Transporte público en Oaxaca, foco rojo de violencia para mujeres

ESTADOS
VIOLENCIA
   Acoso sexual, abuso sexual y violación en autobuses y taxis
Transporte público en Oaxaca, foco rojo de violencia para mujeres
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Citlalli López Velázquez, corresponsal
Cimacnoticias | Oaxaca, Oax.- 22/11/2016

El transporte público y los puntos en donde se espera el abordaje de autobuses o taxis, se han convertido en focos rojos de acoso y violencia sexual para las mujeres en la capital oaxaqueña.
 
Estadísticas, así como testimonios de las usuarias dan cuenta que diariamente son víctimas de este delito ya sea de manera verbal o física.
 
La integrante de Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, organización de la sociedad civil dedicada al acompañamiento jurídico de mujeres, Ana María Hernández Cárdenas, señaló que en los últimos dos meses y medio, el número de casos por violencia sexual se incrementó, sin embargo la cifra negra de casos que no se denuncian es mayor a quienes acuden a las autoridades para iniciar averiguaciones previas.
 
El Diagnóstico Georreferencial para Conocer la Incidencia Delictiva en las Rutas del Transporte Público en Oaxaca, desarrollado por el Laboratorio de Psicología Social en el 2014, detalla que la ruta del transporte público más peligrosa para las mujeres es la que corre de Ciudad Universitaria al Centro.
 
Las encuestas aplicadas a 140 mujeres indican que sobre dicha ruta -que en su mayoría es utilizada por jóvenes universitarias- han sido víctimas de piropos obscenos u ofensivos, así como de miradas ofensivas a su cuerpo o tocamientos.
 
De las 111 mujeres que afirmaron ser miradas morbosamente en su cuerpo, 90 por ciento consideró que es grave; 77 por ciento consideró que es un delito, pero sólo 5 por ciento se defendió y lo denunció.
 
De las 106 mujeres que contestaron que les han dicho piropos obscenos o de carácter sexual; a 85 por ciento le parece que es grave; 83 por ciento considera que es un delito, pero solamente 8 por ciento se defendió y lo denunció.
 
De 41 mujeres que han sufrido algún robo o asalto; 95 por ciento consideró que es grave, pero solamente 20 por ciento interpuso una denuncia. De las dos mujeres que fueron forzadas a tener relaciones sexuales, ambas consideran que es un delito muy grave, sin embargo ninguna de ellas se defendió ni presentó una denuncia ante las autoridades.
 
La ausencia de querellas -explicó Hernández Cárdenas- se ha generado a partir de la falta de confianza en las autoridades para garantizar justicia, el sometimiento a revictimización o por los prejuicios que las coloca como culpables de la agresión.
 
“Los delitos relacionados con el abuso o cuerpo de las mujeres genera mucha vergüenza en ellas, por ello no llegan a denunciar las agresiones. El nivel de frecuencia es mayor de lo que una encuesta puede arrojar.”
 
Un sondeo realizado a mujeres que esperaban el transporte público arroja que diariamente sufren agresiones sexuales en estos puntos o dentro del transporte. Una de las principales agresiones son las frases obscenas o piropos lanzados desde otros vehículos y miradas lascivas.
 
En las rutas de mayor aglomeración, los agresores suelen recargar sus genitales en el cuerpo de las mujeres. El sondeo arrojó que este tipo de agresiones no son denunciadas porque consideran que no habrá manera de probar el delito.
 
Ante esta situación las agresiones sexuales han escalado hasta el grado de violación o abuso sexual como el ocurrido el pasado 26 de octubre de 2016 cuando una joven de 21 años de edad fue abusada sexualmente por el conductor de un taxi foráneo y su acompañante.
 
Dicho caso ocurrido en San Jacinto Amilpas no ha sido el único en que se ve involucrado un taxista. El 9 de diciembre de 2013 una joven estudiante fue violada por un chofer de transporte público. Los hechos ocurrieron en la jurisdicción de la agencia municipal de Montoya de esta capital.
 
Durante el Foro Internacional de Transporte de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) se observó que la falta de transporte accesible, confiable y frecuente, puede afectar a las mujeres y a la capacidad de cualquiera para acceder a una oportunidad de empleo en zonas urbanas, que pueden hacer una gran diferencia para mujeres en particular.
 
16/CLV/LGL