Mujeres víctimas de violencia la padecen desde el noviazgo

VIOLENCIA
   Programa del Centro Margarita Magón ayuda a prevenirla
Mujeres víctimas de violencia la padecen desde el noviazgo
Por: Redaccion
CIMAC | México, DF.- 13/02/2009

Para el Centro de Apoyo a la Mujer Margarita Magón (CAMM), es alarmante que el 80 por ciento de las mujeres víctimas de violencia que atiende hayan sufrido estas conductas durante el noviazgo.

Por ello, el CAMM desarrolló el Programa de sensibilización para la paz y la no violencia en mujeres y hombres adolescentes y jóvenes del Distrito Federal, como parte del Programa de Iniciativas Ciudadanas en materia de Educación y Promoción de los Derechos Humanos en el Distrito Federal 2008, financiado por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol), informa la Comisión en un comunicado.

El Centro de Apoyo a la Mujer "Margarita Magón", organización de la Sociedad Civil (OSC) surgida en respuesta a las necesidades de las personas damnificadas del terremoto de 1985, ofrece servicio a las mujeres en áreas como capacitación, para seguir formando mujeres con carácter de liderazgo y concientizarlas sobre sus derechos; asesoría jurídica en materia familiar (divorcios, custodia, régimen de bienes en el matrimonio) o penal (adulterio, violencia familiar, abuso sexual, estupro, lesiones a mujeres, hostigamiento sexual), y servicios del área de salud (medicina alternativa, herbolaria, masajes, acupuntura) y de psicología con psicoterapia individual, de pareja, familiar e infantil, así como técnicas para manejar las emociones (estrés, depresión, angustia).

SENSIBILIZACIÓN PARA LA PAZ

El Programa de sensibilización para la paz y la no violencia en mujeres y hombres adolescentes y jóvenes del Distrito Federal está fundamentado en dos derechos esenciales para las y los jóvenes: el de la No Discriminación y el de Vivir una vida libre de violencia.

Sus principales objetivos son contribuir al desarrollo humano y social a través de la sensibilización y promoción de los derechos, favoreciendo el respeto, la tolerancia y la equidad entre las y los jóvenes.

Se elaboraron 3 mil trípticos informativos, 3 mil manuales sobre derechos humanos de las mujeres y hombres jóvenes; se imprimieron mil carteles; se ejecutaron seis talleres de Educación para la Paz dirigidos a mujeres y hombres y se ofrecieron 30 pláticas de prevención de la violencia en las relaciones de pareja, en las que se buscó que las personas conocieran sus derechos para que puedan exigirlos.

Con estas acciones se benefició a más de 2 mil habitantes de seis delegaciones: Magdalena Contreras, Coyoacán, Iztacalco, Iztapalapa, Tláhuac y Cuauhtémoc. Las temáticas que se abordaron fueron los tipos de violencia, cómo identificar los focos rojos de violencia, cómo saber si se es víctima o agresor, cuáles son las opciones jurídicas para denunciar cualquier tipo de violencia y las opciones para llevar una relación sana.


Durante estas sesiones, las personas solicitaron ayuda y asesoría jurídica, terapia psicológica y capacitación. La población que más recurrió a este tipo de ayuda fueron las jóvenes de nivel preparatoria.

En el caso de los talleres los temas abordados fueron: Género y violencia, comunicación asertiva, cooperación, colaboración y trabajo en equipo.

Inicialmente planteaban beneficiar a mil 984 personas; sin embargo, se logró llegar a 2 mil 347 y como número extra, 363 recibieron los materiales que se distribuyeron y acudieron a las pláticas que se impartieron.

El balance de los logros obtenidos por el Programa de sensibilización para la paz y la no violencia en mujeres y hombres adolescentes y jóvenes del Distrito Federal destaca la creación de nuevas alianzas de trabajo para favorecer la promoción de los derechos humanos, llevar a cabo una plática con las madres y padres de familia de las y los jóvenes a los que ofreció el taller.

Así como la construcción de un espacio de expresión y de denuncia. En los talleres algunos jóvenes expresaron ser víctimas de violencia por parte del personal docente de sus escuelas, el CAMM se dirigió al personal administrativo e hizo recomendaciones respecto a las denuncias.

Las y los jóvenes destacaron la necesidad de que estas pláticas formen parte de su educación dentro de las aulas y para que el impacto de estas acciones se vea reflejado, recomendaron trabajar con madres-padres, profesoras-profesores y alumnas-alumnos.


09/GG