Población
   Denunciada por la Residente de Infraestructura Hidroagrícola
Chihuahua: investiga la Función Pública corrupción en Conagua
Por: Dora Villalobos Mendoza/corresponsal
CIMAC | Chihuahua, Méx..- 12/11/2007

Silvia Patricia Barragán Ortiz, residente general de Infraestructura Hidroagrícola de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) descubrió y denunció una intrincada red de corrupción y tráfico de influencias que opera tanto en Conagua como en la Secretaría de Desarrollo Rural del Gobierno estatal.

Pero ni Arturo Cepeda, provisional titular de Conagua, ni en el Subcomité Hidroagrícola que se reúne periódicamente en la Secretaría de Desarrollo Rural para revisar los avances del programa Alianza para el Campo le respondieron satisfactoriamente.

Envió entonces un correo digital a Sergio Soto Priante, subdirector general de Infraestructura Hidroagrícola, donde le solicitó una audiencia para detallarle las anomalías que encontró.

El mail que la funcionaria envió el 2 de mayo dice textualmente:
Hola Ing. buenas tardes, cómo está. Espero muy bien.
Ing. primero que nada quiero pedirle una disculpa porque yo se que tiene muchos pendientes, pero necesito que me de una cita para hablar con usted de algo que está ocurriendo en esta Dirección local y que a mi parecer es muy importante.

"Como antecedente le quiero comentar que en estos momentos el Gobierno del Estado, específicamente el c.p. Reyes Ramón Cadena Payán, el Ing. Pablo Israel Esparza y el Ing. Oscar Enríquez, todos ellos de la Secretaría de Desarrollo Rural, expresaron no querer tener ningún trato conmigo, ya que les estoy cuestionando el por qué no están llevando a cabo el Programa de Alianza para el Campo de acuerdo a la normatividad de los mismos, específicamente en lo que se refiere al Programa de Uso Pleno de la Infraestructura Hidroagrícola y al Uso Eficiente del Agua y la Energía Eléctrica.

"Por esa situación, ellos hablaron con el Ing. Arturo Cepeda, encargado de esta Dirección local y le comentaron que yo era muy tajante, cosa que me cuestionó el Ing. Cedepa, diciéndome también que no fuera tan obvia. No se por qué me dijo esto, pero por supuesto le respondí el por qué de mi actitud y desgraciadamente el Ing. Cepeda les autorizó una solicitud de apoyo de un Dr. Baeza Cisneros, misma que yo les cuestionaba, ya que estaba fuera de toda normatividad porque la obra ya está terminada y la empresa ni siquiera estaba registrada dentro de nuestro padrón de empresas confiables, requisitos fundamentales a la hora de la elegibilidad de las solicitudes para apoyo y lógicamente lo están manejando como que apenas se va a llevar a cabo la obra.

"Lógicamente no estuve de acuerdo, pero pues donde manda capitán no gobierna marinero, pero yo quisiera que no se siguieran dando este tipo de situaciones porque los mismos ingenieros de mi área me comentan que siempre ha sido lo mismo.

"Debido a esto y a otras cosas quiero platicar con usted porque estoy segura que usted menos que nadie desea que seamos cómplices de actos indebidos a la hora de manejar nuestros recursos y como usted sabe bien yo soy la responsable de esta RGIH y por consiguiente de estos programas que son recursos 50 por ciento federal, 10 por ciento estatal y 40 por ciento usuarios.

"Ing. no quisiera que pensara que soy una persona problemática, pero no se imagina cómo me preocupa que todos nuestros recursos se manejen como debe ser, de acuerdo a nuestra normatividad, situación que he platicado con la gente del Gobierno del Estado, pero lógicamente ellos no lo ven así.

"Bueno Ing. quedo en espera de que me de una cita para platicar más a detalle de esta y otras situaciones. Le envío un cordial saludo.

INVESTIGACIÓN

Soto Priante le contestó a Barragán Ortiz. Pero no con la cita que ella estaba pidiendo, sino a través del Órgano de Control Interno que tiene la Secretaría de la Función Pública en Conagua.

