SIDA
   Las hizo más vulnerables para contraer el virus: Balance
Sufrió violencia 80 por ciento de mujeres con VIH
Por: Guadalupe Cruz Jaimes
CIMAC | México DF.- 10/01/2011

A pesar de que la mayoría de las mexicanas con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) ha sufrido algún tipo de violencia y de que este hecho las hizo más vulnerables para adquirir la enfermedad, las políticas públicas para prevenir y atender la problemática son insuficientes.

En entrevista con Cimacnoticias, Eugenia López Uribe, coordinadora general de Balance, organización promotora de los derechos sexuales con énfasis en mujeres y jóvenes, dijo que es preciso que el vínculo entre violencia de género y VIH se considere en el diseño e implementación de políticas públicas en México, donde 7 de cada 10 mujeres sufre algún tipo de violencia.

De acuerdo con la experta, la violencia de género "inhabilita a las mujeres para que utilicen condón y para que negocien el uso de éste".

La realidad es "preocupante y debe atenderse con la finalidad de disminuir la vulnerabilidad que tienen las mexicanas para adquirir el virus", ya que según un estudio realizado por Balance en mujeres con VIH de diversos estados del país, 80 por ciento sufrió algún tipo de violencia.

En el análisis, elaborado en conjunto con Tamil Kendall, especialista en la problemática de mujeres y VIH, Balance señala que 67.7 por ciento de entrevistadas padeció violencia física, 38.7 sufrió violencia sexual y 58 por ciento experimentó violencia psicológica.

A su vez, 9.6 por ciento de las mujeres que comentaron que son seropositivas sufrió violencia física; el mismo porcentaje dijo que padeció violencia sexual y 22.5 por ciento violencia psicológica, debido a que al hablar de su condición "su pareja se siente agraviado porque evidencia que él también es seropositivo".

A estos tipos de violencia relacionados con el aumento de la vulnerabilidad de las mexicanas para adquirir VIH, se suma la violencia institucional, ya que "los mensajes de prevención no están dirigidos a la población en mayor riesgo: las mujeres unidas", quienes no son consideradas una población a la que se le deba dar información e insumos para prevenir la transmisión del virus.

Y en consecuencia tampoco se les ofrece la prueba de detección del VIH, aun cuando llega a los servicios médicos con "síntomas de quienes son víctimas de violencia", refirió López Uribe.

Abundó que la violencia de género no se menciona en el plan nacional de VIH y tampoco se reconoce como un aspecto integral de atención de los servicios de salud para mujeres seropositivas.

Puso como ejemplo que la violencia no se identifica como parte de la consejería previa a la prueba del virus, ni como parte de la consejería posterior a la detección del VIH para las mujeres que resultaron positivas.

Los instrumentos que en el país tienen en cuenta la relación de violencia de género y VIH son la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, la Norma Oficial Mexicana (NOM) 190 -que establece los criterios para la atención médica de la violencia intrafamiliar-, y la NOM 010, que plantea los lineamientos para la prevención y control de la infección por VIH, los cuales, aseguró Eugenia López, "en los hechos no se aplican".



11/GCJ/RMB/LGL