INFANCIA
   De parte de personal del PMA a niñas refugiadas en Liberia
Investigan acusación de Save the Children sobre abuso sexual
Cimac | México, DF.- 10/05/2006

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el resto de las agencias de la ONU, rechaza y condena los abusos sexuales a niñas refugiadas en Liberia de parte del personal de esos mismos organismos.

En rueda de prensa, Christiane Berthiaume, portavoz del PMA dijo que según el informe elaborado por Save the Children integrado por el testimonio de 315 menores que viven en campos de desplazados liberianos, al menos la mitad de las niñas refugiadas accede e incluso busca mantener relaciones sexuales con hombres mayores a cambio de dinero para sus familias, trato de favor o comida.

En esos refugios viven más de 1.3 millones de liberianos afectados por 15 años de guerra civil, en la que han muerto más de 250 mil personas.

De las entrevistas se deduce, según la ONG, que la explotación sexual es una práctica común, lo que resulta "triste, horrible e intolerable", calificó Berthiaume.

La portavoz de la ONU en Ginebra, Marie Heuzé, dijo que en lo que va del año se tiene constancia de 8 casos, que son investigados, aunque la ONG asegura que los abusos afectan a más del 50 por ciento de las niñas de entre 12 y 18 años que vive en los campamentos.

Heuzé, reconoció "evidentes carencias de protección de los civiles en los campos de refugiados de Liberia".

Tras la publicación del informe, la cadena británica de televisión BBC también informó de que una joven de 20 años le relató que fue obligada a tener relaciones sexuales con un trabajador del PMA.

Hace 4 años, la ONU prometió una serie de medidas para evitar la explotación sexual después del escándalo generado por la información de que cascos azules en la República Democrática del Congo habían pagado a adolescentes con frutas y algunas monedas a cambio de sexo.

Sin embargo, "el PMA trabaja directamente con 32 ONG en Liberia, la mayoría locales, y es imposible vigilar a todo el mundo en todo momento", según Berthiaume, quien aseguró que la organización dedica "grandes esfuerzos" a instruir a sus colaboradores sobre lo que se debe hacer y lo que no.

El portavoz del Fondo de la ONU para la Protección de la Infancia (UNICEF), Damien Personnaz, dijo que "no hay razón para dudar de la seriedad de las acusaciones vertidas en el informe de Save the Children" y recordó que su organización es la encargada de prevenir que se den ese tipo de prácticas.

06/LR