Despide "call center" Atento 35 empleados, la mayoría mujeres

LABORAL
   Intentaba formar un sindicato y afiliarse al STRM
Despide "call center" Atento 35 empleados, la mayoría mujeres
Por: Guadalupe Cruz Jaimes
CIMAC | México DF.- 04/02/2009

Alrededor de 35 empleados del "call center" Atento, en su mayoría mujeres, fueron despedidos en su intento de formar parte del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) en septiembre pasado, informaron trabajadoras y trabajadores de esa empresa.

En entrevista con Cimacnoticias, las y los afectados precisaron que la empresa a nivel nacional cuenta con una plantilla de 18 mil empleados, de los cuales, la mayoría son mujeres de entre 18 y 23 años de edad.

La libertad sindical en México es un derecho que se consagra la Ley Federal del Trabajo, pero en la práctica está muy lejos de ser una realidad y más en el caso de las y los trabajadores de los "call centers", espacios donde son sometidos a jornadas laborales largas con mucha presión emocional y física, comentan las y los afectados.

Martha Carrillo, una de las telefonistas, tenía laborando tres meses en la empresa, cuando en mayo pasado decidió organizar un sindicato con el propósito de mejorar sus condiciones laborales, la idea se gestó ante las "precarias" condiciones laborales.

Los empleados señalan que las jornadas se caracterizan por el acoso permanente de los supervisores, quienes incurren al hostigamiento psicológico y hasta sexual en algunos casos, además de que son frecuentes las prohibiciones para ir al baño.

Este fenómeno afecta a mujeres y hombres, quienes en su aspiración por ascender a otras posiciones son condicionados a aceptar las invitaciones de los jefes y hasta aceptar sus peticiones sexuales.

El ambiente de trabajo se caracteriza por la tensión que se genera "de afuera" por parte de los clientes, la mayoría de Bancomer, en el caso de Atento, pero sobre todo la que proviene del interior del personal de la empresa, dicen empleados, quienes pidieron a la Junta de Conciliación y Arbitraje la reinstalación de sus fuentes de trabajo.

"El estrés interno es brutal porque tienes al supervisor atrás de ti, diciéndote: tienes 2 minutos para cortar esa llamada: ¡ya córtala!", mencionó Martha Carrillo, de 24 años de edad.

Esta situación provoca que las y los operadores desarrollen enfermedades como la migraña. Además de otros malestares como infecciones en las vías urinarias.

"EL MEJOR LUGAR PARA TRABAJAR"

El personal de Atento, empresa que se hace llamar "el mejor lugar para trabajar", tiene jornadas que rebasan las 8 horas establecidas en la norma laboral mexicana, sin pago extra, señaló Patricia Ortiz, joven de 26 años, además "te obligan a laborar horas extra sin pago, también te descansan mínimo 2 veces por quincena, a través de los famosos Permisos Sin Goce de Sueldo (PSGS)".

Aunado a ello, las medidas de seguridad e higiene no se respetan. Por ejemplo, en sus centros de trabajo, el aire acondicionado no funciona, no cuentan con el material necesario y ni buen estado para realizar sus tareas, ni con un área donde el personal sea atendido en caso de accidentes.

Ante este panorama, relató Manuel González, de 22 años, después de enterarse de que el "call center" Tec marketing estaba afiliado al STRM, decidieron solicitar apoyo con el fin de crear un sindicato afiliado a dicho organismo.

Y a partir de esta fecha, las y los telefonistas, junto con las y los jóvenes, ex trabajadoras y trabajadores de Atento, han expresado su descontento a través de las manifestaciones pacíficas y difundiendo información sobre las condiciones laborales.

Para septiembre, después de 6 meses de organización y gestión por lograr la consolidación de una asociación sindical representativa, fueron despedidos alrededor de 35 operadoras y operadores.

Actualmente, las y los operadores están en espera de que la empresa se siente a negociar. Y con el apoyo del STRM continúan la labor de información en los 11 centros de trabajo, en los que destacan los de Pachuca, Hidalgo, Metepec y Ecatepec, Estado de México y Monterrey, Nuevo León.

Los contratos colectivos de Atento están en manos de dos organizaciones, el Sindicato Progresista Justo Sierra y el Sindicato Progresista de los Trabajadores de las Telecomunicaciones y Transportes de la República Mexicana, pero ambos protegen los intereses patronales, indicaron los jóvenes.

En este sentido, consideraron que la libertad sindical en el país es una aspiración legítima que en la práctica no se lleva a cabo, porque las empresas cuentan hacen sus propios sindicatos corporativistas que violan, y defienden los derechos de las compañías.

09/GCJ/LAG/GG