Trabajadoras del hogar

NACIONAL
LABORAL
   Que cumpla su promesa de campaña: Sindicato de Trabajadoras del Hogar
   
Ultimátum a Peña Nieto para ratificar Convenio 189
CIMACFoto: César Martínez López
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 06/03/2018

El Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar y organizaciones de la sociedad civil exigieron al gobierno federal ratificar el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre trabajo del hogar (remunerado) antes de que concluya el sexenio.

En un comunicado emitido por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), las organizaciones pidieron que el titular del Ejecutivo, Enrique Peña Nieto cumpla con una de las promesas que hizo en campaña, que es la ratificación del Convenio 189, que daría derechos laborales a las 2.4 millones de personas dedicadas al trabajo del hogar.

Denunciaron que desde hace 4 años el gobierno federal ha retrasado el envío del Convenio al Senado de la República para su ratificación

El instrumento internacional fue adoptado y firmado por México en 2011 para reconocer el trabajo doméstico como un trabajo con derechos laborales y remuneración para así enfrentar las desigualdades: contrato o salarios injustos, discriminación, abuso, explotación, en las cuales se desempeñan los y las trabajadoras del hogar. Sin embargo su ratificación no se ha llevado a cabo.

El Conapred aseguró que en la Ley del Seguro Social se excluye a las 2.4 millones de personas trabajadoras del hogar del acceso a la seguridad social obligatoria y a prestaciones indispensables como las guarderías y que la Ley Federal de Trabajo considera al trabajo del hogar, en su capítulo XIII, como un “trabajo especial” con jornadas legales de 12 horas sin descanso y restringe derechos laborales y prestaciones.

En su investigación “Hacer visible lo invisible. Formalización del trabajo del hogar remunerado en México: una propuesta de política pública” la investigadora y coordinadora académica del departamento de Ciencia Política del ITAM, Marta Cebollada,  reconoció que en México, más de 2.3 millones de personas -casi todas mujeres- enfrentan una discriminación por la naturaleza de su profesión: el trabajo del hogar remunerado. Dicha labor, dijo, se ve sobrevalorada por la “percepción errónea” de que no es un trabajo real.

En el país, cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de 2016, revelaron que existían casi 2.5 millones de personas trabajadoras del hogar, de las cuales la mayoría son mujeres y niñas, y reconoció que en la última década se ha registrado un incremento en esta actividad.

Desde 2011, año en el que fue firmado el Convenio189, organizaciones de la sociedad civil, instancias nacionales e internacionales así como senadoras de diversas fracciones parlamentarias se han sumado a la petición de las trabajadoras del hogar para avanzar en la ratificación del Convenio 189 con el fin de tener acceso a sus derechos laborales.

Datos de la OIT, mencionan que México es el país de América Latina con menor porcentaje de trabajadoras formales. Conapred mencionó que países con menor desarrollo al de México “han ratificado este Convenio y están dando pasos para garantizar al sector los mismos derechos que el resto de las ocupaciones”.

18/AEG/LGL








NACIONAL
LABORAL
   Gobierno sigue sin ratificar Convenio 189 de la OIT
   
Senado propone reformar LFT para formalizar trabajo del hogar
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 29/11/2017

Legisladoras del Senado de la República propusieron reformar la Ley Federal del Trabajo (LFT) con el fin de estipular claramente las condiciones laborales formales para las trabajadoras del hogar y garantizarles las prestaciones que por ley tienen derecho.

La propuesta impulsada por la senadora del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Angélica de la Peña Gómez, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Diva Hadamira Gastélum Bajo y del Partido Acción Nacional (PAN), María del Pilar Ortega Martínez, Martha Elena García Gómez y Marcela Torres Peimbert; busca derogar el régimen discriminatorio que establece la LFT para las trabajadoras del hogar y garantizarles el acceso a vacaciones, aguinaldo, seguridad social y un contrato laboral.

Actualmente el Capítulo XIII, título sexto “Trabajos Especiales” de la LFT, es el que regula los derechos laborales de las trabajadoras del hogar, sin embargo, permite una jornada excesiva de trabajo de 12 horas y no estipula la obligatoriedad de afiliar a las empleadas del hogar a la seguridad social.

Asimismo el Artículo 334 reconoce que hasta 50 por ciento de la retribución para las trabajadoras del hogar puede ser en especie (alimentos o habitaciones), una medida excesiva en comparación con las recomendaciones de los instrumentos internacionales que es del 33 por ciento.

En este apartado también se indica que la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) debe fijar el salario mínimo para las trabajadoras del hogar pero hasta el momento no lo ha establecido.

Por lo tanto el proyecto de las senadoras plantea añadir un Artículo 331 Ter a la Ley del Trabajo para determinar mediante un contrato escrito la remuneración económica para este sector (no menor a dos salarios mínimos), el horario de trabajo, las vacaciones anuales pagadas, los periodos de descanso y la inscripción al seguro social.

La iniciativa también reconoce y regula el pago de las tres modalidades del trabajo del hogar: quienes residen en el domicilio donde laboran, las que trabajan con un sólo empleador, o bien, varios.

Otras de las reformas que se plantean es la indemnización de las trabajadoras y abolir el trabajo infantil al prohibir la contratación de menores de 15 años de edad para esta tarea.

Finalmente quienes se encargarían de verificar que las y los empleadores cumplan con la ley serían los “Inspectores del Trabajo”, la propuesta indica que ellos visitarían las empresas, hogares y establecimiento donde fueron contratadas las empleadas periódicamente, con especial atención para las trabajadoras migrantes e indígenas.

SINACTRAHO EXIGE DERECHOS LABORALES

En el proyecto las senadoras argumentaron que el trabajo del hogar es una tarea fundamental para la población mexicana; cerca de 2 millones de hogares contratan servicios del hogar, según la Encuesta Nacional de Uso de Tiempo (ENUT, 2014).

