Continúa la impunidad en Cd. Juárez

Feminicidio Ciudad Juárez
   Omisiones, negligencias y violaciones de autoridades
Continúa la impunidad en Cd. Juárez
Por: Hypatia Velasco Ramírez
CIMAC | México.- 11/09/2006

En las evidencias en los cuerpos de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, se observa con detalle la violencia física y sexual padecida, el sufrimiento y el dolor de ser secuestradas, humilladas, violadas golpeadas, atadas, mutiladas, para luego ser asesinadas, arrojadas o enterradas. No obstante, siguen ausentes los culpables.


Así describe la antropóloga física, Martha Rebeca Herrera, la situación que vive la población femenina en Ciudad Juárez en Antropología Sexual, nueva revista del Instituto de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, en su artículo El delito de ser mujer en Ciudad Juárez, a propósito de las asesinadas y desaparecidas.


NEGLIGENCIA DE SERVIDORES PÚBLICOS


Este artículo muestra las omisiones, negligencias y violaciones a los derechos humanos por parte del ministerio público, agentes, servidores públicos y autoridades en los asesinatos de 400 mujeres y más de 2 mil desaparecidas, quienes no han atendido oportunamente las denuncias, ni iniciado las investigaciones correspondientes.


Señala que además de negar los crímenes seriales, las autoridades minimizan el número de asesinatos y elaboran pruebas para culpar a chivos expiatorios o culpables bajo tortura, y no dan seguimiento de los acusados hasta su sentencia.


Los actos de violencia extrema contra las mujeres de Ciudad Juárez son encubiertos de manera deliberada debido a que agentes y servidores públicos, ex procuradores de justicia y ex gobernadores están implicados o han sido sobornados, indica el artículo de Martha Rebeca Herrera.


Subraya que los argumentos proporcionados por las autoridades sobre los causantes de los crímenes resueltos apuntan en muchos casos a las mujeres como las principales responsables de propiciar su propia muerte, al describir escenas donde por su formas de vestir provocan a los hombres.


Las autoridades responsables de las investigaciones de estos crímenes también plantean que el culpable no es uno ni dos asesinos seriales sino el crimen organizado, con sicarios ejecutores, autores intelectuales que forman un club selecto de empresarios nacionales y estadounidenses, indica la autora.


La ineptitud de las autoridades para encontrar a los asesinos de las mujeres no es más que mera pantalla, ya que algunos funcionarios están coludidos con los culpables, al grado de utilizar su conocimiento criminalístico y sobre las escenas del crimen para despistar, confundir u ocultar los indicios sobre los asesinatos.


En opinión de Herrera el acto repetido de hallar cuerpos inertes se convierte en lo habitual, se naturaliza y legitima esa violencia como parte de lo cotidiano y se pierde la capacidad de asombro. Por ello, dice, es importante denunciar, exigir y buscar justicia para que termine la impunidad y con los secuestros y asesinatos cometidos.


DAR A CONOCER LO ÍNTIMO


Además de este artículo de Martha Rebeca Herrera, en el primer número de Antropología Sexual se publican otros temas, como: Experiencia de Mujeres en exploraciones e intervenciones ginecológicas y obstétricas; Discriminación, sexualidad y comunidades virtuales en hombres gays que viven con VIH/SIDA; las prácticas sexuales entre parapléjicos; Homofobia: enfermedad y germen, entre otros.


La editora de la revista, Edith Yesenia Peña, señala que la revista tiene como finalidad que le llegue a la gente, que le llegue al corazón y que sea reflexiva no solamente para que entre nosotros los que ya nos conocemos sigamos platicando y practicando el sexo.


Sino también para que podamos replantearnos y reformularnos esas prácticas y representaciones en nuestra cotidianeidad y en esas situaciones y contextos que parecen tan íntimos pero a la vez tan públicos que difícilmente los damos a conocer, concluyó.

06/HVR/CV