La funcionaria recibió el oficio número 16/005/0.1.1-1265/2007, firmado por Celso Castro Vázquez, titular del Área de Quejas, el 6 de junio, donde le anunciaron que el Órgano de Control Interno abrió una investigación sobre la irregularidad que detectó en la obra autorizada a Baeza Cisneros.

Sobre el particular, hago de su conocimiento que esta autoridad acordó iniciar el expediente de investigación al rubro citado, al advertirse datos e indicios que pudieran ser susceptibles de responsabilidad administrativa, por lo que una vez que se concluyan las investigaciones se le dará a conocer el resultado correspondiente, dice el oficio que recibió Barragán Ortiz.

La obra que solicita Raúl Baeza Cisneros es un sistema de riego presurizado que cuesta 340 mil pesos, de los cuales el Gobierno federal pondría 170 mil pesos y el Gobierno del estado 34 mil.

Según la inspección que realizó la Residencia General de Infraestructura Hidroagrícola de Conagua, la obra ya está realizada en el rancho El Paraíso, que se ubica en Las Varas, Saucillo, propiedad de Baeza Cisneros.

De acuerdo al expediente que Barragán Ortiz entregó al Órgano de Control Interno de Conagua, Baeza Cisneros recibió 251 mil pesos de apoyo en el 2005 y ahora está solicitando otro subsidio, pero no procede porque ya está realizada.

Además, la obra no se concursó y la hizo Rex Irrigación Delicias, firma que no figura entre las empresas confiables que tiene Conagua.

La funcionaria aclara que debido a la investigación que abrió el Órgano de Control Interno de Conagua, este año la Secretaría de Desarrollo Rural no ha entregado el recurso a Baeza Cisneros.

SIMULACIÓN DE CONCURSOS

Pero las irregularidades no acaban ahí. Además de entregar subsidio gubernamental a chihuahuenses que no lo necesitan y operar el recurso fuera de normatividad, Conagua y la Secretaría de Desarrollo Rural simulan los concursos de obra para beneficiar a unas cuantas empresas, particularmente la del menonita Peter Wiebe Neufeld.

Barragán Ortiz presenta documentos donde muestra que Wiebe Neufeld recibió la tercera parte de los 108 millones de pesos que gastó el programa Alianza para el Campo en 275 obras de irrigación para campesinos en el 2005 y el 2006.

El programa Alianza para el Campo dispuso 48 millones 380 mil pesos para apoyar 138 obras en el 2005, en las vertientes Uso Eficiente del Agua y Energía Eléctrica (UEAEE) y Uso Pleno de la Infraestructura Hidroagrícola (UPIH). De esa cantidad, 14 millones 452 mil pesos pararon en manos de Wiebe Neufeld por 22 obras que realizó.

En el 2006 el programa destinó 59 millones 572 mil pesos para 137 obras y de esa cantidad 14 millones 257 mil pesos los ejerció el mencionado menonita en 14 obras que hizo.

Si la empresa de Wiebe Neufeld hubiera ganado las obras vía concurso estaría bien. Pero Barragán Ortiz descubrió que Conagua y la Secretaría de Desarrollo Rural asignaron el recurso a través de concursos disfrazados porque las obras ya estaban realizadas.

A la funcionaria le llamó la atención que Wiebe Neufeld casi siempre apareciera en los supuestos concursos con empresas propiedad de Sergio Paniagua Pérez, José Loya Chávez y Pablo Lira Rizo que se dedican a giros muy distintos.

La empresa de Wiebe Neufeld realiza obras grandes que tienen que ver con reparación y equipamiento de pozos agrícolas y las otras dos se dedican a la instalación eléctrica y de tubería.

Otra cosa que le llamó la atención de la residente general de Infraestructura Hidroagrícola de Conagua es que las obras que realizó Wiebe Neufeld en el 2005 y el 2006 están en los campos menonitas de Cuauhtémoc.

Además le sorprendió que sin mayor trámite le adjudicaran varias obras en los campos menonitas de Ojinaga en el ejercicio del 2007 que todavía se está operando.