En estos hogares viven 4 millones 854 mil personas, quienes se benefician de las tareas que realizan las empleadas del hogar, sin embargo, la mayoría sólo cobra dos salarios mínimos de 70.10 pesos diarios –o menos- según el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

El Conapred también precisa que 97 por ciento no tiene seguridad social y muchas de ellas viven situaciones de discriminación, maltratos, jornadas excesivas de trabajo sin remuneración e incluso violencia sexual.

Por ello las integrantes del Sindicato Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar (Sinactraho) se manifestaron el 23 de noviembre frente al Senado para exigir a los y las legisladoras que apoyen y agilicen esta iniciativa, pues podría permitir que las 2.4 millones de trabajadoras del hogar que hay en el país –según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía- gocen de sus derechos laborales.

El gremio también urgió al Senado la ratificación del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), instrumento internacional que sigue sin ser ratificado por el gobierno y que supondría la obligación inmediata de regular el trabajo del hogar en México.

Por el momento el proyecto se turnó a las Comisiones Unidas de Trabajo y Precisión Social y de Estudios Legislativos donde será discutido.

17/HZM/LGL








REPORTAJE
Especial - Trabajo del Hogar
   Necesaria la participación del Estado y empleadores
   
Contrato Colectivo crucial para formalizar trabajo del hogar
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 19/07/2017

A través del contrato colectivo de trabajo, el Sindicato Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar (Sinactraho) busca que sus afiliadas puedan gozar de sus derechos laborales como es un salario justo, días de descanso, retiro y seguridad social, y no quedar bajo la voluntad de quienes las contratan.
 
Apegado a los instrumentos internacionales y nacionales en materia laboral, el contrato colectivo de trabajo es una propuesta del Sindicato Nacional, para frenar los abusos y la informalidad en la que se desempeñan las 2.4 millones de trabajadoras del hogar en México, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).  
 
En entrevista con Cimacnoticias, la principal impulsora del contrato colectivo, Marcelina Bautista Bautista, explicó que históricamente el trabajo del hogar se ha regido por un acuerdo verbal, donde siempre se sobrepone la voluntad de él o la empleadora: “cómo debe funcionar, cuánto debe de pagar, todo bajo su condición”.
 
Entre limpiar, planchar, lavar, hacer de comer y cuidar personas por únicamente dos salarios mínimos, nueve de cada 10 trabajas del hogar no tienen un contrato que regule las tareas, el precio de los servicios que realizan o un retiro digno, según datos del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred, 2015).
 
“Hay empleadoras que se quejan de eso porque no saben lo que cuesta el trabajo del hogar, hay estados donde nuestra compañeras ganan muy poquito, 50 pesos al día, son situaciones muy críticas, para sobrevivir las trabajadoras tienen que ir a todas la casas que puedan para ganar más”, señala la también directora del Centro de Apoyo y Capacitación para las Empleadas del Hogar (CACEH).
 
A esto se suma otro factor en contra de las empleadas del hogar, agrega Bautista: la nula intervención del Estado mexicano pues no existe ningún marco normativo que obligue a las y los empleadores a garantizar los derechos laborales de este sector. “Sin leyes ¿quién obliga a las empleadoras?” se pregunta la defensora.
 
Entonces la responsabilidad recae en las trabajadoras, que intentan convencer a quienes las contratan de suscribirlas al Seguro Social, acordar su salario y días de descanso, muchas ni siquiera lo logran y se enfrentan a situaciones de explotación laboral.
 
CONTRATO COLECTIVO: GANANCIA DOBLE
 
Firmar el contrato colectivo, indica Marcelina Bautista, permite no sólo acabar con estas condiciones precarias que enfrentas las trabajadoras del hogar, también da a las empleadoras la seguridad de saber los servicios que se les deben garantizar y explica cómo funciona:
 
El contrato colectivo se firma entre la empleadora, la empleada y una representante del Sindicato. Contiene cinco rúbricas; la primera es un tabulador de salarios que establece el pago de la trabajadora conforme a los servicios que realice y su experiencia.
 
Por ejemplo, se contempla a empleadas que realizan la limpieza general, hasta aquellas que tienen una profesionalización técnica como chef o de cuidado de personas. El salario mínimo es de 250 hasta 550 pesos diarios, dependiendo del servicio.
 
Bautista expone que el documento también toma en cuenta el tipo de modalidad en las que se emplean las trabajadoras, las que viven en la casa en la que trabajan y aquellas que laboran únicamente seis días o menos. Esto evita despidos injustificados, o pagos excesivos en especie como en alimentación o vivienda.
 
En los otros rubros se hace obligatorio afiliar a las trabajadoras al Seguro Social, dar permisos de incapacidad por enfermedades, permiso de maternidad, y asegurar su retiro, asimismo, capacitarlas para realizar las tareas y crear espacios de trabajo seguros, responsables y de respeto entre las dos partes.
 
El contrato, asegura la directora de CACEH, es un arduo trabajo de la organización, que durante un año en colaboración con abogados y entrevistas a 100 trabajadoras, lo crearon conforme las recomendaciones del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre el trabajo digno del hogar.
 
EMPLEADORES TAMBIÉN DEBEN PARTICIPAR
 
Para empleadoras como Jessica Hernández Bonilla, tener un contrato con las dos trabajadoras que laboran en su hogar, es una manera de poder generar mejores condiciones de trabajo, acuerdos entre ellas, establecer responsabilidades y derechos, pero sobre todo, visibilizar esta profesión.
 
En entrevista con Cimacnoticias, Jessica Hernández, quien radica en el municipio de Libres, Puebla, refiere que estaría dispuesta a firmar el contrato “por ser una manera de reconocer el valor del trabajo del hogar”, no sólo dentro de su familia, sino como ejemplo para otras empleadoras.
 
Sin embargo, Marcelina Bautista narra que la mayoría de los empleadores se resisten a firmar el contrato, la respuesta constante es que no estarían dispuestos a garantizarles sus derechos, bajo el pretexto que después los demandarán por abusos laborales.
 
