Itziar Lozano, una feminista con el alma suelta, murió hoy

FEMINISMO
   "Inmenso, diverso y variado compromiso"
Itziar Lozano, una feminista con el alma suelta, murió hoy
Por: Carolina Velásquez
CIMAC | México DF.- 24/09/2007

Meses antes de su muerte, ocurrida hoy, Itziar Lozano, incansable feminista, recibió un conmovedor homenaje en Cuernavaca, Morelos, donde decenas de mujeres reconocieron su trabajo a favor de las mujeres y celebraron el 37 aniversario de Comunicación, Intercambio y Desarrollo Humano en América Latina (CIDHAL), organización de la que ella formó parte de 1977 a 1992.


Era el 6 de diciembre de 2006 y esta es la crónica de aquel encuentro, el último en el que Itziar convivió con sus compañeras, sus amigas, con las mujeres que trabajan por los derechos humanos de todas las demás mujeres:


Con un homenaje al amplio "territorio" recorrido en México y América Latina por la feminista Itziar Lozano, española avecindada en nuestro país, y la presentación del libro Género en el Desarrollo, la asociación civil en pro de la equidad de género CIDHAL (Comunicación, Intercambio y Desarrollo Humano en América Latina) celebró aquí su 37 aniversario.


Un evento cálido y emotivo, donde las integrantes de instituciones y ONG del Diplomado Liderazgo y Desarrollo de Habilidades Directivas impartido por CIDHAL recibieron su diploma final, enmarcó la distinción a Itziar Lozano, quien formó parte de esta organización durante quince años, de 1977 a 1992.


Como la vida de una águila, que vuela alto desplegando sus alas, definió Luisa Rivera Izábal ?integrante de la asamblea de socias de CIDHAL-- en esta celebración la trayectoria de Itziar Lozano, en su "inmenso, diverso y variado trabajo y compromiso" con un eje central: el apoyo, promoción, asesoría, investigación, capacitación y desarrollo de las mujeres.


Labor que ahora realiza desde otro espacio con apoyo terapéutico, desde su experiencia clínica y como terapeuta Gestalt, a jóvenes estudiantes de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, en el Distrito Federal (DF).


EL GÉNERO EN LA VISIÓN DE DESARROLLO EN AL


Como profesional de la psicología y desde las trincheras de CIDHAL, asociación civil creada por la periodista y activista belga Betsie Hollants en noviembre de 1969, Itziar Lozano formó con mujeres grupos de crecimiento y salud mental.


Dice Itziar al respecto, "yo estaba dando clases de Psicología en la UNAM y? me dijeron que Betsie Hollants trabajaba con mujeres en Cuernavaca y fui a visitarla. Me invitó a trabajar. Yo daba atención psicológica para mujeres y también trabajábamos en una colonia dando cursos sobre sexualidad, control natal, nutrición y organización".


Eran los años setenta y en México había una gran participación social cuando con un enfoque feminista CIDHAL buscó visibilizar a las mujeres. Desde ahí Itziar elaboró propuestas de organización comunitaria para la equidad de género y participó en la capacitación de las mujeres en liderazgo, salud reproductiva y ciudadanía.


Una de sus actividades pioneras, destacó en la celebración Luisa Rivera, fue el trabajo con las agencias internacionales de cooperación al desarrollo para que incorporaran la perspectiva de género en sus políticas de financiamiento.


Con el objetivo de lograr que estas agencias, sobre todo europeas, definieran el género como un tema o eje central en su visión de desarrollo en América Latina, Itziar fue en la década de los 80 la promotora de tres encuentros feministas latinoamericanos.


De esa etapa, reseñó Rivera, esta feminista de "grandes alas" recorrió las tierras del Caribe, Centro y Sudamérica, con su saber y experiencia. Al dejar CIDHAL, en 1992 sus pasos la llevaron a Cuba, Guatemala, Nicaragua, Paraguay. Y durante 1996 y 1997 trabajó para la Comisión Europea, con la responsabilidad de coordinar con los gobiernos de Costa Rica, Honduras y Nicaragua la fase de inicio de un Programa para mujeres adolescentes.


También fue responsable de "asegurar la coordinación entre las instituciones públicas y privadas en cada uno de los tres países, programar actividades regionales de investigación sobre la adolescencia y, finalmente, establecer los mecanismos de seguimiento y evaluación", señala.


Antes, en 1983, unas religiosas que trabajaban en la colonia Guerrero, un barrio popular de la ciudad de México, solicitaron el apoyo de CIDHAL. Con las amas de casa de esta zona, Itziar trabajó alrededor de temas como identidad, sexualidad y trabajo doméstico.


Las mujeres trabajadoras, un tema que aún no tomaba el feminismo en México, tuvo un lugar en la atención de Itziar, señaló Rivera "mucho antes que ningún grupo se animara a trabajar con ellas", así que promovió realizar el 1er Encuentro Nacional de Mujeres, a finales de los 80 en el DF, donde participaron más de mil mujeres: empleadas, obreras, indígenas, trabajadoras domésticas que revisaron temas como el trabajo doméstico y su participación política.