Cuando la funcionaria indagó en los campos de Ojinaga, los menonitas le revelaron cómo funciona el negocio de Wiebe Neufeld. El menonita les instala equipos de riego a sus compañeros, con la promesa que posteriormente podrán recuperar parte de la inversión con subsidio gubernamental que él mismo les consigue.

Wiebe Neufeld primero cobra una buena suma de dinero por la instalación y venta de los equipos de riego. Y después les cobra a los menonitas una considerable cuota por conseguirles el recurso del programa Alianza para el Campo.

Barragán Ortiz está segura que Wiebe Neufeld opera en complicidad con Óscar Enríquez Loya, responsable del programa Alianza para el Campo en la Secretaría de Desarrollo Rural.

Dice que Enríquez Loya prácticamente le ordena a Conagua a qué usuarios beneficie y a qué empresas adjudique las obras.

La gente llega a Conagua de parte de Enríquez Loya exigiendo el recurso sin hacer ningún trámite y cuando le decimos que debe llenar una solicitud a ver si la obra que solicita es viable, se molesta mucho y amenaza con mover sus influencias para destituirnos, afirma la funcionaria.

SOLUCIÓN A MEDIAS

Barragán Ortiz asegura que en junio pasado cuando Sergio Alfonso Cano Fonseca asumió la dirección local de Conagua, le detalló las irregularidades que encontró. Dice que el nuevo titular de la institución le aseguró que investigaría las anomalías y actuaría en consecuencia.

La funcionaria indica que Cano Fonseca cumplió su promesa, pero sólo en parte porque destituyó algunos de los implicados pero la red de corrupción y tráfico de influencias sigue operando, ahora con su consentimiento.

Barragán Ortiz asumió la Residencia General de Infraestructura Hidroagrícola de Conagua en diciembre del 2005, a través de un concurso que hizo el Sistema de Servicio Profesional de Carrera.

Entre sus colaboradores estaba Mario Moreno Martínez, quien coordinaba el Uso Eficiente del Agua y Energía Eléctrica (UEAEE) y el Uso Pleno de la Infraestructura Hidroagrícola (UPIH), vertientes del programa Alianza para el Campo donde encontró las irregularidades.

Moreno Martínez fue destituido en septiembre pasado junto con Arturo Cepeda, Blanca Silvia Ávila, Emilio Pérez Acuña y Ricardo Burgos, los tres últimos de áreas que no tienen ingerencia en el programa Alianza para el Campo.

Barragán Ortiz explica que en el 2006 prácticamente dejó el programa en manos de Moreno Martínez porque no estaba familiarizada con su operación. Por eso fue hasta este año cuando detectó las anomalías.

Especifica que Enríquez Loya opera el programa en la Secretaría de Desarrollo Rural, siempre con el visto bueno del titular de la dependencia, Ramón Reyes Cadena.

Asegura que a partir de la investigación que abrió el Órgano de Control Interno por la obra que le autorizaron a Raúl Baeza Cisneros, su situación se complicó tanto en Conagua como en la Secretaría de Desarrollo Rural.

Afirma que el propio Ramón Reyes Cadena, secretario de Desarrollo Rural, pidió su cabeza pero en Conagua no la pueden destituir porque llegó a través del Sistema de Servicio Profesional de Carrera.

Dice que el director local de Conagua intentó reubicarla recientemente a Ciudad Juárez, pero tuvo que revirar cuando denunció el hostigamiento de su superior ante la oficina regional de Monterrey, Nuevo León, donde le advirtieron a Sergio Alfonso Cano Fonseca que no puede hacer ningún cambio de manera unilateral.

Pero la guerra que el director local de Conagua ha emprendido contra Barragán Ortiz no tiene cuartel. La funcionaria señala que en represalia, su superior le quitó todas las funciones que le competen como residente general de Infraestructura Hidroagrícola y se las dio a Lauro Antonio Fernández Carrasco, subdirector de Asistencia Técnica Operativa.

Barragán Ortiz ya hizo la denuncia ante la Secretaría de la Función Pública y envió copia a la Presidencia de la República, a la dirección nacional de Conagua y al Órgano de Control Interno de esa institución.

