momento considerado crítico ante la falta de consensos y el aumento de los conflictos en la arena global.

*Corresponsal Jefa de Prensa Latina en Naciones Unidas

18/RR7IFB/LGL