Códigos civiles parecen dictados por Iglesia medieval: Olamendi

POLÍTICA
   Nayarit y Campeche, las peores legislaciones
Códigos civiles parecen dictados por Iglesia medieval: Olamendi
Por: Nancy Betán Santana
CIMAC | México DF.- 26/02/2009

"En México no existe la voluntad de ver iguales a hombres y mujeres; los códigos civiles son leyes anacrónicas y discriminatorias, y vivimos en un panorama legal dictado por la Iglesia medieval", afirma Patricia Olamendi Torres, consultora del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM).

Olamendi señala que la mayoría de los códigos civiles del país limitan a la mujer en su ejercicio como ciudadana, ya que ordenan cómo, cuándo y con quién debe casarse, y conceden al hombre las libertades que a ésta le falta; por ejemplo, la de volverse a casar cuando ella lo desee.

"En 29 estados de la República Mexicana si la mujer se divorcia tiene que esperar 300 días para volver a casarse, en cambio, el hombre puede hacerlo al día siguiente de la consumación del divorcio", detalla.

A propósito de estas limitaciones, la también licenciada en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), elaboró el libro Mujeres, familias y ciudadanía. Discriminación y exclusión en los códigos civiles de México, editado por UNIFEM. En éste, analiza los códigos civiles de los 32 estados de la República y resalta los artículos que poseen un claro enfoque discriminatorio.

En entrevista con Cimacnoticias manifestó que Nayarit y Campeche son los dos estados con las peores legislaciones, ya que la gran parte de las prohibiciones y aberraciones, como la permisión del matrimonio a las mujeres desde los 14 años, exclusivamente porque ya tienen la capacidad de procrear hijos, se practican en dichos territorios, asegura.

A estos dos estados se agregan 27 más que permiten el matrimonio a las mujeres desde esta misma edad y a los hombres desde los 16.

"De esta forma, la pornografía infantil y el comercio de menores de edad no son sólo delitos viables, sino permitidos por el Estado, pues un hombre mayor puede desposarse con una niña y alejarla de sus padres, llevarla donde él quiera, incluso fuera del país; o los padres, venderla. Para los códigos somos ciudadanas de tercera, y para los tribunales no existimos", apunta.

SOLO PARA LA PROCREACIÓN

Otro problema con el cual se enfrenta la mujer es la concepción del matrimonio: únicamente para la procreación. Esto sucede en 22 estados del país.

"De este modo, en la mayoría del territorio nacional la mujer no tiene el derecho de ejercer su sexualidad con responsabilidad, y mucho menos, sin estar casada, ya que según la sociedad esto es contrario a las leyes de Dios y del hombre. En Yucatán, por ejemplo, se sigue permitiendo el homicidio por honor".

A este respecto, la también experta en violencia contra las mujeres recalca la incapacidad de sancionar al hombre que golpea o viola a su mujer porque se rehúsa a tener relaciones sexuales o se protege durante éstas. Esto debido a que los códigos civiles están a favor de la perpetuación de la especie y no contemplan la violencia que puede llegar a ejercerse en esta acción.

"Sólo 20 estados consideran adecuado en su legislación evitar en el matrimonio y en la familia conductas generadoras de violencia, mientras que únicamente en 22 se considera la violencia familiar como una causal de divorcio, cuando debería de ser en todo México. Nuestras leyes están muy lejos de reflejar la realidad y proteger a las mujeres".

Aunado a esto, solamente 16 códigos civiles indican que las labores domésticas cuentan como contribución al hogar, pero los otros 16 no señalan dichas actividades como tal. No importa el tiempo que la mujer haya invertido. Al divorciarse, no obtiene ningún bien y, en ocasiones, se queda sin un lugar para vivir.

Además, exclusivamente en 19 estados se dice que los dos miembros de la pareja pueden decidir cómo se establecen las responsabilidades en el hogar, en el resto, el hombre puede imponer.

EDUCACIÓN

En materia de educación, los códigos civiles de 18 estados dicen que la educación de los hijos debe ser dada de acuerdo a su sexo.

Para la consultora, esta afirmación, desde cualquier ángulo sexista, da cabida a que muchas niñas con capacidades sobresalientes se queden en casa guardadas esperando a ser pedidas en matrimonio, con los riesgos anteriormente enlistados.

Considera que los dos estados que convienen más a las mujeres para contraer matrimonio son el Distrito Federal y Oaxaca por tener unos códigos civiles más equitativos en comparación con el resto del territorio nacional.

NECESARIO ARMONIZAR LEYES

"Ya la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha hecho la observación a México de que debe armonizar sus leyes. Como las instituciones que imparten justicia no le responden a la población, y sobre todo a las mujeres, nosotras mismas debemos luchar por la igualdad desde nuestros espacios, y por eso la difusión de este tipo de materiales es necesaria para lograr una conciencia social", finaliza.

Mujeres, familias y ciudadanía. Discriminación y exclusión en los códigos civiles de México fue presentado recientemente en la XXX Feria Internacional del Palacio de Minería (FIL), que finaliza el próximo 1 de marzo.

09/NB/GG