El evento, que abrió nuevas perspectivas al feminismo en México, sentó las bases para la participación de feministas en el terremoto de 1985, cuando a partir del apoyo a las costureras del centro de la Ciudad de México surgió Mujeres en Acción Sindical (MAS) donde estuvieron Patricia Mercado, ex candidata a la presidencia de la República en 2006, y Elena Tapia, ex delegada en Iztacalco en el DF.


En otras trincheras posteriores detuvo su paso: en instancias gubernamentales del DF, Chiapas, Michoacán, la Universidad Autónoma de Chiapas y su colaboración en Convergencia de Organismos Civiles por la Democracia, Milenio Feminista y Ciudadanas en Movimiento por la Democracia.


HACIENDO RONCHA


Desde CIDHAL, Itziar Lozano inició en México un trabajo multiplicador: la capacitación de mujeres promotoras en sexualidad, ciudadanía y organización.


Acerca de la importancia de la participación de las mujeres en grupos, habla en el folleto de su autoría Haciendo roncha: las mujeres y la constitución de grupos (1990).


Algo a tomar en cuenta en un grupo, considera, es partir de la idea de que las mujeres hemos vivido de manera aislada y con carencias de muchos tipos, especialmente afectivas, con un nivel de comunicación cuya referencia ha sido siempre la familia y, sobre todo, el hombre. Y señala, "las mujeres llegamos a los grupos a pesar de nuestros problemas, en general buscando algo para la familia, pero en el fondo esperando también recibir algo para nosotras mismas".


Por considerar, desde el feminismo, que sin importar la edad cada mujer posee una experiencia de vida, personal y profunda, el objetivo central de trabajar "haciendo roncha", dice Itziar, es "lograr que en el grupo cada mujer logre valorar no solamente su experiencia personal (lo que tú viviste, lo viviste tú y nadie puede decir que no es cierto) sino también la de las demás".


En ese momento, agrega, surgen conjuntamente la identificación y el compromiso con el descubrimiento de que los problemas son sociales, y no solamente individuales, lo cual "va conduciendo así mismo a la valoración de la capacidad transformadora de las mujeres".


En esta experiencia de agruparse --de hacer roncha a favor de nosotras mismas y de las y los que nos rodean-- lo más importante es el proceso, aclara. Para Itziar, no hay proceso ideal, no hay grupo sin complicaciones, sin embargo sirve conocer algunas de las dinámicas posibles, no para evitarlas sino para entender cuándo estamos metidas en ellas.


Al respecto y a modo de conclusión comenta:


"Cuando alcancemos a reconocer que estamos frustradas, atemorizadas o con coraje, podemos mirar a nuestro entorno y al interior de nosotras mismas para empezar a entender lo que está ocurriendo. Ningún sentimiento es demasiado infantil, o vergonzoso, o ?anormal?. En la vida de un grupo todo puede surgir: lo grande y maravilloso, lo mezquino y lo chiquito. De todo ello aprendemos sobre nosotras mismas y sobre las demás mujeres. Y de eso se trata, finalmente?".


LA VALENTÍA DE SABER RECONOCERNOS


Desde esta capacidad, su capacidad experimentada, de reconocer a la otra, al otro, Itziar Lozano recibió con sus alas abiertas de águila el sencillo y afectuoso homenaje que le brindó CIDHAL, cobijada por la presencia de otras mujeres y hombres que como ella buscan nuevas posibilidades de vida.


Desde CIDHAL y el feminismo y con una ética de reconocer a la otra, "con el alma suelta muchas mujeres estuvieron dispuestas a vagar por diferentes sitios y lugares", comentó Itziar en una breve reflexión de agradecimiento a la celebración.


¿Cómo nos fortalecimos a lo largo del tiempo?, preguntó a la concurrencia. Sin esperar respuesta, señaló con voz pausada


"Crecimos con las mujeres populares. Pensábamos que si la propuesta feminista no funcionaba con ellas entonces no servía. Decíamos ?el día que se muevan no habrá poder que las detenga?. Nuestro trabajo lo marcó la autonomía. El desarrollo de tener la valentía para encontrar cosas distintas, la autonomía para vivir, porque las mujeres para poder decir cosas necesitamos valentía".


Así se tejió una alianza que prevalece en 2006, donde el feminismo y la vida de miles de mujeres ?"en un diálogo sobre su vida, su existencia y las preguntas que nos hacemos de ella"?fueron una sola cosa, reconociéndose unas mujeres a otras, una virtud que a decir de Itziar Lozano descubrió en el trabajo feminista y que le permitió desde esta reflexión "poder aceptar lo que me gusta y el reconocimiento que CIDHAL hoy me hace".


06/CV/GG