Traté por todos los medios de no llegar hasta ustedes, toqué muchas puertas y lo único que logré es que el Ing. Sergio Alfonso Cano Fonseca, director local, me haya quitado todas mis funciones y me esté aplicando la ley del hielo, y todo por haber detectado irregularidades en el programa Alianza para el Campo, lo que originó el enojo del c.p. Reyes Ramón Cadena Payán y del Ing. Oscar Enríquez Loya, de la Secretaría de Desarrollo Rural del Gobierno del Estado, indica la residente general de Infraestructura Hidroagrícola de Conagua en la denuncia que envió el jueves pasado a la Secretaría de la Función Pública.

Añade: Por lo que quiero interponer ante ustedes una denuncia, así como expresarles mi más grande indignación por el trato recibido en esta dirección local de Chihuahua, por parte del Ing. Alfonso Cano Fonseca, director local, el cual entró en funciones el pasado 12 de junio del presente año.

Así como también por parte del Ing. Lauro Antonio Fernández Carrasco, actual encargado de la subdirección de Asistencia Técnica Operativa, quien siguiendo las instrucciones del Ing. Sergio Alfonso Cano Fonseca, ha usurpado mis funciones como residente general de Infraestructura Hidroagrícola, titularidad que gané en concurso público abierto, por medio de la Ley del Servicio Profesional de Carrera.

Barragán Ortiz asegura en la denuncia que a raíz de las irregularidades que detectó, empezó a ser hostigada tanto por directivos de Conagua como de la Secretaría de Desarrollo Rural.

Narra el trato que recibió en una ocasión por parte del titular de la Secretaría de Desarrollo Rural, frente a funcionarios de Conagua:

... Reyes Ramón Cadena Payán y Oscar Enríquez Loya me gritaron e insultaron alegando que por mi culpa, por querer ser tan normativa, no se estaban ejerciendo los recursos. Y como por parte de Conagua no hubo nadie que les pusiera un alto, la situación llegó a tal grado que Reyes Ramón Cadena Payán se puso furioso y empezó a gritar, insultándome y diciendo: No quiero que esta señora vuelva a pisar estas oficinas de Desarrollo Rural, o sacan a esta señora de los programas o me salgo yo, esta señora no vuelve a pisar mi oficina y como siempre lo hace, dio por terminada la reunión, no sin antes tener una reunión en privado con el Ing. Sergio Alfonso Cano Fonseca, así como con Oscar Enríquez Loya.

La funcionaria agrega en la denuncia: Al día siguiente de la desagradable reunión de trabajo, el Ing. Sergio Alfonso Cano Fonseca me manda llamar y me comenta que Reyes Ramón Cadena Payán le solicitó que me destituyeran de mi puesto porque lógicamente les estorbaba y la desilución de mi parte fue mayor cuando me propuso enviarme a Cd. Juárez para que se calmaran las aguas con Reyes Ramón Cadena y Oscar Enríquez Loya.

Lógicamente me pareció tan indigna la actitud del Ing. Sergio Alfonso Cano Fonseca y por supuesto se lo hice saber y elexplica, que no estaba de acuerdo. Como resultado de todo esto el Ing. Sergio Alfonso Cano Fonseca, para darle gusto a Reyes Ramón Cadena y a Oscar Enríquez Loya, me sacó de las reuniones del subcomité agrícola y de las reuniones del Fofae, mismas que se llevan a cabo todos los miércoles y lunes en las oficinas de la Secretaría de Desarrollo Rural.

Barragán Ortiz asegura que el hostigamiento que sufre ha llegado a tal punto que teme por su seguridad y la de su familia. Por eso responsabiliza de cualquier cosa que le ocurra a Sergio Alfonso Cano Fonseca, director local de Conagua; Ramón Reyes Cadena, secretario de desarrollo Rural; Oscar Enríquez, encargado del programa Alianza para el Campo; al menonita Peter Wiebe Neufeld y a los empresarios Sergio Paniagua Pérez, José Loya Chávez y Pablo Lira Rizo.
07/DV/GG