LABORAL
   CTC no violentó el proceso, como en 1988: Secretaria General
Sindicato Nacional de Hospitales ganó titularidad en Sanatorio Español
Por: Guadalupe Cruz Jaimes
CIMAC | México DF.- 01/05/2008

Con 876 votos a favor, contra 7 de la Central de Trabajadores y Campesinos (CTC), el Sindicato Nacional de Hospitales ganó la titularidad del Contrato Colectivo de Trabajo del Sanatorio Español, Sociedad de Beneficencia Española en México, con sede en el Distrito Federal.

El recuento se llevó a cabo el pasado miércoles por la tarde en la Junta de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México, bajo resguardo policíaco, ya que las y los trabajadores de la CTC habían amenazado a la base trabajadora con golpearlos si se presentaban a votar.

El Sindicato Nacional de Hospitales, integrado por Grupo Ángeles del Pedregal y las Lomas, Inglés-Santa Fe, y el Sanatorio Español (inaugurado el 5 de agosto de 1932 en la Ciudad de México), es parte del Sindicato de Trabajadores de Tintorerías, Lavanderías, Hospitales, Laboratorios médicos, Mantenimiento y Servicios de limpieza general, cuenta con cerca de 8 mil afiliadas y afiliados, de los cuales el 70 por ciento son mujeres.

La lideresa del sindicato, Patricia Elizabeth Méndez Moguel, perteneciente a la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), señaló que el recuento representó "un triunfo ya que se lograron las condiciones para tener un diálogo sin el problema de tener un sindicato que esquiroleaba, además de un diálogo equilibrado con la empresa y que vamos a tener la oportunidad de ser más productivos, para poder defender nuestro contrato".

Esta vez, el recuento por la titularidad del Contrato se dio en condiciones muy diferentes a lo ocurrido hace 20 años, a finales de 1988, cuando la Junta Local presenció a puertas cerradas la "golpiza de 300 mujeres, que habían sido citadas por la Junta y no las dejaron entrar y aquí afuera de las instalaciones fueron golpeadas por agresores, 200 golpeadores del CTC", lamentó la Secretaria General.

Relató emocionada la participación de sus compañeras y compañeros en el recuento de hace dos décadas, cuando fueron "golpeados, humillados sometidos por querer tener el derecho de decidir quienes eran sus dirigentes".

"En aquel momento, detalló, con el aval del entonces secretario de Trabajo, Arsenio Farell Cubillas, y del presidente en turno, Carlos Salinas de Gortari, la CTC mató al Sindicato Único de Trabajadores del Sanatorio Español, que era una asociación independiente".

No obstante, la sindicalista expresó con agrado que "hoy la policía del Distrito Federal está protegiéndonos, como ciudadanas y ciudadanos que somos, al igual que la empresa (Sanatorio Español) porque también se temía que las y los trabajadores fueran agredidos al salir de su centro de trabajo".

Teníamos temor, dijo durante el recuento la Secretaria, porque "los mismos trabajadores sindicalizados con la CTC amenazaron con golpear a las y los trabajadores si venían a votar y les dijeron que recordaran lo ocurrido hace 20 años, pero a pesar de las amenazas, siguen llegando".

Patricia Méndez, quien ocupa la Secretaría Nacional desde 1990, considera que "la lucha ha sido dura, con la titularidad de los dos sindicatos había mucha confrontación. Durante las revisiones los señores de la CTC se sentaban y nosotras teníamos que revisar el Contrato y negociar las cláusulas".

Asimismo, aclaró que "no hubo manejos desfavorables, hemos defendido ese Contrato, yo siempre trato de defender al máximo que haya los mínimos legales para ir levantando las condiciones de trabajo". En este proceso, "hemos actuado con impecabilidad dentro de la ley", señaló Méndez Moguel.

La demanda por la titularidad fue presentada por la Secretaria General el 6 de marzo pasado, el 18 de abril se llevó a cabo la primera y única audiencia en la que la Junta Local se reservó la resolución. Y hace 6 días este mismo organismo notificó el recuento, que se celebró sin percance alguno el día de ayer.

La lideresa del Sindicato Nacional de Hospitales manifestó: "No soy muy de las preferidas de las empresas para que les firme contratos, pero no me importa yo no acepto contratos de protección".

LA LUCHA HA SIDO DURA

Patricia Elizabeth Méndez Moguel es sindicalizada desde hace 22 años, inició planchando sábanas, como trabajadora de lavanderías en el hospital Ángeles de Pedregal, de donde fue despedida por defender el contrato colectivo.

En entrevista, la dirigente sindical aseguró que "estos años ha sido una lucha muy dura, globalización, tendencias de flexibilización, defender los contratos. La bronca empezó con el ex presidente Miguel de la Madrid y se consolidó con Salinas de Gortari".

Méndez Moguel, mujer de carácter fuerte y de gran sensibilidad, dijo a Cimacnoticias que "antes estuve abajo con las y los trabajadores, pero sigo siendo de ahí".

Por ello expresó que su prioridad "es la defensa de los contratos, el pago de los tiempos extras, que se siga manteniendo las 8 horas de trabajo, las revisiones salariales, luchar por entrar a los comités de donde se hacen esos índices de productividad para que los bonos de productividad sean medibles".

Para Moguel, el respeto a los derechos humanos y laborales de las trabajadoras es importante porque, como mujer, dice entender la problemática de sus compañeras. Sin embargo, reconoce que los dirigentes sindicales no se preocupan por las necesidades de las mujeres trabajadoras.

Patricia Méndez tiene un hijo de 26 años quien, por la lucha sindical de su madre, creció entre las asambleas seccionales acompañándola.

La mujer, de cabello corto y cano, dijo a Cimacnoticias que aunque en las organizaciones sindicales la discriminación de género es una realidad, ella no permite que se le discrimine.

Con el Sindicato Nacional de Hospitales a su cargo "hemos hecho modificaciones a los Estatutos para poder cuidar la equidad de género: los Comités seccionales 50 y 50 por ciento de mujeres y hombres, 30 por ciento como mínimo por género, aquí también se defiende la equidad de los varones.

Para llegar a la dirigencia nacional "sacrifiqué estar con mi hijo por dedicarle tiempo al sindicalismo, tuve que medirme a las mismas condiciones que los varones, prepararme, ser mejor, avanzar, llevar mejores propuestas, ganar espacios y micrófonos", afirmó.

En la opinión de Paty, como la conocen sus compañeras de trabajo, quienes dicen sentir "admiración y respeto" por ella, para entrar al ámbito laboral "te tienes que masculinizar, hay que ser casi como ellos, pero no somos tan despiadadas y me mantengo firme en mis convicciones".

08/GCJ/GG/CV