La Ciudad de los derechos y los prejuicios de un juez

REPORTAJE
VIOLENCIA
   Tercera de nueve partes
   En la capital del país las mujeres son asesinadas en sus hogares
La Ciudad de los derechos y los prejuicios de un juez
Especial
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México .- 27/11/2017

En cuatro años (2012 a 2015) en la Ciudad de México los datos del Sistema Nacional de Información en Salud (Sinais) revelan que ocurrieron 275 homicidios de mujeres, entre los cuales se podrían encontrar casos de feminicidio como el de Karen Joanna Sánchez Gochi pero que debido a las omisiones y negligencias de las autoridades de justicia, se califican e investigan como homicidios.

Los registros del Sinais –elaborados con los certificados de defunción de Salud, actas del registro civil y el cuaderno de defunciones del Ministerio Público– indican que en 25 por ciento de estos homicidios (72 casos) las mujeres fueron asesinadas dentro de su hogar y en 23 por ciento (64 casos) en la vía pública. Estos decesos fueron perpetrados principalmente por la noche, entre las 21 y 24 horas. El principal perfil de las víctimas son mujeres con edades de los 26 a los 40 años de edad.

Infografía realizada por Jovana Espinosa Orta, Brenda Sánchez Núñez y Priscila Hernández Flores

En el caso de Karen Joanna Sánchez Gochi, ella estudiaba Ciencias de la Comunicación en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), tenía 20 años de edad y el sueño de ser productora de televisión.

El 11 de junio de 2012, Mario Gabriel Enríquez Pérez fue a buscarla a las 10 de la noche a su casa; ella pidió permiso a su familia para verlo, él la llevó a un hotel de la colonia Obrera Popular en la delegación Azcapotzalco, donde la asfixió. Su cuerpo fue hallado al día siguiente.

El juez 52 de Primera Instancia del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Octavio Israel Cevallos, quien tuvo en sus manos el caso, se negó a analizar con perspectiva de género las pruebas que daban cuenta de un feminicidio y no de un homicidio, como finalmente concluyó.

Una condena de 35 años de prisión por el delito de “homicidio calificado”, recibió su agresor Mario Gabriel Enríquez Pérez pues para el juez no bastó que el asesinato de Karen cumpliera con las razones de género para acreditar un feminicidio.

Un año antes del asesino de la estudiante, en junio de 2011, la Ciudad de México destacó por su avance legislativo en tipificar el delito de feminicidio con 40 a 50 años de cárcel, incluso antes que el Código Penal Federal.

Cuatro meses después de la tipificación, daría certeza a las indagatorias con la creación del “Protocolo de investigación ministerial, policial y pericial del delito de feminicidio”, que cuenta con lineamientos en perspectiva de género y DH .Todo un andamiaje jurídico para no allanar el camino a la impunidad a las víctimas de feminicidio en la urbe.

Por estas razones, el Juez tenía todos los elementos para dictar la máxima sentencia por el delito de feminicidio a Enríquez Pérez: la joven fue encontrada desnuda, un signo de violencia sexual; el cuerpo fue expuesto en un hotel considerado un espacio público; fue incomunicada después de desaparecer y tenía una relación de confianza con el acusado, era su amigo de años atrás.  Son  cuatro de las cinco circunstancias que marca el tipo penal de feminicidio en la capital del país.

Sin embargo,  el juez Israel Cevallos desestimó estas evidencias y una grave lesión en el cráneo de Karen. Basado únicamente en el peritaje psicológico que dedujo que Enríquez Pérez “no era un sujeto peligroso para la sociedad”  le dictó en junio de 2013 una condena de 35 años de prisión.  Al escucharlo, el feminicida echó a reír tras las rejillas del juzgado.

EL FEMINICIDIO COMO HOMICIDIO

Datos de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México demuestran que entre 2015 a abril de 2017, abrió 116 carpetas de investigación por feminicidio pero solo ha dictado 77 sentencias por este delito desde julio de 2011 a abril de 2017, a pesar de que ha puesto a disposición a 219 probables responsables y vinculado a proceso a 203 acusados. Es decir, se investigan en promedio mensual 3 casos feminicidio en la capital del país.

La sentencia contra Mario Enríquez fue el colmo de una serie de irregularidades que vivió la familia de Karen. Desde que denunciaron la desaparición de la joven, en lugar de enviarlos a la Agencia Especializada de Investigación para la Atención del Delito de Homicidios Dolosos en Agravio de Mujeres, como correspondía según el sistema que había implementado un año antes la Procuraduría, los remitieron a la Fiscalía Antisecuestros, quien calificó el crimen como homicidio.

En la Agencia Novena del Ministerio Público, el personal le dijo a la familia que Karen “se había ido con el novio o había hecho berrinche”.  Ante el sarcasmo de las autoridades, su familia se convirtió en investigadora y pidió a la compañía telefónica del celular de Karen, los registros de sus llamadas. Así, supieron que las últimas que contestó fueron las de Mario. Aún con estas pruebas en mano, nadie les creyó hasta que encontraron el cuerpo de Karen y Mario confesó el asesinato.

En junio de 2013 la familia apeló en la Segunda Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal la sentencia contra Mario Enríquez, bajo el argumento de que el juez no analizó el caso desde la perspectiva de género y que no aceptó tres peritajes ofrecidos por la defensa de la familia: uno de criminalística, otro psicosocial y uno más sobre la violencia contra las mujeres.

Se reabrió el caso y un año después, sin cambios, el juez volvió a confirmar su sentencia por homicidio.

ANTE LA OMISIÓN, LA SCJN

Por las omisiones del Poder Judicial capitalino, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) atrajo el caso de Karen Sánchez Gochi. Es uno de los tres casos de feminicidio que ha tratado el máximo tribunal de justicia mexicano, que revisó el de Mariana Lima -asesinada en 2010 por su esposo en el Estado de México- y por el cual dio una sentencia histórica en marzo de 2015, al determinar que todo asesinato violento de una mujer debe investigarse como feminicidio.

Para el caso de Karen Sánchez se espera que dicte una sentencia similar respeto a las obligación al juzgar los casos de feminicidio, precisó en entrevista el coadyuvante legal del caso y director de la organización Justicia, Derechos Humanos y Género, Rodolfo Manuel Domínguez.  Sin embargo, no hay fecha para que se discuta.

Como sucede con Karen Gochi los casos feminicidio en la Ciudad de México no son reconocidos como tal, día a día las familias son revictimizadas, incluso algunas ven en libertad a los asesinos de las mujeres, como única opción las familias se acercan y apoyan en las organizaciones civiles, pero la impunidad es la constante para la mayoría.

* Reportaje colaborativo coordinado y elaborado por periodistas de la Red Nacional de Periodistas de Chiapas, Jalisco, Ciudad de México, Guanajuato, Hidalgo, Puebla, San Luis Potosí, Tamaulipas y Tlaxcala con motivo del 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres

17/HZM