Las viudas del carbón, documental de Sara Lovera y Rosario Novoa

DERECHOS HUMANOS
   Fue presentado en Saltillo e irá a España
Las viudas del carbón, documental de Sara Lovera y Rosario Novoa
Por: Sofía Noriega
CIMAC | Saltillo, Coah..- 07/03/2008

A pesar de que el accidente en la Mina Pasta de Conchos, ocurrido el 19 de febrero del 2006 en esta entidad, marcó un parte aguas que mostró al mundo el olvido en que están las mujeres, niños y hombres que viven de la industria minera en México, están lejos de terminar los abusos, señaló la periodista Sara Lovera, quien fue candidata al Premio Nobel de la Paz en 2005 y ha colaborado periódicos como El Nacional, El Día, Uno más Uno y La Jornada.

La Fundadora del organismo Comunicación e Información de la Mujer AC (CIMAC) estuvo en esta ciudad para presentar el documental Las Viudas del Carbón basado en una investigación de su autoría.

El documental se realizó con perspectiva de género, tiene una duración de 60 minutos y es dirigido por Rosario Novoa. Se presentó ante las viudas de los mineros muertos en Pasta de Conchos en Nueva Rosita el pasado 5 de marzo, ayer tuvo lugar su proyección en Saltillo y la próxima semana estará en España.

LAS VIUDAS

Las familias mineras en México se han caracterizado en los últimos 100 años por estar olvidadas del progreso, de la educación y el desarrollo. Lovera refiere que la historia de la región carbonífera registra explosiones desde 1901 hasta 2006, hay un acumulado de accidentes y de explosiones que ha dejado muchas viudas.

Llama la atención que de las que perdieron a sus maridos el 19 de febrero del 2006 al menos cinco habían enviudado antes, en otro accidente como el de La Espuelita en 2001 y en la explosión de La Esperanza en 1968.

La característica generalizada a lo largo de 100 años, es que los carboneros se casan con mujeres campesinas, por lo tanto a lo largo de cuatro generaciones, que fueron estudiadas por Lovera, se encontraron a viudas de mineros por la explosión de 1953, otra en 1969, una más en 1988 y las tres registradas en 2006.

Lo destacable con los familiares de los mineros muertos en 2006, que se han constituido como Familia Pasta de Conchos, es que algunas mujeres sí fueron a la escuela: las dos liderezas del movimiento tienen títulos profesionales y eso explica en parte que el tema del accidente y de la situación en la región carbonífera esté hoy en el mundo.

La denuncia está en instancias internacionales y en las redes de apoyo solidarias de Europa y los limitados diputados federales de todos los partidos han tenido que estudiar a los mineros, señaló Sara Lovera.

Dijo que la hipótesis planteada en la investigación sobre que la gran mayoría de las viudas no fueron a la escuela fue cierta. La segunda es que son amas de casa y no saben a ciencia cierta dónde trabajan sus maridos, lo cual las pone en alto riesgo cuando ellos mueren por responsabilidad de las empresas, porque no tienen elementos para defenderse en términos jurídicos-legales.

Otro factor es que se casan muy jóvenes y cuando viven en la región generalmente conocen a sus parejas en los bailes. Después de que enviudan, tienen que volverse las jefas de familia, entonces no podemos pedirles nada, porque además del trauma de la viudez, son engañadas por quienes les quieren quitar la indemnización, son manipuladas, como sucedió con el accidente en La Espuelita cuando el Banco Nacional de México les dijo que invirtieran sus 15 mil pesos de indemnización y después de 10 años perdieron todo.

Estas características socioeconómicas tienen más de 100 años en la región carbonífera, las mujeres están en condiciones muy vulnerables, aunado a que han coexistido los capitales más grandes, salvajes y estratégicos del desarrollo de un país.

El trabajo de los carboneros y sus familias le dio al país el desarrollo industrial en la época del Porfiriato, en la segunda etapa, el carbón es fundamental para el desarrollo minero-metalúrgico, que es el que crea los bienes de capital y en la tercera fase con la explotación de este mineral se produce el 14 por ciento de la electricidad en el país.

En medio del drama de las viudas de Pasta de Conchos se aprueba una ley del gas, explicó Lovera, porque los chinos descubrieron que se puede sacar el gas grisú antes de abrir una mina y ahora lo que se va a explotar en la región carbonífera es este gas lo que significa un nuevo sacrificio para la población¨.

Con todo el desarrollo que se ha generado en esta parte del estado de Coahuila, la región es absolutamente pobre, no hay equipamiento urbano, hay pocas escuelas. Para los mineros nada.

Añadió, para los mineros hay regiones como si hubiesen sido bombardeadas, como sucedió en El Salvador. Es un sector olvidado, abandonado, la gente no está politizada, es conservadora, porque en cada casa hay una Biblia, esto ha hecho que no reclamen sus derechos, concluyó la periodista.

08/SN/GG