“Hay una resistencia, hay muchas cosas que son estructurales como la discriminación, y que necesitan cambiarse desde la familia hasta el Estado, porque saben que hay acciones que realizan que podrían generarles demandas”, declaró.
 
De acuerdo con datos de Conapred, uno de cada 10 empleadores no garantiza a las trabajadoras del hogar su fondo de ahorro para el retiro. Muestra de la discriminación que viven las empleadas del hogar es que 14 por ciento reportó ser víctima de maltrato verbal; siete por ciento físico; y 25 de cada 100 empleadores justifican darles de comer alimentos sobrantes.
 
CRUCIAL FIRMAR CONVENIO 189 Y CONTRATO
 
Marcelina Bautista insiste sobre la responsabilidad concretamente del Estado, pues a vísperas del Día Internacional del Trabajo del Hogar, que se conmemora el próximo 22 de julio, el Ejecutivo no ha ratificado desde hace seis años el Convenio 189 que lo obligaría a crear todas las condiciones legislativas para garantizar los derechos de las trabajadoras del hogar.
 
En tanto, este año a través  de una campaña nacional, el Sindicato, el CACEH y las trabajadoras, promoverán que más empleadores firmen el contrato. “La meta del Sindicato es seguir incidiendo y exigiendo los derechos que deberían de tener las trabajadoras del hogar  y buscar la manera en que éste se implemente”, concluyó Bautista. 

17/HZM








LABORAL
   Urgen estrategias de información en la frontera sur: especialistas
   
Información, vital para que trabajadoras del hogar migrantes ejerzan DH
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 22/06/2017

Las mujeres centroamericanas migrantes que se emplean como trabajadoras del hogar en la frontera sur de México, podrán acceder a condiciones laborales dignas si conocen sus derechos, afirmó la especialista en migraciones y género de la organización Fundación y Capacitación AC (Foca), Alejandra Elizalde Trinidad.
 
En entrevista con Cimacnoticias, Elizalde Trinidad refirió que “no tener documentación para una estancia legal es uno de los elementos de coerción y explotación del trabajo que realizan las empleadas del hogar”, pero “no conocer todos sus derechos como migrantes, también”. Por eso, dijo, es necesario que se fomenten estrategias de información y gestión de los Derechos Humanos en la frontera sur.
 
El último censo de población del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi, 2010) señala que una tercera parte de las mujeres centroamericanas de 12 años de edad y más (4 mil 676 mujeres) que radican en Chiapas, está registrada como parte de la población económicamente activa. De ellas, una tercera parte se ocupa como trabajadoras del hogar y el 90 por ciento son guatemaltecas.
 
Otros oficios a los que acceden las mujeres son la agricultura y el comercio. La mayoría están en edad productiva y reproductiva (edad media de 28 años) y tiene pocos años de escolaridad acumulada, según el Inegi.
 
“Muchas de ellas son madres de hijas o hijos mexicanos, lo que les da de inmediato el derecho a solicitar un trámite de regularización en México, por ejemplo”, indicó Alejandra Elizalde. Sin embargo, el desconocimiento a los distintos documentos de identidad migratoria que pueden acceder, hace que la mayoría de ellas se enfrenten a condiciones laborales precarias, describió.
 
CONDICIONES LABORALES
 
De acuerdo con el estudio “Las Trabajadoras Migrantes de la Frontera Sur de México”, de ONU Mujeres y el Colegio de México (2015), un 95 por ciento de las empleadas del hogar migrantes en Chiapas laboran bajo la modalidad de planta, es decir, viven en el hogar de los empleadores.
 
Si bien esta condición les ayuda a no realizar gastos de vivienda, indicó Elizalde, también las expone a situaciones de explotación laboral y la violación de sus derechos, como exceder jornadas laborales mayores a 8 horas, sólo recibir de pago el acceso a vivienda y comida, no gozar de días de descanso o vacaciones, y tener salarios muy bajos.
 
“Las condiciones a las que se enfrentan son de alta vulnerabilidad de sus derechos y por su trabajo les pagan entre 35 a 50 pesos diarios”, señaló la integrante de Foca.
 
Incluso, dijo, ante la falta de información, hay empleadores que se aprovechan del temor de las trabajadoras de ser deportadas. “Tenemos testimonios de migrantes trabajadoras del hogar, a quienes el empleador o empleadora no les permite salir bajo la amenaza que van a llamar a migración”.
 
Otra de las organizaciones que se dedica a difundir los derechos que gozan como trabajadoras del hogar migrantes es el Sindicato Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar (Sinactraho).
 
El Sindica Nacional con presencia también en Chiapas señala que las trabajadoras del hogar migrantes pueden acceder a documentos para su estancia legal en México como: la visa FM 2, “un documento para quienes han decidido radicar en el país de manera permanente, demuestren una asimilación al medio nacional”.
 
En caso de desear una visa por trabajar, se puede acceder a la Forma Migración 3, que tienen vigencia de un año y se puede renovar hasta cinco años.
 
Sin embargo, recalcó Elizalde, las trabajadoras del hogar migrantes que optan por la regularización migratoria se enfrentan a procesos administrativos burocráticos, con requisitos estrictos y costo de documentación migratoria que no pueden solventar.
 
Por lo que también, señaló es fundamental que el Gobierno mexicano agilice este tipo de procesos y se informe y fomente en los empleadores o empleadores cómo pueden documentar a las trabajadoras del hogar migrantes.
 
17/HZM/GG
 








NACIONAL
   Esperan llegar a 10 mil al finalizar este año
Firman primeros contratos colectivos de trabajadoras del hogar
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 30/08/2017

El Sindicato Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar (Sinactraho) formalizó los primeros 9 contratos colectivos de trabajadoras del hogar con lo que éstas podrán gozar de sus derechos laborales.
 
