NACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   Fundadora del Colectivo Ollin Calli, en Tijuana
Antes de ser trabajadoras, somos humanas: Margarita Ávalos Salas
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 01/06/2017
Nadie cree que la franja fronteriza entre México y Estados Unidos sea un lugar estratégico para la organización de la clase trabajadora, pero contra todo pronóstico de éxito y sin importar que allí la gente vaya de un lado a otro, Margarita Ávalos Salas decidió instalar un colectivo en esa zona para defender y enseñar a defender los derechos laborales.
 
El Colectivo Ollin Calli surgió hace ocho años (en 2009) en la ciudad de Tijuana, la más poblada del estado fronterizo de Baja California y donde proliferan las plantas maquiladoras, una industria caracterizada por solicitar mano de obra de baja calificación, ofrecer bajos salarios y emplear a migrantes, muchas veces indígenas, que quedan varados en la frontera.
 
En esta ciudad, clave para entrar a California, ya en territorio estadounidense, Margarita ha escuchado los relatos de las empleadas de la maquila que viven acoso sexual, padecen enfermedades producto de su trabajo, de quienes son despedidas sin ninguna indemnización, o que trabajan más de 12 horas continuas, de pie, sin ir al baño y sin tomar agua.
 
Cada vez que conoce esas historias entiende lo que sucede, lo sabe porque ha estudiado las leyes laborales, la teoría de los Derechos Humanos, se ha parado en las oficinas de las Juntas de Conciliación y Arbitraje, ha sostenido las banderas roji-negras en las huelgas, pero sobre todo lo comprende porque fue trabajadora de la maquila, jornalera, campesina y empleada del hogar.
 
Años de experiencia y trabajo que en marzo pasado la hicieron merecedora del Reconocimiento Hermila Galindo 2017 que otorga la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) para reconocer la labor a favor de los derechos de las mujeres.
 
¿TIENE QUE SER ASÍ?
 
Ollin Calli está escrito en náhuatl, se traduce como “colectivo en movimiento”. La razón del nombre, dice la defensora, es porque la mayoría de las y los integrantes son personas que llegaron a Tijuana desde el centro o del sur del país, donde se habla náhuatl y aunque la tarea principal es defender derechos laborales también quieren rescatar el lugar de donde son.
 
“Yo soy de Puebla, nací en un pueblito donde digo no llega ni dios ni el gobierno, es como muchos otros lugares, muy alejado, donde no llegan servicios pero tampoco justicia; hay sabiduría pero también hay mucha violencia”, rememora la joven.
 
Hija de dos campesinos, la niña Margarita se dedicaba a juntar leña, tierra de encino para plantas y a hacer carbón; cuando su madre estaba a punto de morir de cáncer cérvico uterino se fue a vivir con sus tíos donde aprendió a trabajar en el campo para ganarse el derecho a estar en una casa que no era la suya.
 
“Iban por nosotros a las 4 de la mañana porque en la mañana, cultivábamos todo lo que tenía que ver con hojas verdes para que no se marchitaran cuando salía el sol y, cuando salía el sol, trabajábamos tomate, maíz y otras cosas, pero en la noche nos llevaban a las empacadoras a lavar, a empacar para subirlo a los camiones.
 
“Regresábamos a media noche y luego iban por nosotras a las 4, 5 de la mañana. Descansábamos muy poco. A las 4 de la mañana andábamos en los surcos, con lodo, ni siquiera podíamos usar chanclas porque las perdíamos en el lodo, andábamos descalzas, con falda, sin suéter o uno muy delgadito, muchas veces sin sombrero porque el sombrero lo usan los hombres”.
 
A los 13 años Margarita dejó su pueblo y se fue a la ciudad como lo hacían las niñas de su edad que debían trabajar, y allí comenzó a hacer la limpieza de casas y a cuidar niños. En su búsqueda de un mejor futuro llegó con empleadoras que le contaban cada alimento que comía y se lo descontaba de su sueldo.
 
“Trabajé en varias casas, pero una de las casas donde me tocó trabajar, el patrón era alcohólico, golpeaba a la esposa. Como este hombre era violento y alcohólico, se gastaba el dinero, la patrona me pagaba, pero cuando ella se quedaba sin dinero me decía: préstame dinero de tu salario para que podamos comer todos.
 
