NACIONAL
VIOLENCIA
   Denunciar la violencia para no dejar solas a las mujeres: experta
No cerrar los ojos ante feminicidio, primer paso hacia la justicia
Por: Gladis Torres Ruiz
Cimacnoticias | México, DF.- 19/10/2012

Ante el feminicidio imparable y la ola de violencia desatada por el narcotráfico y los cuerpos de seguridad en todo el país, la sociedad mexicana ha preferido “cerrar los ojos” y evitar cualquier reflexión para erradicar prejuicios y estigmas que perpetúan las agresiones contra las mujeres.
 
“Las mujeres víctimas de violencia se están quedando solas”, alertó en entrevista con Cimacnoticias la investigadora feminista Dalia Barrera Bassols.
 
La profesora de la División de Posgrado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) convocó a que la sociedad en su conjunto voltee a ver la violencia contra las mujeres, a fin de “dar una respuesta pública muy seria” contra ese flagelo.
 
“Tendría que haber grandes foros en los que estuviéramos reflexionando qué estamos haciendo como sociedad en el presente y para el futuro”, consideró la coordinadora de la línea de investigación sobre Género y Política de la ENAH.
 
Entre 2006 y 2011, periodo que comprende el sexenio de Felipe Calderón, la violencia en la pareja o en la familia pasó de 43.2 a 46.1 por ciento, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2011 (Endireh).
 
Ese mismo sondeo reveló que entre las mexicanas aún hay quienes ven “normal” la violencia contra ellas. Tan es así que 29 por ciento de las encuestadas dijo estar de acuerdo en que “si hay golpes o maltrato en casa es un asunto de familia y ahí debe quedar”.
 
El 16.8 por ciento de las mujeres estuvo de acuerdo en que “una esposa debe obedecer a su esposo o pareja en todo lo que él ordene”.
 
HERIDA ABIERTA
 
“A diario lo vemos en el periódico. Conozco mucha gente que lee diario el periódico y no quiere hablar del tema. Cree que con cerrar los ojos, como lo hacen con los 60 mil muertos que ya van para 100 mil en esta administración, ya no existiera la violencia; eso nos está pasando”, observó la especialista.
 
“En la violencia de género hay una herida muy grande, y las heridas se tienen que curar, abrir, tienen que supurar y tiene que haber un restablecimiento; si no se abren, si no sale todo, se acumulan la pus y la descomposición social”, advirtió.
 
Por ello, Dalia Barrera subrayó que es momento de que la sociedad “deje de quedarse callada y exija un alto a la violencia contra las mujeres”.
 
La maestra en Economía y doctora en Sociología, ambos grados por la UNAM, explicó que el estado de violencia generalizada que priva en el país multiplica las agresiones contra las mujeres pobres, indígenas y mestizas, las urbanas trabajadoras y las estudiantes.
 
“Hemos llegado a un grado de normalización que el salir de noche o temprano a la calle ya es un permiso (para ser atacada). Es decir, si salgo de mi casa a las 5 de la mañana porque entro a trabajar a una panadería a las 5:30, se interpreta que porque estoy sola en la calle a esas horas se puede hacer conmigo lo que se quiera”, criticó.
 
La académica abundó que en la violencia de género “confluyen el odio, la misoginia, las ganas de destruir, la violación sexual y muchas veces las ganas de matar, a lo que se suma el aislar, callar, no dar voz, la actitud de la sociedad de ‘mejor no hablemos de eso, mejor cerremos los ojos’”.
 
Como sociedad no podemos seguir pensando que sólo van a violar o matar a las mujeres que “no son de mi familia”. “Ninguna mujer, absolutamente ninguna, se dedique a lo que se dedique, merece que la violen o la maten”, concluyó.
 
12/GTR/RMB