Otorga Inmujeres-DF el premio Omecíhauatl

POBLACIÓN Y DESARROLLO
   Elena Poniatowska, galardonada
Otorga Inmujeres-DF el premio Omecíhauatl
Por: Guadalupe Cruz Jaimes
CIMAC | México.- 15/11/2006

Para fomentar el liderazgo de las mujeres, promover su participación en el ámbito público y reconocer su trabajo en la comunidad, el Instituto de las Mujeres del Distrito Federal (Inmujeres-DF) entregó la medalla Omecihuatl (parte femenina del Dios dual) a 39 mujeres sobresalientes por su labor comunitaria.


La cuarta entrega de la medalla Omecihuatl tiene también el propósito de abrir camino para que las ciudadanas tengan acceso a los espacios de decisión y evidenciar las circunstancias por las que atraviesan las mujeres para mejorar su calidad de vida.


En el marco del 53 aniversario del derecho al voto femenino y la garantía de ser electas, el Inmujeres-DF otorgó reconocimientos espaciales a Elena Poniatowska, Marcela Legarde y de los Ríos, María Consuelo Mejía Piñeiros, Leonor Aída Concha Martínez, Carmen Aristegui, Itziar Lozano y Orfe Castillo, por su destacada trayectoria en favor del respeto a los derechos de las mujeres.


Elena Poniatowska recibió la distinción por su labor en favor de los derechos de la mujer. Nació en Paris el 19 de mayo de 1933, abandonó Europa junto con su familia durante la Segunda Guerra Mundial y llegó a la Ciudad de México en 1942, cuando tenía 10 años.


Poco tiempo después, en 1949, Elena fue enviada a un internado religioso en Philadelphia, Estados Unidos, posteriormente estudió en el colegio de Manhattanville, gracias a una beca escolar.


La escritora y periodista regresó a México en 1953 y se naturalizó mexicana desde 1969. Comenzó a trabajar en el diario Excélsior. Ha colaborado en distintas publicaciones, como: Revista Mexicana de Literatura, Proceso, La Jornada, Fem y Debate Feminista. También ha escrito en diarios nacionales e internacionales, entre los que figuran Novedades, El Día, El Financiero, The News, Tabasco Hoy, Unomásuno y El Nacional.


Su obra, que abarca casi todos los géneros literarios: novela, poesía, cuento, ensayo, crónica y entrevista, ha sido traducida a una decena de idiomas y su nombre ha quedado plasmado en importantes antologías.


Ha destacado en el mundo de las letras por su sensibilidad, su afán por dar voz a las mujeres y hombres que no la tienen y su inagotable pasión de escribir. Su trabajo periodístico le valió el Premio Nacional de Periodismo en 1979, convirtiéndose en la primera mujer a quien se le otorgó esta distinción.


Inició su trabajo periodístico en la sección de sociales de los diarios, pues no era bien vista la incursión de la mujer en esa profesión, considerada entonces "de hombres".


Sin embargo, con su esfuerzo, su trabajo del día a día y su innegable talento, Poniatowska, junto con varias mujeres mexicanas, luchó para abrirse paso y ganar un buen lugar en el periodismo. Lo logró.


Esta apasionada de la entrevista tiene en su haber once obras literarias, entre ellas: Lilus Kikus (1954), Hasta no verte, Jesús mío (1969), La noche de Tlatelolco (1971), Tinísima (1991), Paseo de la Reforma (1997), Nada, nadie. Las voces de un temblor (1998), La piel del cielo (2002), Tlapalería (2003).


"La noche de Tlatelolco, sobre la matanza del 2 de octubre de 1968", la hizo merecedora al premio literario Xavier Villaurrutia en 1971; pero lo rechazó al provenir del entonces presidente Luis Echeverría, el cual fungía como secretario de gobierno cuando la masacre de estudiantes en la plaza de las Tres Culturas.


Elena ha sobresalido por la soltura de su pluma al denunciar la situación en la que viven o sobreviven sus entrevistados.


A lo largo de su carrera ha obtenido diversos reconocimientos: Premio Mazatlán, 1970, por Hasta no verte Jesús mío, Premio Nacional de Periodismo, 1978, Premio Manuel Buendía, (1987) por sus méritos como escritora y periodista. También fue distinguida con el Premio Cuatlicue, por ser considerada la mujer del año, el reconocimiento fue otorgado por Debate Feminista y Divas en 1990.


En 1992 se le entregó por segunda ocasión el Premio Mazatlán de Literatura por Tinísima. Ha sido la primera mujer en recibir esta distinción dos veces.


La también Doctora Honoris Causa por las universidades de Sinaloa, Toluca, Columbia, Florida, Manhattan y recientemente la Autónoma Metropolitana, es reconocida por su labor en la literatura, el periodismo y su sensibilidad a las causas sociales, manifiesta a través de la vida de sus personajes.

06/GCJ/GG