“Trabaje en otro lugar donde me levantaba a las 4 de la mañana a hacer desayunos, a limpiar la casa, regar jardines, me acostaba como a las 12 de la noche, dormía muy poco. Sólo tenía permiso de desayunar dos huevos, dos tortillas y un vaso de agua; solo comía la comida que sobraba y por ningún motivo tenía derecho a cenar”.
Los maltratos de su familia, de las mujeres con que trabajó y su negativa a querer seguir la tradición de casarse, aprender a hacer tortillas y quedarse en casa la hizo preguntarse si era normal que a cada lugar donde iba había violencia. “Yo me preguntaba ¿así tiene que ser?, por eso decidió viajar a Tijuana.
 
“Cuando tenía 17 años, por distintos tipos de violencia: familiar, laboral e incluso violencia institucional, es que decido ir de Puebla a Tijuana y allá es donde conozco la industria maquiladora cuando llego, el mismo día que llegó, el 24 de febrero del año 2000, inicio a trabajar. Obviamente cuando yo fui no sabía qué era la maquila”.
 
CAER DEL PARAÍSO
 
La adolescente ingenua y soñadora que llegó a la frontera tenía dos metas: estudiar y ser rica. Hoy, a los 34 años mira hacia atrás ríe y confiesa que sólo logró la primera porque el segundo objetivo dejó de serlo porque encontró más sentido en acompañar las demandas de personas que como ella dejan la vida en una empresa.
 
“Yo siempre pensaba “quiero estudiar” y pensaba que quizás en Tijuana lo iba a hacer. Llegué como a las 12 del día. Llevaba sólo dos cambios de ropa y llevaba muchísimas cosas de semillas, chiles, por encargo de personas que vivían en la frontera, pero la maleta más grande que llevaba era la de sueños.
 
Cuando recuerda el momento que cambio su vida, todavía habla en presente como si se viera en el espejo. “Cuando llego al aeropuerto mi prima va por mí, llego al lugar donde vive. Cuando llegó a su casa me dice: ¿dónde quieres trabajar?”, ese diálogo fue impacto porque la joven de ese entonces no tenía claro que podía elegir a dónde ir.
 
-¿Qué hay?, respondí.
 
-Hay muchísimas maquilas y puede trabajar en la que tú quieras
-¿De veras?
 
-En la que tú quieras.
 
“No comimos, dejamos las cosas y me dijo vámonos, Inmediatamente nos fuimos a la maquila, llegamos casi a las 2 de la tarde y nada más me dijo: Ve a ese cuarto. Cuando entre lo único que me preguntaron fue cómo te llamas y de dónde vienes. Margarita de Puebla”.
 
Con una facilidad inusual, sin ningún requisito y acostumbrada al trabajo rudo y de muchas horas la joven comenzó a laborar en Industria Fronteriza, una planta que fabricaba medias y tobimedias. Allí fue enviada a la línea de producción, revisaba que las medidas no tuvieran defectos y con las manos planchaba las prendas calientes recién fabricadas.
 
“Se me hacía facilísimo. Cuando conocí la maquila y comencé a trabajar los primeros tres días decía: Qué fácil es esto. Sentía que había dado el gran paso de mi vida y que estaba en el paraíso”. Comparado con el trabajo de campo y con el trabajo del hogar, lo que hacía en la maquila no era nada.
 
“Fueron pasando las semanas y comenzaron a obligarme a trabajar otro turno y luego otro turno. Yo decía “si trabajo más me van a pagar más y si me van a pagar más me voy a hacer rica y si me hago rica voy a poder tener una casa y voy a poder estudiar”. Llegó el momento en que trabajaba hasta 24 horas al día, sin tiempo para hacer dos comidas.
 
“Las compañeras me enseñaron a aguantar esos turnos, tomar café con coca y aspirinas para aguantar. Al principio era ¿quieres quedarte? Yo dije sí. Cuando quería decir que no, se convirtió en obligatorio, porque ellos supieron aprovechar muy bien la energía que tenía en ese momento, la disposición y la ingenuidad”.
 
El paraíso terminó cuando Margarita comenzó a dejar de distinguir las palabras y escuchar sólo zumbidos porque pasaban noches sin dormir, cuando vio que podía morir en el horno, un gran cuarto donde las trabajadoras entraban a dejar las telas sin ningún tipo de protección para el calor, pero en particular cuando fue enviada a lavar telas.
 
