Nueva Identidad
Alerta de Violencia de Género
Por: Lourdes Godínez Leal
CIMAC | México, DF.- 23/06/2009

La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, que entró en vigor el 2 de febrero de 2007, es una ley marco, no punitiva, que considera por vez primera a las mujeres, como sujetas de derecho.

Contempla 4 principios rectores para que éstas puedan acceder a una vida libre de violencia que deberán ser observados en la elaboración y ejecución de políticas públicas federal y locales: igualdad jurídica entre la mujer y el hombre; el respeto a la dignidad humana de las mujeres; la no discriminación y su libertad.

Para ello, establece una serie de disposiciones que deberán ser coordinadas por los 3 niveles de gobierno que garanticen a las mujeres el pleno ejercicio de sus derechos y a vivir sin violencia.

En el capítulo V habla de la violencia feminicida y de la Alerta de Violencia de Género (AVG). A la primera la define como "la forma extrema de violencia contra las mujeres producto de la violación de sus derechos humanos en los ámbitos público y privado, conformada por el conjunto de conductas misóginas que pueden conllevar impunidad social y del Estado y puede culminar en homicidio y otras formas de muerte violenta de mujeres".

A la segunda como el conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida en un territorio determinado, ejercida por un individuo o una comunidad cuyo fin es garantizar la seguridad de las mujeres, el cese de la violencia en su contra y la eliminación de las desigualdades producidas por una legislación que agravia sus derechos humanos (agravio comparado).

Según lo establece la Ley, la AVG pretende ser un mecanismo de protección eficaz e inmediato para salvaguardar la vida e integridad de las mujeres, que funcionaría, según la voz de una de sus creadoras, la ex legisladora feminista Angélica de la Peña, como las acciones de protección civil.

Sin embargo esto no ha resultado tan sencillo ya que para que se declare la Alerta de Violencia de Género tienen que existir por lo menos dos circunstancias: que las autoridades reconozcan la existencia de violencia feminicida y que quien la solicita, cubra una serie de trámites, impuestos en el Reglamento de la Ley, que pueden durar meses.

Cabe recordar que desde que entró en vigor la Ley General, se han hecho dos solicitudes formales por parte de organizaciones civiles, como lo mandata la legislación, para decretar la AVG: en Oaxaca (por violencia feminicida) y Guanajuato (por agravio comparado).

En Chihuahua, hubo un intento de las organizaciones civiles de la entidad para decretar la AVG ante la violencia feminicida que se ha documentado desde 1993. No obstante, esta solicitud presentada ante el Congreso local no prosperó ante la negativa de los legisladores locales y porque en la Ley estatal no se reconoce ni la violencia feminicida, ni la Alerta.

Otros estados de la República mexicana que han omitido en sus leyes locales la violencia feminicida son Aguascalientes, Durango, Hidalgo y Nuevo León, mientras que los que no establecen la AVG son Chihuahua, Hidalgo, Morelos, Nuevos León, Puebla y Tlaxcala.

09/LGL/GG