Mujeres Yaquis se organizaron para ampararse y detener megaproyecto

ESTADOS
DERECHOS HUMANOS
   Amenazadas por cometer “apología del delito y provocación”
Mujeres Yaquis se organizaron para ampararse y detener megaproyecto
Imagen retomada del sitio mediosobson.com
Por: Gema Villela Valenzuela
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 01/11/2016

La violencia generada por la empresa transnacional IEnova (Sempra Energy) en la comunidad Yaqui del estado de Sonora, es un ataque a la cultura indígena y a los derechos de las mujeres, indicó la representante legal que interpuso el amparo a nombre de las autoridades de Bácum, ante el Juzgado Séptimo de Distrito.
 
En entrevista con Cimacnoticias, la abogada Alma V. Ch. dijo que las mujeres indígenas que habitan en la Loma de Bácum, quienes han participado de manera activa en la defensa del territorio colectivo de los 8 pueblos Yaquis, están bajo amenaza y las criminalizan al señalarlas socialmente por cometer “apología del delito” y “provocación”, aunque aún no reciben notificaciones oficiales de parte del Ministerio Público.
 
Confirmó que fueron las mujeres que habitan en la Loma de Bácum, quienes buscaron el apoyo legal para interponer el amparo con número 312/2016 ante el Juzgado Séptimo de Distrito el pasado 4 de abril, que busca detener la construcción del megaproyecto que afectará una franja de 90 kilómetros de largo por 10 metros de ancho en el territorio colectivo de los 8 pueblos Yaquis, acción legal que fue firmada en colectivo porque es toda la comunidad la que se opone.
 
Alma V. Ch. dijo que las mujeres han recibido amenazas de parte de los miembros de la comunidad que trabajan para la transnacional IEnova (Sempra Energy), quienes les advirtieron que incendiarán sus casas si continúan oponiéndose a la obra. Sin embargo, la abogada comentó que son mayoría quienes se oponen a la construcción del ducto, pero no fueron escuchados por sus autoridades.
 
La unión de las mujeres Yaquis del pueblo de Vícam (uno de los 8 pueblos Yaquis, ubicado en el municipio de Guaymas), que integran la agrupación Jamut Boo’o (Camino de Mujer), firmaron un documento en apoyo a las autoridades tradicionales de la Loma de Bácum, el pasado viernes 28 de octubre, en donde manifiestan su descontento por la forma en la que realizaron el consenso en los otros pueblos de la etnia.
 
La empresa transnacional IEnova, señaló la abogada, ha provocado violencia entre los miembros de la misma etnia al contratar a los habitantes de la Loma de Guamuchil para que cuiden la construcción del ducto y ha llevado un proceso de consenso de la obra de manera individual (por cada pueblo Yaqui) cuando debió hacerlo de manera colectiva.
 
La abogada dijo que los derechos que les están violentando con esa construcción son a la autonomía y decisión de los pueblos indígenas, así como el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.
 
Sobre la orden de detención de la obra emitida por el Juzgado Séptimo de Distrito (dos días después de presentado el amparo) en respuesta al recurso legal interpuesto por la comunidad de la Loma de Bácum, la representante legal dijo que la empresa argumentó que “no está construyendo en el territorio perteneciente a la Loma de Bácum, que el territorio en donde están construyendo es colectivo”.
 
El seguimiento del amparo lo lleva el Tribunal Colegiado (federal) del Décimo Tercer Circuito, quien tendrá que resolver qué extensión comprende el territorio colectivo de los 8 pueblos Yaquis y de la Loma de Bácum, para proceder con la detención de la obra o en su defecto permitir que la empresa continúe con la instalación del ducto de gas natural.
 
16/GVV/LGL