INTERNACIONAL
VIOLENCIA
   También tiene repercusiones económicas en los países: BID
Violencia intrafamiliar afecta desarrollo infantil
CimacFoto | Yunuhen Rangel Medina
Por: Anaiz Zamora Márquez
Cimacnoticias | México, DF.- 24/01/2013

Las consecuencias de la  violencia doméstica que viven las mujeres en América Latina (AL) se expanden más allá de la vivencia personal, ya que inciden en la salud y mortalidad de sus hijas e hijos, e incluso en el desarrollo económico de su país.
 
La violencia que viven las mujeres dentro de su hogar está relacionada con la presencia de enfermedades en las y los niños y con un alto índice de mortalidad infantil, dijeron especialistas durante el panel “El costo de la exposición de la mujer a la violencia”, organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington.
 
En el evento se presentaron resultados de investigaciones sobre las consecuencias intangibles y económicas de la violencia contra las mujeres, cometida principalmente por personas cercanas a ellas y en su entorno inmediato.
 
Jorge Agüero, investigador del Grupo de Análisis para el Desarrollo (Grade), y Marco Manacorda, académico de la Universidad Queen Mary de Londres, aseguraron que la violencia doméstica va más allá de una violación a los Derechos Humanos de las mujeres, pues también afecta el desarrollo económico y personal de las futuras generaciones.
 
Según el estudio “Estimaciones causales de los costos intangibles de la violencia contra las mujeres en AL y el Caribe”, presentado por Agüero, la salud de las y los niños se puede ver altamente afectada si viven en una familia donde la madre es violentada, toda vez que presentan bajo peso al nacer, sufren diarreas constantes en los primeros años de vida, desnutrición o baja estatura y en algunos casos no tienen las vacunas completas.
 
Con datos recolectados en Colombia, República Dominicana, Haití, y Perú, de la investigación se desprende que las probabilidades de que una mujer sufra agresiones disminuyen si cuenta con la posibilidad de ir a un centro de atención especializada.
 
Al presentar el análisis “Vida y muerte en las favelas”, Marco Manacorda dijo que los nueve meses del embarazo son primordiales para garantizar oportunidades de desarrollo futuro a las y los niños, pues se puede asegurar un buen desempeño escolar que con los años se reflejaría en posibilidades de empleo, lo que al mismo tiempo determina el desarrollo económico de un país.
 
De acuerdo con los estudios, los elevados niveles de violencia durante el embarazo inciden en las altas tasas de mortalidad infantil, ya que sufrir una agresión durante la gestación puede derivar en abortos espontáneos o en nacimientos prematuros.
 
A lo anterior se agrega el estrés psicológico que vive la mujer y sus efectos sobre el feto, si se encuentra en un ambiente de violencia.
 
Las y los niños nacidos en un ámbito con altos índices de violencia tienen menos posibilidades de enfrentar de manera positiva los efectos de la vida, así como menores posibilidades de desarrollo personal, aseguró Manacorda.
 
13/AZM/RMB