Como parte del segundo aniversario de la creación del Sinactraho, este miércoles en una entrega oficial presidida por la presidenta de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCyA) Margarita Darlene Rojas Olvera y la secretaria general del Sinactraho, Marcelina Bautista Bautista, e integrantes del gremio, se presentaron los primeros contratos colectivos que establecen los derechos de las trabajadoras como es un salario justo por las actividades que realizan, jornada laboral de ocho horas, seguridad social, prestaciones sociales y días de descanso.
 
En su participación, Marcelina Bautista recordó que este contrato creado a partir de instrumentos internacionales sobre el trabajo digno del hogar como el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), da certeza a las empleadoras y trabajadoras del hogar de las obligaciones y responsabilidades que tienen cada una y permite equiparar los derechos laborales con cualquier otra profesión.
 
Para la defensora de los derechos laborales, es un evento histórico porque es la primera vez que las trabajadoras del hogar mexicanas logran formalizar oficialmente su trabajo, y la meta es que para el 20 de diciembre de 2017 a través de la campaña “Trabajo digno por ti, por mí y por todas mis compañeras”, sean 10 mil empleadas las que firmen el contrato colectivo de trabajo, indicó.
 
Entre las presentes estaba una de las nueve trabajadoras que ya cuenta con contrato, Guadalupe Romero de la Cruz, quien luego de 20 años de dedicarse a las tareas del hogar, quien comentó a Cimacnoticias que este contrato le da seguridad pues ya cuenta con todas las prestaciones y derechos que se desprenden de éste.
 
Por su parte la presidenta de la JLCyA recordó que en el país son 2.4 millones de trabajadoras del hogar en México y 99 por ciento no cuenta con un contrato –según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi)- por lo cual es necesario, y se comprometió a exhortar a los empleadores y empleadoras a firmarlo.
 
“Es importante seguir trabajando el reconocimiento de los derechos laborales de las trabajadoras del hogar, el depósito de los contratos que realizan hoy es un avance de ello, y hay que recordar que es un beneficio para ambas partes: la empleadora sepa de sus derechos y las trabajadoras de sus derechos”, declaró Darlene Rojas.
 
EL CONTRATO
 
Este contrato que creó el Sinactraho contempla las modalidades para las trabajadoras que viven dentro del hogar de los empleadores o aquellas que sólo asisten seis o menos días a laborar.
 
El salario mínimo que marca es de 250 pesos hasta 550 diarios, este depende de las actividades que realicen  (limpieza general, chef o cuidados de personas), de igual modo hace obligatoria la inscripción al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o cualquier institución de salud pública.
 
El contrato colectivo también evita que se realicen despidos injustificados sin indemnización y que las trabajadoras del hogar puedan estar en espacios de trabajo libres de violencia y discriminación, sostuvo en entrevista con Cimacnoticias Bautista Bautista.
 
SEGUNDO ANIVERSARIO
 
La secretaria general del gremio señaló que este 30 agosto se cumplen dos años desde que decidió crear del Sinactraho, -aunque de manera legal se constituyó en febrero de 2016- ya están la afiliadas 800 trabajadoras del hogar y la presencia en entidades del país como la Ciudad de México, el Estado de México, Chiapas, Puebla y Colima.
 
Cabe recordar que el Estado mexicano desde hace seis años sigue sin ratificar el Convenio 189 de la OIT que lo obligaría a proveer un marco normativo que garantice los derechos laborales de las trabajadoras del hogar.
 
17/HZM








NACIONAL
LABORAL
   En próximas semanas presentará Contrato Colectivo
Sinactraho pide a Ejecutivo ratificar Convenio 189
CIMACFoto: César Martínez López
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 16/06/2017

El Sindicato Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar (Sinactraho), hizo un llamado al Gobierno mexicano a ratificar el Convenio 189, y anunció que en próximas semanas presentará el contrato colectivo, que esperan, sea firmado por las personas empleadoras.
 
En un comunicado emitido a propósito del sexto aniversario de la firma del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que obliga a los Estados a mejorar sus leyes para proveer un marco normativo en el que las trabajadoras del hogar tengan acceso a la seguridad social, contrato laboral, jornada de trabajo de 8 horas, entre otras cosas, el Sinactraho agregó que reitera la exigencia “al Ejecutivo para que cumpla ya con el compromiso que firmó” y ratifique el Convenio.
 
Con la ratificación, se garantizarían los derechos laborales de las
2.4 millones de personas empleadas del hogar que hay en el país- de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi 2017).
 
Este instrumento internacional fue adoptado en junio de 2011 por México, pero sigue sin ratificarse a pesar de los más de 10 exhortos que se han hecho al Senado de la República. En América Latina el Convenio ya fue ratificado en Argentina, Chile, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana, Jamaica y Uruguay
 
URGEN CAMBIOS A LEY MEXICANA
 
El gobierno mexicano tiene que modificar la Ley Federal de Trabajo (LFT) y la Ley de Seguro Social a fin de derogar el régimen de excepción al que están sometidas las trabajadoras del hogar.
 
De acuerdo con el informe “El trabajo del hogar: Convenio 189 de la OIT y la legislatura en México” de la Secretaría de Gobernación (Segob), el Artículo 333 de la Ley de Trabajo indica que para las empleadas del hogar la jornada diaria puede ser de 12 horas; el Artículo 134 indica que hasta 50 por ciento de las retribuciones por el trabajo puede ser en alimentación o habitación, mientras la OIT recomienda sea máximo 22 por ciento.
 
El Artículo 13 de la Ley de Seguridad Social define como “voluntaria” la inscripción al seguro social de las empleadas del hogar, es decir no es obligatorio como otros empleos. En el país, 97 por ciento de las trabajadoras del hogar no cuentan con seguro médico, guardería, permiso de maternidad, pensión o retiro, indica el informe de Segob.
 
Además el trabajo del hogar se ubica como uno de los empleos con el sueldo más bajo del país, donde también se desempeñan adolescentes y niñas; la mayoría sólo cobra dos salarios mínimos de 70.10 pesos diarios, aun cuando aportan el 22 del Producto Interno Bruto (PIB), señala el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) en su “Documento Informativo de las Trabajadoras del Hogar”, elaborado en 2015.
 