“La ropa que no se desmanchaba en las lavadoras la lavábamos con las manos, las manos nos quedaban feas –rojas, peladas, con ardor-, yo me preguntaba por qué no usábamos guantes. Un día, a escondidas, compré un guante de plástico. Cuando los metí el agua a esos líquidos el guante se deshizo. Yo decía esto ya no esta tan bien”.
 
Margarita Ávalos Salas,fundadora del colectivo Ollin Calli. CIMACFoto: César Martínez López.
 
Además, vio más cosas que no le gustaban. “En la fábrica había mujeres y hombres. Las mujeres estaban en las líneas de producción donde no se puede platicar, ir al baño, tomar agua, había que pedir permiso para todo, los regaños eran más duros. Los hombres hacían el trabajo donde pagaban más, por ejemplo, las maquinas tejedoras o donde se podían desplazarse sin tener que pedir permiso, por ejemplo, el almacén”.
 
ATENDER A LAS MUJERES
 
El paso al activismo lo dio cuando una compañera que trabajó en la maquila y que tuvo una enfermedad en los ojos por la pelusa a la que se exponía, la invitó a asistir a talleres sobre derechos de las mujeres, allí las participantes empezaron a hablar de sus problemas laborales y no sólo de sus derechos como ciudadanas.
 
En ese entonces se dio cuenta que había empleadas que eran obligadas a presionar a las otras para que se quedaran en los turnos dobles o triples para sacar la producción, también le dijeron que había algo que llamaba “reparto de utilidades” y que era un derecho de los trabajadores.
 
Con la certeza de que bastaba pedir ese derecho para obtenerlo regresó a la maquila, pero se encontró con que no era tan fácil. Fue despedida junto con otro grupo de trabajadores que hizo el mismo reclamo. Con el apoyo del Centro de Información para Trabajadoras y Trabajadores comenzó a gestarse una huelga que duraría siete años.
 
Después de un largo proceso jurídico, la intervención de un sindicato charro y el cierre de la empresa, las y los trabajadores ganaron el caso. “De allí no tuve ni un solo peso. Si se logró que el resto de los trabajadores se adjudicaran los bienes, se vendió, y se repartió el dinero. No tuve nada, pero pienso que lo más importante –dice recalcando el más– fue el aprendizaje”.
 
La joven Margarita activa y con fuerza para hablar en público fue una de las voceras, tan clara en sus planteamientos que el Centro de Información le interesó su liderazgo. “Para los medios, la solidaridad internacional, los abogados, las organizaciones, era como muy interesante verme como activista porque decían: es que representas muchas cosas; a la clase trabajadora, a los migrantes, a los indígenas, a las mujeres”.
 
Para el movimiento de trabajadores era atractivo que una persona tuviera visión, convocatoria y energía, así comenzó a trabajar en el activismo y en la maquila al mismo tiempo, pero después decidió que su trabajo era más importante con los obreros que haciendo ricos a los patrones y se fue de lleno como defensora.
 
Como fundadora de Ollin Calli ha buscado dar un nuevo enfoque a los derechos laborales; hacer ver que también son Derechos Humanos y analizarlos y defenderlos desde la perspectiva de género. “Desde mi punto de vista, antes de ser trabajadora soy humana. Ahora ya se logró que sean reconocidos, pero hablamos de eso muchísimo antes”.
 
En cada demanda que Margarita redactó puso énfasis en que los derechos laborales son Derechos Humanos porque asegura que el simple hecho de no dejar a las trabajadoras ir al baño o no tener permiso para ir al médico atenta contra la dignidad humana, como también es un atentado el acoso y el hostigamiento sexual en los centros laborales.
 
El Colectivo tiene un área jurídica y una cooperativa para subsistir porque no sólo representan a las y los trabajadores de la maquila, también lleva casos de los jornaleros, por ejemplo, de quienes llegan a los campos agrícolas de San Quintín, en Baja California, y muchas veces hasta las demandas de trabajadores de otros estados.
 
Apoya la defensa legal, aunque no es abogada, pero ahora puede destacar que logró cumplir uno de sus sueños de niña: estudió la primaria en el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), tomó diplomados, estudió la preparatoria abierta, estudió la licenciatura en Informática y ahora está estudiando Administración.
 
Para Margarita la frontera ha resultado un lugar estratégico, allí los trabajadores que llegan aprenden de sus derechos y ese aprendizaje se va cualquier lado a donde lleguen, se esparce, algo imprescindible cuando las condiciones laborales van empeorando, trabajadores sin contratos, discriminados y con sueldos precarios.
 
17/AG/GG
 







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com