NACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   Privación de servicios de salud, escasez de alimentos y censura
Crisis humanitaria y violación de DH en Venezuela
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 23/12/2016 La crisis humanitaria por la que atraviesa el país venezolano se agrava cada vez más. Las personas necesitan asistencia internacional para mitigar la escasez de alimentos y medicamentos sin que hasta la fecha el gobierno acepte la ayuda para solucionar la crisis, documentó la organización pro Derechos Humanos, Human Rights Watch (HRW).
 
En su informe “Crisis humanitaria en Venezuela”, la organización internacional señala que debido a la escasez de medicinas, tanto en los hospitales como en los centros privados de salud y comercios especializados en el área farmacéutica, no se pueden ofrecer tratamientos oportunos.
 
En Venezuela, 65 por ciento de los medicamentos  incluidos  en  la Lista  de  Medicamentos  Esenciales publicada  por  la  Organización Mundial de la Salud, no pueden ser adquiridos debido a su inexistencia. Casi 95 por ciento de esos medicamentos  no están disponibles en el país.
 
Desde enero de 2016, La Asamblea Nacional de Venezuela presentó una ley para atender la crisis humanitaria en salud, en la que se expresó preocupación por la inexistencia de equipos médicos, indispensables para la prestación del servicio de atención médica. Pese a que fue aceptada en un principio, el presidente Nicolás Maduro, la vetó.
 
Este acontecimiento, no sólo ha repercutido en la salud, sino también en los Derechos Humanos de la población civil, ya que las personas que se atreven a manifestarse son reprimidas, golpeadas, inclusive privadas de su libertad.
 
En mayo de 2016, el Presidente Nicolás Maduro pidió al Tribunal Supremo que bloqueara la ley adoptada por la Asamblea Nacional, donde actualmente hay mayoría opositora. De lo contrario ya se hubiera dado asistencia humanitaria internacional y desde luego, el envío de medicamentos, señaló la organización HRW.
 
En junio de 2016, el canciller venezolano, Delcy Rodríguez se dirigió al Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para desmentir la existencia de la crisis humanitaria.
 
“No hay crisis humanitaria en Venezuela. No la hay. Lo afirmo con toda responsabilidad”, acotó el funcionario.
 
En ese mismo mes, la ministra de salud, Luisana Melo, dijo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que: “en general, a la población venezolana sí se le garantiza su tratamiento y que hay medicamentos para cubrir todas las enfermedades”.
 
Mientras que el gobierno venezolano desmiente la crisis humanitaria y usa la represión en contra de personas que se manifiestan para exigir atención médica y alimentaria, organizaciones no gubernamentales expresaron su preocupación por atender a la población.
 
En Junio de 2016, la organización Human Human Rights Watch, realizó una serie de investigaciones en seis estados y centro del paí, Caracas.
 
Realizó entrevistas telefónicas y visitó el país: hospitales públicos y distintos lugares, donde personas formaban fila para comprar alimentos sujetos a los controles de precios impuestos por el gobierno.
 
HRW señala que más de 100 personas fueron entrevistadas, entre ellos: médicos, enfermeras y personas que realizaron  protestas por la escasez de alimentos y medicinas. También se tomó en cuenta a personas defensoras de Derechos Humanos.
 
Debido  a que existe una severa escasez de artículos de primera necesidad como alimentos, la situación se torna cada vez más difícil para los habitantes, sobre todo para las familias con escasos ingresos económicos, peor aún, cuando dependen de los bienes sujetos a precios altos, fijados por el gobierno.
 
En ocasiones en algunos mercados se pueden conseguir verduras, frutas, carnes, pescado y artículos básicos importados y en ciertas tiendas se ofrecen artículos de lujo como aceites de oliva y vinos importados, muchos venezolanos solamente pueden comprar alimentos sujetos a control de precios que, en la actualidad, son escasos, dice el informe.
 
En general las personas solamente pueden comprar un kilogramo de harina de maíz o arroz o dos paquetes de pañales por semana. En el caso de artículos como azúcar y papel han desaparecido por completo de los supermercados (Esta escasez se ha agravado desde 2014), detallaron los investigadores  de  la organización HRW.

 

GOBIERNO RESPONDE CON VIOLENCIA
 
La organización Human Rights Watch documentó varios casos de personas venezolanas que dijeron haber sufrido actos de intimidación o violencia por parte de funcionarios del gobierno, en respuesta a críticas públicas sobre la crisis humanitaria en el país.
 
Tanto médicos como profesionales de enfermería informaron haber sido amenazados con represalias, incluyendo ser despedidos de sus puestos, luego de haber hablado públicamente sobre la escasez de medicamentos e insumos médicos, y sobre la precariedad de la infraestructura en los hospitales donde trabajaban.
 
Diversos defensores de Derechos Humanos denunciaron un clima de intimidación como resultado de medidas aprobadas por el gobierno para restringir el financiamiento internacional y de las reiteradas acusaciones infundadas, proferidas por funcionarios y partidarios del gobierno, de que los defensores conspiraban para desestabilizar al país.
 
A su vez, ciudadanos de a pie venezolanos señalaron haber sido detenidos durante protestas por la escasez de alimentos y haber sufrido golpizas y otros maltratos durante su detención.
 
En el informe destacan recomendaciones entre las que se encuentran: que el Presidente Maduro debe adoptar medidas inmediatas y efectivas para abordar la crisis humanitaria en Venezuela como formular e implementar políticas efectivas destinadas a abordar la crisis en el sector de salud y la escasez de alimentos en Venezuela, y dar a conocer públicamente tales políticas.
 
Proporcionar periódicamente datos estadísticos actualizados sobre indicadores de salud básicos, entre ellos las tasas de mortalidad materna e infantil.
 
Asegurar que los partidarios del gobierno a quienes se les delega la distribución de alimentos y otros artículos sujetos a los precios máximos fijados por las autoridades no discriminen a opositores políticos o críticos; y explorar más oportunidades para asegurar ayuda de organismos internacionales que proveen asistencia humanitaria.
 
Añadió que, el presidente y su gobierno deberían desistir del uso de tácticas autoritarias para intimidar y castigar a críticos y al respecto debería dar instrucciones a la ministra de salud para asegurar que los médicos y el personal de enfermería que trabajan en hospitales públicos no sufran represalias por criticar o expresar su preocupación ante la escasez de medicamentos.
 
También dijo a la Fiscal general de la República que debería  iniciar investigaciones oportunas, exhaustivas e imparciales sobre los señalamientos de abusos documentados en el informe  de Human, incluidas las detenciones arbitrarias y el maltrato físico de detenidos.

16/CAR/KVR/LGL







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com