INVITAN A FIRMAR CONTRATO
 
La equiparación de los derechos de las trabajadoras del hogar ha sido la principal demanda del Sinactraho, creado en 2016, con el fin de capacitar a las mujeres sobre sus derechos laborales, y para que como fuerza gremial puedan acceder a los espacios internacionales y nacionales de consenso.  
 
Actualmente el Sindicato con presencia en los estados de Puebla, Estado de México, Colima, Chiapas y en la Ciudad de México, emprende una campaña nacional como parte del “Año de las Trabajadoras del Hogar, para impulsar la ratificación del Convenio 189  y promover el “Contrato Colectivo” que creó.
 
Este contrato tiene como fin formalizar el trabajo del hogar, es firmado por el empleador o empleadora y la trabajadora y vigilado por el Sindicato. Establece un tabulador salarial, días de descanso y seguridad social, además contempla las modalidades del servicio (quienes laboran de planta o en otros hogares).
 
17/HZM/LGL








INTERNACIONAL
LABORAL
   Buscan que países lo soliciten en Examen Periódico Universal
Trabajadoras del Hogar de Guatemala piden ratificar Convenio 189 de OIT
Imagen Maricruz Montesinos
Por: la Redacción
Cimacnoticias/Cerigua | Guatemala, Guat.- 08/06/2017
El sector organizado de empleadas de casa particular confía que durante el próximo Examen Periódico Universal (EPU) que se realice a Guatemala, los países miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas puedan recomendar al Estado implementar acciones efectivas para garantizar el irrestricto respeto y cumplimiento de sus derechos laborales.
 
La Asociación de Trabajadoras del Hogar, a Domicilio y de Maquila (ATRAHDOM) realizará durante los siguientes meses visitas a embajadas y misiones diplomáticas, con el objetivo de que puedan recomendar a Guatemala, durante el Examen Periódico Universal (EPU), la ratificación del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre las trabajadoras y los trabajadores del hogar.
 
La representante de ATRAHDOM, Susana Vásquez, dijo a Cerigua que la ratificación del instrumento internacional beneficiará a más de 182 empleadas de este sector que actualmente no gozan del salario mínimo ni de acceso al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).
 
El Convenio permitirá además establecer jornadas laborales y vacaciones, el pago de prestaciones, permitirá a las empleadas gozar del Programa de Invalidez, Vejez y Sobrevivencia (IVS) del seguro social y regulará el trabajo en protección de las niñas y adolescentes.
 
Vásquez aseguró que actualmente se cometen numerosas violaciones en contra de las empleadas del  hogar, quienes no reciben el salario mínimo establecido en ley, pues en ocasiones el pago mensual oscila apenas entre 400 (991.72 pesos mexicanos) y mil 500 quetzales (3 mil 718.94 pesos mexicanos); extensas jornadas laborales que sobrepasan las 16 horas diarias; los despidos injustificados por cuestiones de embarazo o edad, así como la contratación de niñas desde los 8 años.
 
Asimismo, criticó que los empleadores discriminan a las mujeres por la maternidad, su estado civil y principalmente por la edad; cuando son madres solteras, se ven forzadas a dejar a sus hijos en las comunidades, mientras laboran en la capital; en tanto las trabajadoras de la tercera edad son despedidas sin recibir el pago de las prestaciones ni del seguro social, aseguró Vásquez.
 
Datos de la organización detallan que a la fecha el 60 por ciento de las trabajadoras del hogar se concentra en la ciudad capital, de las cuales un 62 por ciento proviene de los departamentos y son mujeres indígenas.
 
La activista señaló que la ratificación del Convenio 189 es un tema que se ha impulsado durante los último años, sin embargo, el Congreso de la República ha incumplido con su aprobación. El tema fue aprobado en segunda lectura el 27 de octubre del año pasado, pero continúa estancado.
 
17/RED/GG
 







REPORTAJE
LABORAL
   Más de dos millones esperan leyes y respeto
Trabajadoras de hogar, el justo anhelo de vivir con dignidad
Imagen de Maricruz Montesinos
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 28/04/2017

Alberta González Calderón tenía 28 años de edad cuando salió de La Gloria, en el municipio poblano de Cuyoaco, para trabajar y tener con qué sostener a su familia: una niña de tres años y un bebé de meses. Vete a la Ciudad de México, le recomendaron familiares, allá se gana un poquito más, y se fue. Su madre cuidaría a sus hijos.
 
Nunca había estado en la capital, era la primera vez que se separaba de los niños y empezó a vivir entonces lo que miles de trabajadoras del hogar: aislamiento, malos tratos, gritos e insultos de la empleadora, inconforme siempre con el trabajo; contratos verbales, sin seguro médico.
 
Comenzaba su jornada a las seis de la mañana, sin hora de término, sin horario fijo: limpiar la casa, hacer comida, lavar y planchar, con breves descansos cuando la empleadora se iba a trabajar.  Todo por 900 pesos a la semana, de lunes a sábado. Apartaba 50 ó 100 pesos y el resto los mandaba a Puebla. No salía, para poder ahorrar, y solo iba una o dos veces al mes a ver a su familia.  
 
A sus 46 años, Alberta trabaja ahora en Cuyoaco a 10 minutos de su comunidad, seis días a la semana, seis a ocho horas diarias. Gana menos de dos salarios mínimos diarios, 700 pesos, pero asegura que es el mejor salario al que puede aspirar en Puebla. Lo que no cambian son las condiciones: sin contrato, sin seguridad social ni prestaciones.
 
LA MAYORÍA
 
Como Alberta vive la mayoría de las 2.4 millones de trabajadoras del hogar en el país, señalan datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi, 2016). Y, según el  Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred, 2015), 97 por ciento no tienen acceso a  servicio médico, permiso de maternidad, vacaciones, aguinaldo o instituciones de ahorro,  porque la Ley del Seguro Social no las considera sujetos de aseguramiento.
 
