Reciben comunicadoras premio Mujer al Máximo

LIBERTAD DE EXPRESIÓN
    Sara Lovera, fundadora de CIMAC, entre las galardonadas
Reciben comunicadoras premio Mujer al Máximo
Por: Guadalupe Vallejo Mora
Cimac | México, DF.- 20/09/2005

Son mujeres que hacen de su trabajo diario un reto. A ellas las unen la pluma, la tinta y el papel, esto es, la palabra. Esa palabra que denuncia, que alerta, que evidencia…pero que también informa y educa.

Ellas escriben parte de la historia del país a través de la radio, la televisión, la prensa escrita; están en contacto diario con mujeres que desconocen que entre sus derechos más elementales está el vivir, tener una vida sin violencia, gozar de una sexualidad y atender su salud.

Son Sara Lovera, Cristina Pacheco, Patricia Nelly, Carmen Aristegui, María Eugenia Tamés y Mónica Juárez, seis destacadas comunicadoras que este día recibieron el galardón Mujer al Máximo 2005 por la labor que realizan en favor de la salud de las mujeres a través de los medios de comunicación.

Son también mujeres que conocen la responsabilidad que hay detrás de una cámara de televisión, de un micrófono o de una pluma, de la importancia que tiene el difundir los derechos humanos de la población; entre ellos, el de la salud.

Con más de tres décadas de trabajo ininterrumpido para difundir la condición social de las mujeres, la periodista nominada para el Premio Nóbel de Paz Sara Lovera dijo no salir del asombro de que en pleno siglo XXI se distinga el trabajo de las mujeres; "ese trabajo que se notaba sólo cuando no se hacía; el trabajo de las discriminadas, las marginadas, las excluidas".

En este marco, la feminista destacó la labor que en el ámbito nacional realizan decenas de comunicadoras en 40 publicaciones que se consideran tradicionales, como periódicos y revistas, y un centenar de programas de radio que difunden los derechos de las mujeres.

Asimismo, consideró que esta tarea es hoy posible "gracias a mujeres periodistas que se ligaron al sueño de hacer comunicación colectiva a través de Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC)", única agencia informativa que difunde la condición social de las mujeres en México y que ella fundó en 1988.

"Cada una de las etapas de nuestra vida parece que nos convierte en un sujeto bajo sospecha, como si no fuéramos capaces de decidir, de soñar nuestra vida", destaca por otra parte la conductora de televisión de programas como Aquí nos tocó vivir, Cristina Pacheco, quien deja claro: "Las mujeres somos mucho más de lo que podamos aparentar; somos lo que realmente hay dentro de nosotras".

"El tiempo con que se mide la vida no tiene más que una sola medida: lo que hacemos; el sentido que le demos a la vida es lo que valemos", agrega la periodista cuya labor ha sido visible en periódicos, revistas, radio y televisión, lo que le ha valido múltiples premios a su trayectoria.

En su oportunidad, Carmen Aristegui, Premio Nacional de Periodismo 2001, destacó la importancia de la comunicación en la difusión y socialización de temas como la salud. "El reconocimiento nos coloca en la perspectiva de lo mucho que hay que hacer en nuestro país en materia de información, de conocimiento, de socialización de temas de la salud de las mujeres", dijo.

"Es, además, un buen espacio para reconocer el diagnóstico, los problemas y echar a andar la maquinaria. Entiendo el reconocimiento como una valoración a lo que significa el trabajo a través de los medios de comunicación, ese gran vehículo que nos permite informar de asuntos tan relevantes como la salud", resumió la también ex consejera del Instituto Federal Electoral (IFE) y conductora, comentarista y entrevistadora de diversos programas de radio y televisión.

Al autodefinirse como maestra por vocación, comunicadora por afición, feminista por convicción y participativa por obligación, la directora del programa Reto Urbano en la frecuencia 860 de Ciudad Juárez, Mónica Alicia Juárez, calificó el reconocimiento como un gran reto para seguir adelante y resaltó la deuda histórica que hay con las mujeres del país y del mundo.

"Hechos son amores y no buenas razones; creo que me falta un gran trecho por recorrer y lo haré con estos estímulos", enfatizó la comunicadora en medios impresos y electrónicos de 1995 a la fecha, quien también es activista de organizaciones no gubernamentales y cofundadora del Grupo Ocho de Marzo de Ciudad Juárez.

La voz de Patricia Kelly es para miles de mujeres la única oportunidad de conocer e incluso descubrir su sexualidad a través de la radio. Su labor en programas como Prohibido Tocar, Íntimo y Séptimo Sentido le han merecido el reconocimiento por parte de la Comisión Nacional de la Mujer, la Asociación Nacional de Periodistas de Radio y Televisión y algunas otras asociaciones dedicadas a promover la salud sexual.

Al recibir el reconocimiento Mujer al Máximo 2005, al igual que el resto de las comunicadoras, de parte del Secretario de Salud, Julio Frenk, y del presidente de la Fundación Wyeth, Kelly destacó que en el país muchas otras mujeres son merecedoras del mismo, por lo que dijo: "todos los días debemos contribuir con algo a través de los medios de comunicación".

La psicóloga con estudios cinematográficos, conferencista internacional, investigadora y guionista independiente María Eugenia Tamés, con 30 años de trabajo en favor de la difusión de los derechos de las mujeres -entre ellos su salud- compartió con las y los asistentes una anécdota de una mujer en climaterio quien dijo sentirse apenada por "rebelarse" al decirle a sus hijos e hijas que ella no quería cuidar a sus nietas y nietos.

Tamés, quien dirigió de 1998 a 2003 el programa de televisión Diálogos en Confianza para Canal 11, destacó la importancia de que hoy en día las mujeres no sólo piensen, sino digan lo que sientan, que lo expresen; "a esas mujeres son a las que dedico mi premio", acotó.

05/GV/YT