Limitan patrones culturales escolaridad de indígenas panameñas

POBLACIÓN Y DESARROLLO
   Diagnóstico de Campaña Educación No Sexista
Limitan patrones culturales escolaridad de indígenas panameñas
Por: Redaccion
CIMAC | México, DF..- 22/11/2010

En Panamá los patrones socioculturales que imperan en las poblaciones indígenas, limitan en muchos casos la participación y permanencia de las niñas en las escuelas. La diferencia en la alfabetización entre mujeres y hombres puede ser de hasta un 20 por ciento de disparidad, informó la socióloga e investigadora Jacqueline Candanedo Cácere.

De acuerdo con el "Diagnóstico: la Educación de las mujeres en Panamá" presentado en el marco de la Campaña Educación No Sexista y Antidiscriminación, se indica que a esta situación se suma la falta de acceso a la salud sexual y reproductiva para mujeres y niñas indígenas.

En un artículo publicado en la página de la Campaña, la especialista señala que entre los principales factores por los que las mujeres indígenas, son más discriminadas es su iniciación temprana a la sexualidad, el embarazo precoz y la asignación a los roles de subordinación.}

"El embarazo en jóvenes que cursan la primaria, es mayor en zonas rurales, mientras que el embarazo en adolescentes de educación secundaria y media, es mayor en áreas urbanas".

A pesar de que existen leyes que garantizan la continuidad y terminación de los estudios y atención a la salud integral de las menores de edad embarazadas, en Panamá no existen evidencias cuantitativas para medir la efectividad de dicha disposición, abundó.

De igual manera, dijo, la aplicación de la perspectiva de género en el sector educativo muestra vacíos y sesgos en las leyes, planes y programas dirigidos a niñas, adolescentes o para mujeres docentes, así como en su implementación o cumplimiento efectivo en todos los niveles de la educación.

Candanedo Cácere, afirma que un pendiente para las panameñas es la aprobación de la ley de Salud Sexual y Reproductiva, que establece el derecho de información sexual desde los niveles pre-escolares hasta los superiores a fin de prevenir abusos sexuales, embarazos adolescentes y no planificados, e infecciones de transmisión sexual, entre otros.

La política pública, que permite que las menores de edad embarazadas concluyan sus estudios sin ninguna discriminación, "no está debidamente institucionalizada", por lo que no existe un programa integral para ofrecer orientación y consejería, a las y los jóvenes que han iniciado relaciones sexuales, citó.

"Mientras más profundas sean las brechas educativas, mientras sea limitado el acceso de las mujeres a la educación, la población se sumirá más en la pobreza y al alcance de los objetivos del desarrollo del milenio, será cada vez una meta distante".

Sobre las brechas de género en los distintos niveles educativos el informe señala que en la educación secundaria y media, se observa una mayor deserción en estudiantes hombres que mujeres, es decir una tercera parte de los hombres desertan.

Esto se atribuye a los roles de género asignados socialmente donde el hombre en especial, aquel en condiciones económicas precarias, deserta de la escuela para empezar a trabajar.

Existe una alta proporción de jóvenes que están fuera del sistema educativo, que no logran culminar la educación básica general y que quedan relegados a trabajos sin calificación, con posibilidades limitadas de conseguir trabajos bien remunerados, seguros, con cobertura de seguridad social.

En el texto se afirma que las mujeres que logran estudios secundarios, son discriminadas cuando empiezan a trabajar ya que reciben un salario 27 por ciento más bajo que los hombres con el mismo nivel de escolaridad y con estudios secundarios completos reciben un salario 14 por ciento inferior al de los varones.

La inserción de las mujeres al ámbito laboral, está condicionada por los roles y estereotipos de género, y se expresa salarialmente como desigual y discriminatoria, lo cual limita su acceso en igualdad de condiciones, subraya el documento.



10/GTR/LR/LGL