Sin embargo, el empleo del hogar es una de las labores con mayor aporte económico: 22 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país.
 
“Me gustaría tener un ahorro, dice Alberta, quiero tener algo más”, retirarme a los 55 años. Por eso ya está averiguando qué opciones hay: quizá “vender tamales, chalupas, o granola”. 
 
DERECHOS LABORALES
 
Sandra Azucena Ramírez Guzmán tiene 36 años y vive en Colima. Cuando sufrió despido injustificado, buscó ayuda y la encontró al Sindicato Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar (Sinactraho), fundado por Marcelina Bautista en 2015, con presencia en el Estado de México, Puebla, Chiapas y la Ciudad de México.
 
Ahí se capacitó en derechos laborales y ahora representa a esa organización en la entidad. Cada mañana, en la parada del camión de La Mariana, se acerca a las trabajadoras que van a la zona residencial de El Chanal y las invita a sumarse al sindicato, les informa que pueden aspirar a mejores condiciones, les regala un folleto.
 
SEGURIDAD SOCIAL
 
Cuenta Sandra que cuando supo sus derechos, exigió a sus empleadores el Seguro Social. Se lo dieron, pero ahora  le dicen que no le pueden pagar más, “porque ya tiene seguro”. Sin embargo, se siente afortunada, porque es un derecho al que no accede la mayoría de las trabajadoras del hogar. Tiene además un horario y tareas específicas.
 
Trabaja de 9 de la mañana a las  cuatro de la tarde, por mil 200 pesos semanales, uno de los más altos para el sector en Colima, pero “no le ajusta para nada”, porque “gasta 480 pesos en pasajes y le quedan 700 para comida”, además están los gastos de sus hijos de 15 y 17 años de edad. Un tiempo fue niñera por las tardes, por 90 pesos diarios, pero lo dejó, porque dice que descuidó a sus hijos y terminaba muy cansada.   
 
La directora del Instituto Colimense de las Mujeres, Mariana Martínez Flores, reconoce las malas condiciones laborales y los regateos de salario que padecen las trabajadoras del hogar. Afirma que esto seguirá así, mientras los servicios del hogar no se formalicen y que la seguridad social es un derecho humano inalienable.  
 
Sin embargo, el Instituto no tiene un programa para las trabajadoras del hogar y por eso, dice Sandra, es fundamental que se organicen para que ejerzan sus derechos. 
 
EXPLOTACIÓN LABORAL
 
María Josefa Díaz Martínez es tzotzil, nació en Tzajalá, municipio de Teopisca y renta un cuarto en una vecindad de San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Vive ahí con sus hijas, de 13 y 19 años de edad, a quienes mantiene con su trabajo como trabajadora del hogar. Sonríe, se siente orgullosa de su trabajo, pese al camino de maltratos, ataques sexuales y explotación laboral por el que pasó. 
 
Josefa cuenta que cuando tenía 10 años de edad sus abuelos “la prestaron” para trabajar en una casa de Tuxtla Gutiérrez. “Era triste no estar en mi casa y nunca había vivido con un rico”.
 
No recuerda cuánto le pagaban, pero sí lo que sufrió: “fui maltratada, golpeada porque no sabía cocinar, me quemaban las manos con el comal para aprender, no sabía en qué mano iban los cubiertos, me ensartaban el tenedor en las manos para que aprendiera”.  
 
Cuando tenía 13 años de edad, Josefa fue violada por el hermano de su empleadora, pero no denunció porque sabía que no le creerían y no tenía a quién pedir ayuda. Se fue de esa casa cuando el padre de la empleadora intentó abusarla. No le creyeron y regresó a Tuxla, apoyada por una compañera. 
 
En 2007 conoció a la feminista Coni López, quien la contrató y escuchó su historia. Supo entonces lo que es un trato y un salario dignos y comprendió que habían violado sus Derechos Humanos y laborales. 
 
Con otras trabajadoras creó el Colectivo de Empleadas Domésticas de los Altos de Chiapas (Cedach), hoy con 15 integrantes.
 
Lupita, hija de Josefa y trabajadora del hogar desde niña, dice que los sueldos en Chiapas son bajos, desde 40 pesos diarios. Estudia secundaria, asiste a los talleres del Sindicato Nacional de Trabajadoras del Hogar, donde hay  alfabetización y capacitación en derecho laboral, “para que las compañeras aprendan que tienen derechos”. 
 
Josefa dice que su trabajo es “tan digno como todos” y busca inspirar a las trabajadoras y a sus hijas para defender sus derechos, para que se empoderen y no permitan malos tratos. Quiere que sus hijas terminen una licenciatura, que tengan una casa propia y que las empleadoras reconozcan sus derechos. Quiere una mejor vida para no sufrir. 
 
17/HZM/GG
 








INTERNACIONAL
LABORAL
   Día Nacional de la Trabajadora Asalariada del Hogar Boliviano
Seguro de salud, exigen en Bolivia las trabajadoras del hogar
Imagen retomada del blog pallqa.wordpress.com
Por: Guadalupe Gómez Quintana
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 30/03/2017

En Bolivia, en donde una trabajadora del hogar ya ocupó el Ministerio de Justicia* y donde hay avances en sus derechos laborales, la conmemoración del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar tuvo una nueva demanda: un seguro de salud “aún pendiente y sin respuesta de parte del gobierno central”.
 
Este día, conmemorado localmente como Día Nacional de la Trabajadora Asalariada del Hogar Boliviano, las trabajadoras, agrupadas en su mayoría en la Federación Nacional de Trabajadoras del Hogar Boliviano (Fenatrahob), así como en sindicatos locales como el Sindicato de Trabajadoras del Hogar de Oruro, realizaron  manifestaciones, marchas y ferias en varias ciudades.
 
