Sinaloa: un camión mató a niño de año y medio en campo agrícola

INFANCIA
   Patrones no quieren que lo trasladen a Guerrero
Sinaloa: un camión mató a niño de año y medio en campo agrícola
Por: Guadalupe Gómez Q.
CIMAC | México DF.- 09/02/2009

Ismael de los Santos Barrera, un niño de origen tlapaneco, de tal solo año y medio de edad, cuya familia migró en busca de trabajo a un campo agrícola ubicado entre Villa Juárez y Novolato, Sinaloa, fue atropellado y muerto por un camión recolector de ejotes, el pasado sábado, informaron sus familiares a Margarita Nemecio, coordinadora del Área de Migrantes del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.

Los hechos ocurrieron ese mismo sábado alrededor de las 11:30 de la mañana, cuando el niño se encontraba en uno de los surcos donde estaban trabajando su madre y su padre. El conductor delcamión giró el vehículo para ingresar a recolectar los ejotes y atropello al niño, el cual murió de manera inmediata, ya que fue alcanzado por una de las llantas, narró a Tlachinollan vía telefónica Raúl de los Santos, abuelo del niño.

Como ha ocurrido en otras ocasiones en que fallecen niños de jornaleros agrícolas, la persona encargada de contratar al grupo de jornaleros no quiere brindar ningún dato personal o número telefónico de la empresa a los familiares para evitar que el Centro Tlachinollan entre en contacto con ellos, denunció Margarita Nemesio.

Tampoco quieren que el caso se sepa, ya que convencieron a los familiares para que después de la autopsia de ley practicada al menor de edad, sea enterrado en Sinaloa, y así evitar el traslado del cuerpo hasta su lugar de origen, la comunidad de Santa María Tonaya, municipio de Tlapa de Comonfort, Guerrero.

Ni la madre del niño, Cecilia Barrera Basurto, el padre, Julio de los Santos, ni su abuelo saben con precisión el nombre del campo, ni del empaque, sólo lo conocen como el ejote, y se ubica por San Martín, pero no conocen con precisión el lugar, solo mencionan que "está muy cerca" entre los límites de Navolato y Villa Juárez.

La familia del niño fallecido, migrantes de temporada alta, no se fueron con contratos, están trabajando por su cuenta. El tipo de contratación utilizada en estos casos lo llaman "los troques, es decir trabajos por periodos muy breves y sin recibir ningún beneficio por parte de quien los contrata, ya que ellos rentan sus cuartos en Villa Juárez.


De igual manera, continúa Nemesio, les dijeron que no les podían brindar ninguna indemnización porque el niño no era un trabajador, pero que hoy lunes 10 febrero "se arreglaría con ellos", cintándolos en su oficina.

El caso, afirma la Coordinadora del Área de Migrantes del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, no deja de ser aberrante en sí y "no es posible que les nieguen a los familiares el derecho de trasladar al niño a su lugar de origen.

Esta es una forma de mantener velado el asunto y evitar presiones de todo tipo, explica. Por eso es necesario que éste y otros casos similares sean conocidos por la opinión pública, ya que las condiciones en que viven las familias de jornaleros agrícolas migrantes son deplorables y contravienen las leyes laborales y los derechos de la infancia.


09/GG