Empoderamiento y divorcio, llave hacia la libertad de Nujood

POBLACIÓN Y DESARROLLO
   La Mujer de enfrente
Empoderamiento y divorcio, llave hacia la libertad de Nujood
Por: Leticia Puente Beresford*
CIMAC | Nueva York, EU.- 11/02/2009

El problema de la propiedad privada tuvo sus orígenes, no cuando alguien dijo esto es mío, sino cuando el otro le creyó, señala el filósofo Jean-Jacques Rousseau. No obstante, el tema va más allá de la filosofía y tiene que ver con el "empoderamiento" a partir del movimiento de mujeres a nivel mundial.

"¿Que es eso de empoderamiento?", pregunta Melanie y la respuesta no se hace esperar en el salón de clase: "¿En teoría o en la práctica?". Y ponen como ejemplo la noticia que dio la vuelta al mundo: una niña de tan solo 10 años, quien valiente confronta la cultura patriarcal y pide ser divorciada de su esposo, tres veces mayor de edad que ella. Se empoderó.

Nujood Mohammed Ali, a su tan corta edad, es la mujer más joven que logró su divorcio, el pasado abril, cuando una corte de Yemen, le concedió la separación legal, el permiso oficial, para dejar a su esposo, Hoy es toda una celebridad y la revista "Glamour", la nominó ya como la mujer del año.

La revista Time destaca el caso de la niña, con foto y frase: "no pienso más en eso de la vida de casados" ("I no longer think about marriage"). En su comunidad, sin embargo, la costumbre es arreglar matrimonios y casarse a fuerzas. Pero eso no es ya para ella. Ahora sonríe. Y dice que ir a la escuela es algo que extrañaba al igual que a su familia.

"Por eso fui al tribunal", explica en entrevista a la cadena de noticias CNN Nujood. Ella es la primera en hablar en contra de esa costumbre, y la primera en ganar.

-- Qué es lo que te hace reír ahora, le pregunta Glamour

-- Mi divorcio. Quería protegerme y proteger a las demás niñas como yo.

La niña subraya con toda conciencia lo que ganó, de todo lo que significa ser libre, soberana e independiente. Ella demostró al mundo su enorme valentía. Se empoderó.

Nujood no es, nunca más, por lo menos desde el pasado abril, "propiedad privada de nadie".
CASAMIENTO E INFANCIA

Por lo menos la mitad de las esposas en Yemen están casadas antes de haber cumplido los 18 años e incluso las hay casadas desde los ocho años de edad.

Los casamientos de niñas y mujeres jóvenes es muy común en Asia del Sur, en el África del Sub Sahara en la Europa Oriental, países como Yemen.

Y en esto de la costumbre de los matrimonios arreglados, no hay que perder de vista que la costumbre va de la mano, así es, mano a mano, costumbre-pobreza. Las familias son tan pobres, que el casar a una hija a temprana edad. Les soluciona parte del problema económico de manutención, esto es, una boca menos que alimentar. Una familia típica pobre de Yemen gana al año 900 dólares.

EL DIVORCIO DE NUJOOD

¿Y qué hay detrás del hecho, del divorcio? La mamá de la
pequeña Shuaieh, de acuerdo con la revista Glamour, dijo: "Yo estaba triste y enojada. Sigo sintiendo que su matrimonio era lo que se tenia que hacer".

Explica que lo del divorcio: "fue idea de la ‘tiíta’ de Nujood (es decir, de la otra esposa del papá de Nujood), de la mendiga, limosnera, que vive en un cuarto con sus cinco hijos, ella, ella fue quien le dijo a la niña que pidiera justicia en la corte".

Dos meses más tarde de la boda, Nujood regresó a la casa de su familia. Sus padres no estaban, así que visitó a la ‘tiíta’ en Haifa. Entonces, Nujood hizo algo que nunca antes se había escuchado, ni que virtualmente pasara en Yemen: sola, a bordo un autobús y luego un taxi, fue a la corte de Sana. Esperó toda la mañana, hasta que un juez la vio sentada. "Quiero mi divorcio", le dijo Nujood.

La audacia de Nujood corrió como pólvora y llegó a los oídos de la abogada defensora de los derechos humanos Asada Nacer. "No podía creerlo", dijo.

Entonces la abogada le preguntó por qué necesitaba divorciarse. Nujood le replicó: "Odio la noche". Nasser acordó llevar el caso, sin cobro por delante, gratis. Solo una cosa le pidió "Debes de sonreír y creer en mí’.

NASSER, LA ABOGADA

Nujood es solo uno de los casos más graves de la abogada Nasser, quien fue la primera mujer abogada en Sana. Inició su carrera profesional sirviendo gratuitamente como asesora de las mujeres que estaban en prisión.

Las mujeres yemeníes "tienen muy pocos derechos", subraya la abogada Nasser, "y los derechos que existen, no saben que los tienen".

Mujeres como Nasser son vitales en Yemen, donde el nivel de igualdad de género es casi nulo, de acuerdo con las Naciones Unidas.

Habitualmente las mujeres de Sana, Yemen, esconden sus rostros detrás de sus mascadas; caminar o manejar solas es muy peligroso. Solo una de cuatro niñas en Yemen termina su educación secundaria. El 65 por ciento de ellas son analfabetas.

En el caso de Nujood, el hecho de ser violentada sexualmente tuvo mucho peso. Nasser reclamó y reclamó su caso como una violación de la Ley de matrimonio. El juez le propuso a Nujood un descanso, de tres a cinco años y regresar con su esposo. Pero la respuesta de Nujood fue tajante: "Odio a este hombre. Y odio este casamiento. Déjenme continuar mi vida e ir a la escuela". La primavera pasada, el juez le concedió el histórico divorcio. Su historia recorrió el mundo.

SU EJEMPLO

Pero lo mejor es que otras tres niñas están solicitando el divorcio. Lo dicho. La educación es crucial y es el mejor camino para cambiar esa cultura, esa costumbre. "Cuando promueves educación, creas nuevos roles para la mujer", dice el Centro de Comunicación de Niñas en el Mundo (GWCC), organismo que enseña inglés, computación, derechos sexuales y reproductivos a las niñas pobres.

El divorcio de Nujood le reforzó su espíritu. "Me hizo fuerte", afirma con una sonrisa. "Ahora, mi vida es dulce como un caramelo".

Eso es un ejemplo de "empoderamiento", un camino por el que tendrían que transitar tantas mujeres en México.

* Periodista y feminista, corresponsal de Cimacnoticias en Nueva York.

09/LPB/LAG/GG