Beatriz Peniche de Ponce

   Hacedoras de la Historia
Beatriz Peniche de Ponce
Por: Erika Cervantes Pérez*
CIMAC | México, DF.- 05/06/2012

El próximo 1 de julio votarán por primera vez un millón 751 mil 125 jóvenes mexicanas. Pocas de ellas saben que las mujeres mexicanas obtuvieron su derecho a votar en 1953, y que somos el vigésimo séptimo país en América en otorgar esa garantía.

En México, uno de los primeros estados en reconocer a las mujeres como ciudadanas fue Yucatán al otorgarles el voto en 1922, con lo que Beatriz Peniche, Elvira Carrillo Puerto y Raquel Dzib Cícero ocuparon el cargo de diputadas ese mismo año.

Ellas fueron las primeras diputadas electas, pese a que un año más tarde, en 1923, tras la caída del gobierno estatal de Felipe Carrillo Puerto, Beatriz, Elvira y Raquel fueran desconocidas por la nueva gestión.

Pasaron 30 años para que la reforma al artículo 34 de la Constitución permitiera que las mexicanas fuesen parte de la vida política de nuestro país como ciudadanas con derechos y obligaciones.

Sin embargo, en el momento en que Beatriz Peniche contendió para ocupar un cargo de elección en Yucatán ese artículo aún no había sido reformado.

Beatriz nació en 1897 en Mérida, Yucatán. A los 17 años se graduó como maestra normalista en la escuela de Fidela Cámara.

La inclinación de Beatriz por la poesía le dio la oportunidad de colaborar en la "Revista de Yucatán", pero su verdadera pasión la constituían el cuidado de las bibliotecas, a las que dedicó gran parte de su juventud.

Su trabajo como normalista le hizo reflexionar sobre su ser como mujer y reflejó sus ideas en diversos foros, como el Congreso Internacional de Periodismo, donde defendió los derechos políticos de las mujeres.

Beatriz fue integrante activa del Partido Socialista de Yucatán y en 1922, cuando Felipe Carrillo Puerto promulga el decreto para que las mujeres puedan votar y ser votadas en elecciones populares en ese estado, ella, junto con Elvira Carrillo Puerto y Raquel Dzib Cícero, contienden por la representación a diputadas locales y ganan la elección.

Beatriz, Elvira y Raquel fueron las primeras diputadas del país, pero el gusto duró poco, ya que el decreto fue derogado tras la caída del gobierno de Carrillo Puerto y, con ello, la posibilidad de permanecer en la curul quedó anulada. Sin embargo, las mexicanas no dejaron de luchar hasta alcanzar el derecho al voto.

Beatriz Peniche de Ponce murió el 27 de noviembre de 1976, y nos hereda su lucha por el reconocimiento de los derechos políticos y ciudadanos de las mexicanas, que no habrían de materializarse hasta después de 30 años de su elección.

*Periodista y fotógrafa mexicana, e integrante de la Red Nacional de Periodistas.





12/EC/RMB