Exigieron también más avances, además de los incluidos en la  Ley 2450 que regula el trabajo asalariado del hogar, establece los derechos y obligaciones de empleadores y protege los derechos de ese sector. Falta, señalan las organizaciones, la cancelación del salario mínimo nacional, la jubilación y un seguro de salud. 
 
SEGURO MÉDICO, DEMANDA NACIONAL
 
En la capital, La Paz, las trabajadoras del hogar reiteraron su demanda para un seguro de salud e instalaron una Feria “para abrir el diálogo con paceños y paceñas”. Recordaron también que este es “un día de asueto con goce de haberes, como estipula la Ley 181 y el Ministerio de Trabajo es el encargado de hacer cumplir esta norma”.
 
La demanda de Seguro Médico, señala en un comunicado la Fenatrahob, “es de central importancia para nuestro sector pues si las trabajadoras del hogar se enferman o sufren un accidente de trabajo, son ellas mismas quienes deben pagar por sus gastos médicos, hospital, medicamentos y otros”.
 
Y “salvo casos excepcionales, las y los  empleadores no están dispuestos a cubrirlos aun cuando saben que el salario mensual de la trabajadora es bajísimo en relación a otros sectores y que un gasto de salud podría significar la pérdida del trabajo y una carga que difícilmente podría cubrir la trabajadora con sus propios ingresos”, señalan.
 
La marcha  recorrió las calles principales del centro paceño donde tuvo su primera parada en el Ministerio de Trabajo, donde informaron sobre las  reivindicaciones de este sector y culminó en las puertas del Ministerio de Salud donde se llevó a cabo un plantón.
 
Luego, en la  Plaza del Bicentenario instalaron la Feria de la Fenatrahob,  con el fin de dialogar y sensibilizar a la población sobre sus derechos y obligaciones como trabajadoras del hogar y sobre las obligaciones de los y las empleadoras.
 
“Quisimos transmitir a la población paceña que si luchamos por una sociedad justa, esto debe comenzar en la propia casa”, dicen.
 
En Cochabamba, las trabajadoras realizaron una conferencia de prensa en la sede de su sindicato, luego una marcha a la Plaza Colón de Cochabamba donde distribuyeron  boletines y panfletos sobre sus derechos y obligaciones como trabajadoras, sí como las   obligaciones que deben cumplir los empleadores con las trabajadoras del hogar. También se divulgó la demanda de seguro de salud. 
 
En Sucre, la conmemoración del 30 de marzo estuvo acompañada por varias instituciones defensoras de la Mujer, como Centro Juanas de Sucre, Sayary y la Central Obrera departamental.
 
Marcharon al parlamento, en donde exigieron seguro de salud.
También realizaron una campaña de Papanicolaou en el Centro de Salud Santa Bárbara y repartieron vestimenta que donó el centro “las juanas”.
 
En Oruro, el Sindicato de Trabajadoras del Hogar de Oruro informó que festejarán el Día de la Trabajadora del Hogar Boliviano el próximo domingo.
 
Recordó el Sindicato que la mayoría de las trabajadoras del hogar son migrantes del campo y que el sindicato trabaja en la capacitación de las trabajadoras.
 
* http://cimacnoticias.com.mx/node/56927
 
17/RED
 








REPORTAJE
LABORAL
   Día Internacional de Trabajadoras del Hogar
Hacen estudios, lamentan nuestra situación, pero no firman el Convenio 189
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 30/03/2017

Han pasado más de 5 años desde que el Estado mexicano se comprometió a ratificar el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) con el fin de garantizar los derechos laborales de las trabajadoras del hogar, sin embargo dicho proceso no ha sucedido, y no se vislumbra esfuerzo alguno o fecha próxima por asentar las bases jurídicas y políticas públicas necesarias para lograrlo.
 
Este 30 de marzo se conmemora el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, y como cada año las empleadas del hogar esperan el pronunciamiento del Gobierno mexicano para el avance del Convenio 189, pues sin el apoyo del Estado y las reformas a las leyes necesarias, es imposible que las 2.5 millones de empleadas del hogar en el país -según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía 2016- gocen del derecho a la seguridad social, días de descanso, prestaciones sociales, salario digno, y además, de un empleo libre de discriminación y violencia.
 
El Convenio 189 de la OIT, que garantiza un trabajo digno y mejores condiciones laborales para las trabajadoras del hogar, fue adoptado por México en junio de 2011, pero los años han pasado y sigue sin ratificarse.
 
Dos años después, el 5 de septiembre de 2013, el instrumento internacional entró en vigor a escala internacional y, con ello, una vez más la Secretaría de Gobernación (Segob) se comprometió a enviar el documento para su estudio y ratificación al Senado de la República, dicho proceso sigue sin cumplirse.
 
ANTE INCUMPLIMIENTO, ORGANIZACIÓN
 
Las trabajadoras del hogar en México han tenido que organizarse en el Sindicato Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar (Sinactraho) creado en 2016, para garantizar y exigir sus derechos y su trabajo sea reconocido por el Estado y la misma sociedad. La ratificación del Convenio 189 representa para las trabajadoras del hogar el instrumento internacional necesario que les permitiría acceder a ellos, desde los marcos normativos hasta la práctica.
 
Pero la falta de voluntad política de las autoridades mexicanas hace que la lucha por los derechos laborales de las trabajadoras del hogar avance a pasos lentos, aseveró en entrevista con Cimacnoticias la directora del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH), Marcelina Bautista Bautista: “salen estudios sobre el trabajo del hogar, hablan de nuestras condiciones y dicen que no puede ser posible cómo vivimos, pero no pasa nada.”
 
Organizaciones como el Centro de Apoyo y Capacitación para las Empleadas del Hogar (CACEH), Hogar Justo Hogar, y el Sinactraho han enviado diversos exhortos al Senado de la República para la firma del Convenio 189, pero las respuestas han sido insuficientes, sólo han logrado la atención de la Cámara de Diputados y de algunas senadoras, pero el Estado sigue sin consultarlas sobre las políticas que necesitan, informó Bautista Bautista.
 
