En EU millones marchan a favor de la vida de la mujer

Derechos Sexuales y Reproductivos
    En defensa del derecho al aborto, salud y planificación familiar Presentes de más de 70 naciones
En EU millones marchan a favor de la vida de la mujer
Por: Lilia Rubio
cimac | Washington, DC.- 26/04/2004

En lo que los organizadores calificaron como la concentración más multitudinaria en la historia de Estados Unidos –-por la Avenida Pennsylvania, hasta el llamado National Mall--, más de un millón de manifestantes de todo el país y de unas 70 naciones, inundaron este domingo las calles de la capital estadounidense en la Marcha por la Vida de las Mujer, en defensa del derecho al aborto, la justicia, la salud y la planificación familiar, así como para condenar al Presidente George W. Bush como el principal enemigo de la libertad reproductiva.

"Esta ha sido la marcha más grande por los derechos reproductivos de las mujeres, como también la marcha más grande en este país", dijo Kim Gandy, presidenta de la Organización Nacional de Mujeres. La noche empezó a caer y los contingentes seguían llegando. Hombro a hombro, las abuelas marcharon con sus nietas en un afán por ser incluidas, tal como lo decía el botón que traían en el pecho: Count me in.

Entre aplausos, consignas y jolgorio de los asistentes de todas las edades y colores, entre muchos más activistas y políticos, hicieron uso de la palabra desde la senadora Hillary Rodham Clinton, las actrices Susan Sarandon, Linda Carter, Cybill Shepherd y Whoopi Goldberg, la ex secretaria de Estado Madeleine K. Albright, los cantantes Carol King, Ani DiFranco y Moby, hasta feministas luminarias como Gloria Steinem y Patricia Ireland, el millonario Ted Turner y militantes por el derecho a decidir, como Frances Kissling.

Sí, en lo que muchos conocen como el centro administrativo del mundo, este 25 de abril se vistió de gloria y luminosidad, pues mujeres y familias enteras –-bebés en carriola incluidos-- se adueñaron de las calles en un intento por derribar un muro más atrincherado que el de Berlín, a fin de denunciar al unísono lo que llamaron las derechistas y esquizofrénicas políticas del Presidente George W. Bush y de la derecha religiosa, en relación con los derechos reproductivos de la mujer y, especialmente contra la llamada Ley Mordaza –-o Política de la Ciudad de México, pues el gobierno de Ronald Reagan la anunció en 1984 durante la Conferencia Internacional de Naciones Unidas sobre Población en la capital mexicana.

Desde muy temprano, las avenidas se cubrieron de pancartas, tambores, pero sobre todo de muchísimos jóvenes, exigiendo el derecho de la mujer a decidir si quiere o no tener hijos o interrumpir algún embarazo indeseado. En sendas pantallas distribuidas en la franja que va desde el Capitolio hasta el Monumento del Obelisco, junto con la consigna principal –-que se respete el derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo--, las celebridades hicieron un llamado a redoblar esfuerzos para sacar a los republicanos de la Casa Blanca el próximo dos de noviembre, lo cual a pesar de lo que los organizadores habían planeado no hacer, le dio a la marcha un marcado aire electoral a favor del candidato demócrata y católico, John Kerry que se ha manifestado a favor de la libertad de conciencia sobre el derecho de la mujer a decidir.

A unas calles, un pequeño grupo de manifestantes portaban pancartas comparando el aborto con el holocausto, mostraban fotos de fetos sangrantes y gritaban todo tipo de insultos contra los manifestantes, que poco caso les hacían.

"Los activistas del llamado movimiento pro vida nos atacan diciendo que apoyamos el homicidio, pero esa es una falacia, pues estamos a favor del derecho de la mujer a decidir, porque amamos la vida y defendemos nuestro derecho inalienable de reproducirnos o de decidir no hacerlo", señaló la Mujer Maravilla, la actriz Linda Carter.

"Si lo único que hacemos es marchar hoy, no cambiaremos la dirección que sigue nuestro país bajo esta administración", dijo Hillary Clinton, cuyo marido rescindió la Ley Mordaza, pero el primer día de funciones en la Casa Blanca, el ahora presidente la reactivó cancelando así todo el financiamiento que USAid daba a organizaciones de otros países que lleven a cabo actividades de atención a la salud.

Como era de esperarse, la medida ha tenido resultados devastadores, especialmente en los países pobres, como los de América Central y África, donde aumenta la muerte de mujeres por abortos inseguros, así como por VIH/Sida, debido a la cancelación de fondos para programas de planificación familiar y de salud reproductiva, puesto que no sólo han dejado de recibir dinero estadounidense, sino que el presidente Bush también ha extendido la cancelación de financiamiento para programas de planificación familiar y de salud reproductiva que hablen o reciban asesoría sobre aborto.

Tan importante es combatir la mordaza colocada en los movimientos que el sábado, es decir, un día antes de la gran marcha, la organización Católicas por el Derecho a Decidir organizó un mitin matutino frente a la Embajada del Vaticano en Washington, DC. y otro contra la Ley Mordaza frente a la Casa Blanca. Allí, la mexicana Nadine Gasman, representante de Ipas habló sobre la precaria situación de las mujeres de su país donde el aborto está penalizado.

"Este es el lugar para estar el sábado en la mañana", señaló Kissling, presidenta de Catholics for a Free Choice. "Estoy aquí para decirles que una gran mayoría de los 65 millones de católicos en este país apoyan el derecho de la mujer a decidir, aunque el peor enemigo que tenemos es la jerarquía de la iglesia, que se opone a la anticoncepción y dice que el uso del condón causa VIH/Sida. Esto es un pecado. ¡No la Iglesia, no el Estado, sino que son las mujeres las que deben controlar su destino!", terminó diciendo la activista que hace años abrió la primera clínica de abortos en Estados Unidos.

2004/BJ/SM