Argentina, sin presidente hasta el miércoles próximo

    Rosario es la ciudad donde inician los saqueos
Argentina, sin presidente hasta el miércoles próximo
Por: Sophie Romanié
cimac | Rosario.- 31/12/2001

Tras la renuncia de dos jefes de gobierno argentinos en una semana, todo apunta a que este país iniciará el año 2002 sin un presidente.

A través de la televisión nacional, el presidente elegido por el Congreso Nacional, Adolfo Rodríguez Saa, presentó su renuncia indeclinable desde la provincia de San Luis el domingo por la noche. Argumentó no contar con el apoyo de todos los gobernadores justicialistas.

En la elocución de su discurso de despedida comenzó comentando los planes económicos que tenía para sacar a la Argentina de la crisis al explicar las razones para recortar a los funcionarios políticos, plantear una moratoria al pago de deuda externa y su lucha contra la corruptela.

Añadió que dado que el lobby político pesa más en ese país sudamericano que los intereses de la patria, él se retiraba. Terminó su discurso con un acentuado tono nacionalista " Viva la patria".

Cabe recordar que tras las protestas del viernes pasado, el sábado por la mañana todo el gabinete le presentó la renuncia, los funcionarios no contaban con un buen prestigio y su imagen pública es muy negativa frente a la ciudadanía.

Luego de la renuncia, el expresidente Rodriguez Saa aclaró que el presidente del Senado, J. Porta nuevamente se hará cargo del gobierno. Y no se elegirá presidente interino hasta reunir nuevamente al Congreso, lo que podría ocurrir hasta el próximo miércoles.

FUERON EN ROSARIO LOS PRIMEROS SAQUEOS

En Argentina los saqueos se originaron aquí en Rosario, la segunda ciudad en importancia y con un índice oficial de 17 por ciento de desempleo. centenares de personas se agruparon frente a supermercados para ingresar en busca de alimentos, destrozando lo que encontraron y robando también máquinas registradoras o electrodomésticos.

Sumaron 50 los comercios allanados. Si bien los saqueadores intentaron entrar en multinacionales como el hipermercado Carrefour, de capital francés, la policía protegió estos comercios, por lo que negocios de barrio, más pequeños, sufrieron los daños. Estos hechos, difundidos a lo largo del país por la televisión, producirían un efecto de contagio hacia otras ciudades.

Los analistas políticos habían anunciado previamente este estallido, sobre el cual las autoridades no escucharon: las políticas neoliberales y el tesudo pago a la deuda externa por parte del ex ministro Cavallo F. llevaron a recortar tanto el gasto público, que hizo mella en la población.

La ciudadanía responsable de los saqueos son personas en pobreza extrema. Habitan en los alrededores de Rosario dentro de viviendas de cartón en asentamientos que cada vez que llueve deben ser evacuados por el gobierno.

Cada familia tiene como promedio ocho hijos, quienes asisten a la escuela para recibir diariamente su vaso de leche o el alimento de mediodía, en muchos casos el único.

Mientras la deuda se seguía pagando, el recorte a la salud causó que se dejaran de pagar salarios a los médicos, se acabaran algunos medicamentos y se sobrepoblaran los servicios.

Antes la clase media con sus aportes ayudaba a palear la situación de los más pobres, pero la crisis les llevó a requerir las mismas medidas se protección que los otros.

No es la primera vez que Rosario --gran urbe industrial que compitiera por ser la capital argentina en el pasado-- comienza con las olas de saqueos. Ocurrió igual en el año de 1989. Pero fueron más organizados en este diciembre de 2001, lo que levantó las sospechas de analistas quienes no descartan la idea de que fueran conducidos por dirigentes oposicionistas.







       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente