Crisis económica, desfavorable para los bienes comunes

   Dice libro de la Böll Genes, Bytes y Emisiones
Crisis económica, desfavorable para los bienes comunes
Por: Redaccion
CIMAC | México DF.- 04/02/2009

Actualmente nuestro entorno esta inmerso en la profunda crisis económica y financiera, sin embargo el problema de fondo parece mayor, porque estamos al borde de una irreversible crisis del modelo de producción y consumo que profundiza y acelera el detrimento de los recursos naturales, culturales y del tejido social.

Estas son algunas de las consideraciones que se exponen en el libro "Genes, Bytes y Emisiones: Bienes comunes y ciudadanía, editado por Silke Helfrich y publicado por la oficina regional para México, Centro America y el Caribe de la Fundación Heinrich Böll Stiftung.

La obra, que reúne el trabajo de cerca de 40 especialistas del mundo, expone en cuatro capítulos la relación inherente ente la economía, política y el uso de los bienes comunes o naturales. En conjunto, el texto es una reflexión que plantea la necesidad de un cambio en todos los ámbitos.

Para el doctor Mario Molina, premio Nobel de Química, los desafíos en torno al manejo sustentable de los recursos naturales y culturales son múltiples y aborda el tema desde una perspectiva ciudadana.

Una de las tesis centrales de esta compilación es que la capacidad de desarrollo de la sociedad depende de manera decisiva de la actitud de ciudadanas y ciudadanos para hacer justicia respecto a los criterios de equidad de acceso y uso de nuestra herencia común, de garantizar la participación activa en la gestión de los bienes comunes y de velar por la sustentabilidad ecológica y social.

Otros temas que son impostergables y que deberían ser temas de Estado son el cambio climático y las guerras que pretenden subyugar el conocimiento, en un mundo en el que todo se sabe en cuestión de minutos, gracias a la tecnología.

El nuevo libro editado por la Böll expone qué son los bienes comunes y la ciudadanía, y el rol de la ciencia, el aprendizaje universitario y el conocimiento científico.

Los bienes comunes naturales son, dice el texto: el subsuelo, tierra y territorio; el agua, la biodiversidad, el espectro radio eléctrico, los comunes de la mente; ideas y códigos informáticos y el Patrimonio Cultural también. Una mezcla de bienes tangibles e intangibles, pero que van de la mano.

Los autores exponen que el uso y manejo equilibrado de los bienes comunes demandan de un papel activo de las instituciones y de la sociedad civil, como protagonistas clave en un tema que se sale de control con una gravedad alarmante.

El capítulo final recupera elementos que nos introducen a nuevos modelos políticos en condiciones de crisis ecológica, globalización y transformación hacia la sociedad del conocimiento, una pretensión que se antoja ambiciosa, pero no imposible.

STP/LAG/GG