Sin recetas el aumento de la participación política femenina

Especial - 50 Aniversario del Voto Femenino
   
Sin recetas el aumento de la participación política femenina
Por: Cecilia Lavalle
cimac | Chetumal.- 29/09/2003

Las normas legales para aumentar la participación de las mujeres en política no implican que los derechos y las libertades se traduzcan inmediatamente en una práctica social efectiva, afirmó aquí Jacqueline Peschard, la primera y única mujer consejera del Instituto Federal Electoral (IFE).

En una conferencia magistral dictada aquí el fin de semana en el marco del foro Conmemoración por los 50 años del Voto de la Mujer en México, organizado por el Instituto Electoral de Quintana Roo, la también doctora en Ciencias Sociales destacó que el promedio de representación política de las mujeres en América Latina apenas alcanza el 16 por ciento.

"Eso está muy lejos del 30 por ciento que se recomienda para alcanzar la llamada masa crítica, indispensable para que la agenda de las mujeres pueda ser realmente promovida y traducida en políticas y acciones públicas concretas", afirmó la consejera.

En el evento, celebrado en la capital de Quintana Roo, que reunió a consejeras electorales de casi todo el país, Peschard resaltó que la presencia de las mujeres en la Cámara de Diputados aumentó a 23 por ciento –a diferencia del casi 17 por ciento de la legislatura anterior- gracias a las reformas electorales de 2002.

Con ese porcentaje, dijo, México pasó al cuarto lugar de representatividad femenina en los congresos de América Latina detrás de Cuba, Costa Rica y Argentina que manejan índices de participación femenina superiores al 30 por ciento.

LAS LEYES DE CUOTAS

Peschard advirtió que la implementación legal de la cuota de género debe pasar por un proceso de adaptación social para que se convierta en una práctica cotidiana.

Es necesario, dijo, que la ciudadanía se apropie de reformas con este sentido de equidad para que formen parte del imaginario colectivo y así convertirlos en referente cotidiano de las conductas y relaciones sociales, por lo que las leyes de cuotas deben ser temporales.

La también catedrática de la UNAM señaló que en el ámbito político "las mujeres siguen siendo más la excepción que la regla. La presencia actual de las mujeres en los congresos locales alcanza apenas un promedio de 15.1 por ciento aunque existen casos extremos como Quintana Roo que tiene 32 por ciento de diputadas y Baja California Sur con 28.5 por ciento, mientras que en Jalisco, Nuevo León y San Luis Potosí solamente cuentan con 7.5, 7 y 4 por ciento respectivamente".

Remarcó que incluso en los novedosos órganos autónomos de Estado, como el IFE y los institutos estatales electorales, la composición por género es menor "pese a su diseño institucional de corte democrático".

Señaló como ejemplo que en IFE únicamente cinco de los 55 cargos superiores están ocupados por mujeres y en el caso de los institutos estatales la presencia femenina alcanza un promedio de 19.8 por ciento.

Aunque los consejos electorales de Quintana Roo, Querétaro, México y Campeche tienen 43 por ciento de funcionarias, en estados como Michoacán, Morelos, Puebla y Tamaulipas no hay una sola.

"Las mujeres todavía son actores sociales inesperados", afirmó la catedrática, y remarcó que es preciso que ellas vayan ganando terreno en la llamada "representación femenina sustantiva" comprometida con las demandas y las causas específicas de las mujeres.

Como lo han señalado reportes de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), "la lucha de las mujeres por conquistar las mismas oportunidades y derechos de los hombres no solamente es un asunto de justicia sino de aspiración de un mayor bienestar humano".

2003/CL/MEL