Ciudad Universitaria

NACIONAL
   Expertas de la UNAM piden acceso al expediente de PJG
Caso Lesvy: garantía de justicia, si se investiga con perspectiva de género
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Montserrat Antúnez Estrada
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 12/05/2017

Las expertas en violencia de género de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que acompañarán la investigación del caso de Lesvy Berlín Osorio Martínez, hallada sin vida en Ciudad Universitaria (CU) el pasado 3 de mayo, trabajarán para asegurar una investigación con perspectiva de género y la próxima semana definirán el plan a seguir.  
 
En entrevista con Cimacnoticias, la investigadora del Instituto de Investigaciones Jurídicas e integrante del grupo de expertas, Alicia Elena Pérez Duarte, afirmó que la garantía de justicia para Lesvy depende de una investigación realizada con perspectiva de género y de que tengan acceso al expediente del caso. Así, si las instancias encargadas del caso no tienen esa perspectiva, las académicas se “pondrán a disposición de ellas. Y, si necesita dar un giro, que sea uno con perspectiva de género”.
 
Con ello, señaló, las expertas podrían orientar a la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJDF) “en el análisis del contexto en el que se dio el asesinato de Lesvy para encontrar a la o las personas responsables”.
 
En próximos días se reunirán autoridades de la Rectoría de la UNAM, de la Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México y la PGJDF para definir las tareas del grupo.
 
Como abogada, quien fue la primera titular de la ahora Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas (Fevimtra), de la Procuraduría General de la República (PGR), espera poder ver el cuaderno de investigación porque “si no podemos tener acceso a él, la verdad es que no tenemos nada que hacer, yo por lo menos no veo cómo puedo ayudar”, señaló.
 
Por su parte la presidenta de la comisión de Equidad de Género  del  Consejo Universitario, Leticia Cano Soriano y la coordinadora en México de la Cátedra UNESCO en Derechos Humanos de la UNAM, Gloria Ramírez Hernández, ambas integrantes del grupo de expertas, calificaron el acuerdo como un paso importante.
 
“Significa la apertura de canales para que los estudios que como académicas realizamos sumen con las autoridades, con funcionarios públicos y con la Secretaría de Gobierno”, comentó Ramírez Hernández.
 
Además, dijo, la decisión “es una gran sinergia” y “demuestra la disposición de la UNAM porque estos actos no se repitan”.
 
OPORTUNIDAD PARA APORTAR RESPUESTAS
 
Gloria Ramírez, galardonada este año por el Senado con el reconocimiento “Elvia Carrillo Puerto” por su labor en pro de los Derechos de las mujeres, recalcó que “lo que sucede a nivel de la Universidad es reflejo de lo que pasa en el país. Lamentablemente el caso de Lesvy no es el único que he conocido en la UNAM, ha habido otros casos y muchos han quedado en la impunidad porque la justicia corresponde a otro ámbito distinto a UNAM, pero a la Universidad si le corresponde atender y prevenirlos”.
 
Dijo que desde hace años las académicas de distintas áreas han elaborado estudios que identifican los distintos tipos de violencia que viven las mujeres de la comunidad universitaria, por lo que integrar el grupo de expertas representa la oportunidad de que estos se tomen en cuenta para aportar respuestas o alternativas al que calificó como “un grave problema multidimensional”.
 
La directora de la Escuela Nacional de Trabajo Social, Leticia Cano, dijo que este trabajo en conjunto entre instancias del gobierno y la Universidad sí podría significar un precedente para futuras investigaciones. “Los tomadores y tomadoras de decisión tienen que acercarse a la academia, a quienes dedican buena parte de su vida a la investigación, a los estudios, a los diagnósticos, a generar metodologías, a quienes se han ocupado por generar no solo conceptos para interpretar problemas sociales, sino para intervenir en ellos”.
 
ACADEMIA, DISPUESTA A SUMAR
 
Cano Soriano comentó que si bien crear grupos de expertas en todos los casos de violencia de género denunciados por mujeres en la Ciudad probablemente rebasaría la capacidad de la UNAM, “ojalá no tuviéramos que integrar grupos de expertas para atender estos casos o acompañar procesos”, dijo. La académica recalcó que en el caso de Lesvy la participación del grupo de expertas da el mensaje de que “como en muchos otros problemas sociales, la UNAM está dispuesta a sumar para que estos mejoren”.
 
Alicia Pérez externó “me preocupa que tengamos que generar un grupo de expertas con cada feminicidio efectuado en la Ciudad, debería ser la PGJDF quien tuviera sus propios recursos, pero por lo visto no los tiene”.
 
CAPACITACIÓN EN PGJ, SIN RESULTADOS
 
Tras el hallazgo sin vida de Lesvy Berlín estudiantes y académicas exigieron a través de una marcha en CU y diversos pronunciamientos a autoridades de la UNAM y de la Ciudad de México que el caso se investigue como feminicidio y que se les garantice de una vida libre de violencia, tanto en las calles como en la instancia educativa.
 
