UE y OSC internacionales condenan asesinato de defensores en Guerrero

DERECHOS HUMANOS
   Crímenes, por omisión e irresponsabilidad de gobierno estatal
UE y OSC internacionales condenan asesinato de defensores en Guerrero
Por: Redaccion
CIMAC | México DF.- 26/02/2009

140 Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) de México y otras naciones de América Latina, así como la Presidencia de la Unión Europea (UE) expresaron su más enérgica condena al secuestro, tortura y asesinato de Raúl Lucas Lucía y Manuel Ponce Rosas, presidente y secretario de la Organización para el Futuro del Pueblo Mixteco (OPFM), de la región mixteca de la Montaña de Guerrero, cuyos cuerpos fueron encontrados el pasado 20 de febrero.

La Presidencia de la UE exhortó al gobierno mexicano a realizar precisas y prontas investigaciones para esclarecer las circunstancias de ambos crímenes, luego de la desaparición ocurrida el pasado 13 de febrero, poco después de que los dirigentes de la OPFM, fueron detenidos en un acto público, por tres hombres armados que se identificaron como policías ministeriales.

Un comunicado difundido por Cencos señala que la UE pidió castigar a los responsables del crimen, y otorgar la protección debida a los defensores de los derechos de la población indígena para que en lo sucesivo se impidan ataques semejantes.

Organizaciones sociales de Alemania y América Latina se sumaron a este reclamo y señalaron que los crímenes son consecuencia "de una actitud omisa e irresponsable de las autoridades estatales que impidió salvaguardar la integridad la vida de los miembros de la OPFM".


Los asesinatos se dan en un contexto de hostigamiento y persecución de los movimientos sociales en Guerrero a cargo de autoridades estatales que debe detenerse de inmediato, lo que pone evidencia la incapacidad del Estado para desempeñar la responsabilidad irrenunciable de garantizar la integridad física y la vida de activistas y defensores y defensoras de derechos humanos, en Guerrero, señalan organismos

El pasado 13 de febrero, tres hombres armados que se identificaron como policías ministeriales secuestraron a Raúl Lucas Lucía y Manuel Ponce Rosas durante un acto público.

Horas más tarde, Guadalupe Castro Morales, esposa de Raúl Lucas, recibió una llamada a su teléfono celular proveniente del número de Manuel Ponce. La intimidación del interlocutor fue directa: "No empieces a chingar, quédate calladita o jodemos a tu esposo. Esto le pasa por defender indios".

Raúl era presidente y Manuel secretario de la OFPM tenían proyectos con la Organización del Pueblo Indígena Tlapaneco (OPIM) para promover el desarrollo de las comunidades de la región. Las dos organizaciones han denunciado casos de allanamiento, retenciones e interrogatorios ilegales por parte de integrantes del Ejército mexicano.

Las organizaciones advierten que el uso de calificativos y expresiones de descalificación sobre lo acontecido por parte de las autoridades aportan al entorno un clima de incertidumbre e impunidad y puede alentar una progresión de la violencia contra defensores de derechos humanos.

09/LAG/GG