Concha Michel

   Hacedoras de la Historia
Concha Michel
Por: Erika Cervantes
CIMAC | México DF.- 23/09/2008

Pocas mujeres en el México de los años veinte se atrevían a formar parte del Partido Comunista y mucho menos a declararse parte de él, pero para Concepción Michel esto era solo un motivo más para crear recelos y polémica a su alrededor.

Nacida en 1899 en la Villa de Purificación Jalisco, México, hija de una familia de latifundistas tuvo a su alcance una buena educación.

A los siete años Conchita fue internarla en el convento de San Ignacio de Loyola, en el pueblo de Ejutla, Jalisco, debido a su indisciplina de donde fue expulsada por organizar una fuga de novicias y una quema de santos.

La joven Concepción descubrió a los nueve años su gusto por el canto y acompañada de una guitarra participó en las misiones culturales.

A los 14 años se fue a recorrer el mundo. El primer país que visitó fue Estados Unidos de Norteamérica donde se ganó mil 200 dólares al cantar en el cumpleaños del patriarca Rockefeller y en el museo de Arte Moderno para poder viajar a Europa y a la Unión Soviética.

Ahí conoció a las grandes dirigentes de la revolución rusa, entre otras a Alejandra Kolontai y Clara Zetkin y observó las condiciones de las mujeres en un país socialista.

Concepción Michel regresa a México y recorre el país cantando corridos revolucionarios anticlericales, es esta etapa que inicia la recopilación de canciones indígenas que llegó a contar con 5 mil piezas el cual nunca fue publicado.

A los 20 años Concha milita formalmente en el Partido Comunista (PC) y se vuelve compañera de vida del secretario general del Partido Hernán Laborde.

Fue activista política y defendió el derecho de las mujeres a votar y ser votadas, y a causa de su posición feminista fue expulsada por el PC.

Denunció que el partido tenía un programa incompleto porque defendían al proletariado pero soslayaban las necesidades de las mujeres trabajadoras

Concha apostaba por el equilibrio de la dualidad femenina y masculina. Es así que en la década de los ochenta firma, junto a otras ocho mujeres, un documento denominado La Dualidad, cuya propuesta consistía en un programa de acción mundial para que mujeres y hombres se incorporaran a una permanente lucha ideológica y afirmativa contra el autoritarismo patriarcal.

A principio de los años ochenta, Concha Michel, junto a otras ocho mujeres, entre las que se encontraban Aurora Reyes, Natalia Moguel y Antonieta Rascón, firmaron un documento denominado La Dualidad, cuya propuesta consistía en un programa de acción mundial para que mujeres y hombres se incorporaran a una permanente lucha ideológica y afirmativa contra el autoritarismo patriarcal.

"Mientras no se integre el concepto de «dualidad», base fundamental de la sociedad, la dirección de la humanidad seguirá equivocada, porque las facultades de la mujer que son básicas para la reproducción y defensa de la vida, no pueden tener una aplicación adecuada y satisfactoria", dice el documento.

La mujer actual está a tal grado nulificada, que antes de obtener su participación ideológica en las organizaciones que existen, deberá desarrollarse hasta alcanzar su calidad humana, mencionan las conclusiones del documento.

Concha no solo se dedicaba a propagar su propuesta ideológica donde mujeres y hombres tuvieran equidad de trato, poeta, investigadora y cantante. Escribió diez obras de teatro, publicó diversas investigaciones sobre comunidades indígenas y también compuso numerosas canciones de las que ella misma era intérprete, popularizado "Sol redondo y colorado", como himno comunista mexicano.

Concha Michel muere el 27 de diciembre de 1990 a los 93 años de edad, en Morelia Michoacán, y hereda a las mexicanas el derecho a votar, ser tratadas con equidad y tener derechos como trabajadoras.

08/EC/GG