Las denunciantes exigieron también que las autoridades no estigmaticen a Lesvy, esto tras lo publicado por la PGJDF en su cuenta oficial de Twitter, en donde expusieron datos personales de la víctima, calificados en redes como intrascendentes para la investigación y por los que días después la directora de comunicación social de la instancia, Elena Cárdenas Rodríguez, renunció.
 
El gobierno de Miguel Ángel Mancera ha promovido programas para que funcionarios públicos ejerzan considerando la perspectiva de género y sin revictimizar a quienes denuncian ser víctimas de violencia, tal como lo establece la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, por lo que se imparten regularmente capacitaciones en este ámbito.
 
Al respecto, Pérez Duarte comentó que esas medidas no han tenido los resultados esperados: “Eso se refleja en que quienes están directamente a cargo de una investigación o no los han tomado, o no han sido capacitados adecuadamente o los cursos solo se dan porque lo que importa es el número de cursos que demos y el número de personas que digamos que están capacitadas y no la profundidad de la misma”.
 
En ello coincidió Leticia Cano, quien señaló que desde la academia ellas pueden aportar en la formación de las y los jóvenes en los temas de perspectiva de género. “Como investigadora puedo hablar una formación profesional que incluya estos temas”.
 
10 MEDIDAS EN LA UNAM
 
Ante las denuncias de estudiantes,  la UNAM informó ayer en un comunicado que implementaría 10 medidas para reforzar la seguridad interna, estas son:
1.      Que elementos de seguridad pública vigilen permanentemente las inmediaciones y accesos.  
2. Extender y reforzar la iluminación en distintas zonas.
3. Instalar más cámaras de seguridad en espacios identificados como vulnerables.
4. Instalar nuevas bases de vigilancia. 5. Ubicar botones de emergencia en puntos  determinados por las Comisiones Locales de Seguridad. 6. Reforzar controles de seguridad en accesos y salidas. 
7. Controlar el ingreso a taxis sin pasaje. 8. Mejorar la seguridad en el transporte dentro de los campus. 9. Incrementar la vigilancia  y  el  patrullaje  por  las  noches  en 
instalaciones universitarias.
10. Continuar el  combate a la venta  de  droga  dentro de las instalaciones.
 
17/MMAE/GG








NACIONAL
VIOLENCIA
   OPINIÓN
“No quiero morir en un país donde digan que lo merecí”
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Laura Viadas/ Gracias a MES*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 10/05/2017

El registro del asesinato de una joven en los terrenos de Ciudad Universitaria en la CDMX desató la indignación, pero más aún, la respuesta por Twitter de las autoridades. Si bien los mensajes fueron borrados y se pidió una “disculpa pública”, muchas usuarias y usuarios decidieron, también de manera pública, “no aceptar la disculpa” y ponerla como claro ejemplo de la manera en que se “victimiza a las víctimas”, en este caso, dentro del marco del incremento tanto en cantidad como en intensidad de violencia mortal contra mujeres y niñas.
 
Las redes sociales, que si bien se integran en una actividad “para socializar”, también se han convertido en un termómetro que nos da referencia actualmente sobre los matices en las actitudes que provocan la culturalización de los temas.
 
Así, desde prácticamente el momento en que se dio a conocer la noticia, Twitter y Facebook se convirtieron en un “hervidero” de comentarios y en esa observación de “las convulsiones en el tejido social”. Desde esta redacción de Cultura, tras mucho leer, encontramos la publicación de una usuaria que nos pareció ser una de las que mejor retratan no sólo la alerta por género, la violencia en general y la inutilidad de las “desbandadas” ya a favor, ya en contra, de una u otra manera, por la polarización de la polémica  sobre si importa más la muerte de una mujer que la de un hombre.
 
Aquí, con el consentimiento de la joven a quien por respeto y seguridad sólo mencionamos por siglas (MES), reproducimos su escrito, deseando por nuestra parte contribuir en algo a la reflexión, pero sobre a la acción y reacción que muchos mexicanos en un afán de unidad deseamos:
 
Facebook/ Muro --- 4 de mayo a las 0:01 · (al darse a conocer la noticia)
 
Mil veces me indignaré... porque de nuevo en México otra muestra más de la impunidad y de la facilidad con que arrebatan la vida.
 
Facebook/ Muro --- 4 de mayo a las 23:12 · (cuando la Procuraduría Capitalina publicó información vía twitter)
 
No considero que una mujer sea débil, no me considero como tal, pero esta situación me tiene asustada. Porque no obstante temer por mi integridad, ahora debo temer que si me matan, mi "historial" será la justificación para el delito.
 
Facebook / Muro 5 de mayo a las 18:30
 
(Día de la Marcha de protesta en Ciudad Universitaria)
 
Muchas de las personas que me conocen saben que no estoy de acuerdo en la lucha excluyente, esa donde se invisibilizan los problemas del ajeno o ajena; si, reconozco que los hombres tienen y han tenido demasiados privilegios ante las mujeres, sin embargo, reconozco de igual manera que muchos hombres hoy en día están en un limbo de exclusión, porque no son bienvenidos en las luchas feministas, porque su palabra ya tuvo privilegios (aunque no se refieran a SUS palabras, sino a las palabras de muchos hombres del pasado).
 