Si se tomara en cuenta esta legislación internacional se podría impulsar un marco de derechos humanos, dar mejores condiciones de vida a las trabajadoras y sus familias, y reconocer al trabajo del hogar como un empleo como cualquier otro, añadió la también integrante del Sinactraho, Marcelina Bautista Bautista. 
 
LEY MEXICANA, LEJOS DE CONVENIO
 
De acuerdo con la investigación “El trabajo del hogar: Convenio 189 de la OIT y la legislatura en México” de la Secretaría de Gobernación (Segob), en la LFT en el capítulo XIII, título sexto Trabajos Especiales, dedicado a las personas trabajadoras del hogar, se establece una serie de artículos discriminatorios contra ellas.
 
El Artículo 334 reconoce que hasta el 50 por ciento de las retribuciones del trabajo puede ser en especie (alimentación o habitación) lo que resulta excesivo en términos de la OIT, quien recomienda sea hasta máximo 33 por ciento; además, se establece una jornada diaria que puede llegar hasta las 12 horas (Artículo 333).
 
Asimismo, el Artículo 13 de la Ley de Seguro Social define como voluntaria la inscripción al mismo de las personas trabajadoras del hogar. Para quienes tienen la oportunidad de ser inscritas en este esquema voluntario estarán cubiertas en temas de riesgos de trabajo, enfermedades, permiso de maternidad, retiro o invalidez, puntualiza el documento.
 
Sin embargo, quedan excluidas otras prestaciones como el acceso a Servicios de guarderías del Seguro Social y el Fondo Nacional de Vivienda para los Trabajadores (Infonavit).
 
Marcelina Bautista añadió que entre los pretextos que señalan las autoridades mexicanas, como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para ratificar el Convenio 189, está principalmente la imposibilidad de asegurar a las 2.5 millones de trabajadoras del hogar “porque no se cuenta con la infraestructura necesaria”, pero a su parecer, es una cuestión de falta de voluntad política y discriminación.
 
SI SE FIRMA…
 
Los Estados firmantes del Convenio están obligados mejorar sus leyes para proveer de un marco normativo de derechos laborales para las trabajadoras del hogar, tales como: acceso a seguridad social, condiciones de trabajo establecidas en un contrato, erradicación del trabajo en la niñez, jornadas laborales de máximo 8 horas, regulación del salario en base a las tareas realizadas, garantizar entornos de trabajo seguro, salubres y libres de discriminación y violencia.
 
Una vez que México firme el Convenio 189 supondría de manera inmediata la regulación del trabajo del hogar en los términos que establece la OIT, los cuales contienen mayores protecciones en materia de Derechos Humanos -por lo tanto laborales- que las que recogen las actuales legislaturas como la Ley Federal del Trabajo (LFT) y la Ley de Seguro Social, indicó Marcelina Bautista.
 
La directora de CACEH señaló que para su implementación será necesario que el gobierno armonice la legislatura mexicana con el dicho instrumento internacional, pues aún existen severas deficiencias y retrasos en la inclusión y regulación de este colectivo laboral en las leyes del país.
 
POR IGUALES DERECHOS
 
México cuenta así con una las legislaciones más atrasadas en los derechos laborales de las trabajadoras del hogar, el Convenio 189 está en vigor y ha sido ratificado en países de América Latina como Argentina, Chile, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana, Jamaica y Uruguay.
 
La asesora en género para Centroamérica de la OIT, María José Chamorro, comentó a Cimacnoticias que, al adoptar este instrumento, los países han mostrado mejorías en las condiciones en las que se desarrollan las trabajadoras del hogar: los índices de acceso a seguridad social aumentan y se generan mecanismo de protección para las trabajadoras.
 
“Una vez que se asumen los mismo derechos que el resto, y como sociedad se asume el respeto hacia el sector, sufren menos abuso y discriminación pero son procesos largos donde la OIT acompaña de manera técnica a los países para su implementación”, comentó José Chamorro.
 
La asesora de la OIT explicó que el Convenio 189 tienen un objetivo muy sencillo, pero a la vez complejo de lograr: equiparar los derechos de las trabajadoras del hogar con el resto de los sectores laborales: “Es un proceso complejo porque el trabajo del hogar por razones históricas en la mayor parte de América Latina ha sido una labor invisible y discriminada”.
 
Las razones son múltiples, continuó, “es un empleo que se realiza en la casa del empleador, lo que brinda un lugar donde se posibilita el lucro”, por lo que una de las principales tareas al momento de promover el Convenio 189 “es reconocer que el hogar del empleador o empleadora, en el momento que se contrata una persona para realizar las tareas de limpieza de manera remunerada, se convierte en un centro de trabajo”, indicó María José Chamorro.
 
Además, una vez establecidas las reformas a la ley, en coordinación con el Convenio, las trabajadoras están protegidas por la Ley Federal del Trabajo, dijo la asesora de género de la OIT. “Esa conversión del hogar en centro de trabajo es un cambio, y es el primero para reconocer todo el trabajo de las empleadas del hogar".
 
EN ESPERA…
 
María José Chamorro agregó que están trabajando en el país para su implementación. “Nosotros ya trabajamos con las instituciones públicas, de empleadores, con organizaciones sindicales para apoyar los procesos nacionales y adaptar las legislaciones. Cada país tiene un ritmo distinto, decide hacerlo de una u otra manera, y el rol de la OIT es acompañarlos para que las decisiones”.
 
La vocera en género de la OIT, indicó que se han sentado con instituciones como el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), la Secretaría de Trabajo, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y el mismo Sinactraho para la ratificación del Convenio 189, pues la coordinación de las empleadas del hogar en organizaciones sindicales es fundamental para apoyar el proceso.
 
17/HZM/GG
 








Pages

Subscribe to RSS - Trabajadoras del hogar