Hablo por esos hombres que no son aceptados por sus compañeras de lucha ni por sus compañeros de vida, aunque demuestran su absoluta solidaridad y compromiso, porque en los grupos sociales autonombrados feministas los tachan de “putos” o “feminazos”.
 
Me pronuncio ante esta situación, debido a que hoy hubo una manifestación en Ciudad Universitaria por la compañera caída; entiendo las opiniones en contra y a favor de muchos compañeros nuestros, sin embargo, yo (…) reconozco que no quiero incluir ni excluir a nadie de la lucha: todas y todos corremos riesgos en este país tan inseguro e impune.
 
Yo no quiero que violenten a NADIE como me han violentado a mí, yo no quiero que nadie sufra el acoso sexual, la violencia sexual o la invisibilización que he sufrido, no me interesa si son mujeres, hombres, niñas, niños, ancianos, ancianas, etc.… Me niego rotundamente a ejercer esos tintes de violencia que han ejercido sobre mí.
 
Los hechos de estos últimos días me tienen abrumada, muy indignada y triste; y me posiciono en el lugar que he tenido que ocupar por muchos años, el de “la mujer en casa es mujer de bien”, en donde mi mamá ve mejor que regrese a casa, así sean las 12 am a que me quede en casa ajena. Ese sitio de la mujer con miedo de que cualquier sitio es ideal para ser manoseada, violada o asesinada; yo sé que muchas personas creen que las mujeres exageramos, incluso yo lo pensaba, pero cuando ves tu historia, tus pasos…tus vivencias, te das cuenta que vas por la vida teniendo miedo de que te manoseen o te violen, eso si tienes suerte, porque si no la tienes te van a golpear además de violarte y te van a matar además de usarte.
 
Vivir con miedo no es sencillo de decir, y mucho menos de reconocer, cuesta mucho pensarte vulnerable y ver vulnerable a los demás; yo no sé a ciencia cierta quiénes de mis allegados se hayan sentido así o se sientan así, porque aunque “somos valientes” y “personas fuertes”; la fragilidad de la vida es la misma, porque fortaleza no es pensar que harás “cuando te toque”, sino pensar que no debería sucederte o sucederle a alguien.
 
Me opongo a que digan que “exageramos” cuando hablamos de nuestras mujeres, pero también me opongo a algo más: Hace casi más de un mes, asesinaron a un gran ser humano, un Biólogo Excepcional, José León Pérez, estaba cerca de su casa, cerca de C.U., en altas horas de la madrugada y quienes opinaban decían “seguro se resistió al asalto”; jamás pensé que tal oración fuese suficiente para aceptar el asesinato de un amigo… como si eso fuese una razón válida para ser asesinado, no los culpo, hasta yo he pensado que corres con suerte si solo te arrebatan lo material y no la vida. Sin embargo lo medito con cuidado, y me reitero que en este país tenemos tan poquito que luchamos por lo mínimo obtenido, que no sentimos miedo a defender lo que con tanto esfuerzo nos conseguimos, un celular con lo “básico”, unas monedas para el pasaje o para una comida de $25 en la honorable Facultad; para nosotros ese es nuestro esfuerzo, para quienes roban vidas y bienes, eso es un botín digno para asesinar.
 
Las injusticias todos los días nos aplastan, nos llenan los oídos y las manos de desesperación (…)
 
Ciertamente un hombre muerto no siempre es tan cuestionado (…); pero pienso que el problema es la carente capacidad del gobierno para ejercer justicia, todos los muertos del país tienen justificación, justificación que se usa para no dar justicia a las víctimas, es más fácil para nuestro gobierno lavarse las manos que aceptar el estado fallido: Para el gobierno todas y todos somos responsables de nuestro asesinato, o del asesinato de nuestros allegados, sí tenemos problemas de género pero esto va muy muy relacionado con toda la situación del país en general.
 
Esta vez la justificación fue que “Lesvy no estudiaba, bebía y estaba de noche fuera de su casa”.
 
NO, ambas personas no se comparan, sus muertes no se comparan, pero las justificaciones si tienen una connotación de género, no quiero hablar más del ejemplo, porque no pienso manchar memorias de víctimas solo para explicar cómo ambas justificaciones van ligadas a sus acciones según su “género”; solo me basta decir que estoy indignada, conmocionada, triste y muy asustada; yo no quiero morirme en un país donde mi asesinato sería algo merecido (porque no coopere con un asalto o porque ejercía libertades mal vistas), no quiero seguir viviendo con el miedo de quién te sigue o te dirige una palabra; yo no quiero ver que las demás personas vivan así, no quiero ver más gente violentada como yo lo he sido.
 
*Este artículo fue retomado del portal http://liberacionmx.com
 
17/LV/GG








Subscribe to RSS - Ciudad Universitaria