Familia de Belén no tiene certeza de que su hija apareció

NACIONAL
VIOLENCIA
   Después de una semana rompen el silencio y preguntan ¿dónde está?
Familia de Belén no tiene certeza de que su hija apareció
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Montserrat Antúnez Estrada
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 01/06/2017

A una semana de que la Procuraduría capitalina anunció que Belén Montserrat Cortés Santiago, estudiante de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) fue hallada en el estado de Hidalgo, su familia no tiene la certeza de su aparición pues “sólo les mostraron una fotografía  de mala calidad y ninguna credencial oficial que avale que haya sido Belén quien realmente declaró”.

Así lo informaron esta mañana sus familiares- papás y hermanos- en una conferencia de prensa en el plantel Centro de la UACM, en la que estuvieron ausentes las autoridades universitarias y la cual fue moderada por la académica de Comunicación y Cultura, Aleyda Gaspar González.
 
En la rueda de prensa, la madre de Belén, Leticia Santiago, precisó que los funcionarios del Centro de Atención a Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA) “nos dijeron que el caso está cerrado. La pregunta que nos hacemos todos, mencionó, es: ¿dónde está Belén? La queremos de vuelta en casa y en su universidad”. 
 
El padre de Belén, Benito Cortés, comentó que la madrugada del 25 de mayo cuando, según les confirmaron autoridades del CAPEA, Belén acudió a declarar los funcionarios “no le pidieron una identificación oficial que constatara que era ella, no tenían que dejarla ir hasta que acudiéramos a identificarla”, externó.
 
Otra irregularidad, agregaron, es que no fueron​ notificados cuando Belén rindió declaración en CAPEA, “esto aunque fuimos nosotros quienes denunciamos su desaparición”, mencionó Benito Cortés. 
 
“Como prueba de que está bien solo nos mostraron una foto de ella en blanco y negro, ni siquiera era de buena calidad”, dijo a Cimacnoticias Leticia Santiago.
 
Belén, quien trabajaba vendiendo pastes en las calles de la colonia donde vivía con su familia, San Miguel Teotongo, en la delegación Iztapalapa, no regresó a su casa el 29 de abril después del trabajo, pese a que había avisado a sus padres que eso haría. Tras varios días, la PGJDF anunció en los medios que había sido localizada y no quería ver a sus padres, lo que inconformó y preocupó a la familia, a quien tampoco se le ha dado copia del expediente.
 
Al término de la conferencia, alumnado, familiares y docentes de la UACM caminaron a la Procuraduría capitalina para entregar una carta firmada por más de 400 personas de la comunidad universitaria, cerca de 300 ciudadanos externos y 40 colectivos y organizaciones civiles, donde piden a la autoridad que compruebe que Belén prefería no ver a su familia, como se dijo a los medios. Esta fue entregada en la Oficialía de Partes.
 
Ahí, fueron atendidas por el director general de Atención a Víctimas del Delito, de la PGJDF, Carlos Rodríguez Campos, quien les reiteró que no podían proporcionarles información de su paradero por decisión de la joven, ya que ella es mayor de edad.
 
Ante las irregularidades presentadas, el hermano de Belén, César Cortés Santiago expuso que su familia prevé acudir a la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal para denunciar el tratamiento de la Procuraduría capitalina hacia el caso.
 
AMIGOS DESCONOCÍAN PARADERO
 
En el anuncio del 25 de mayo el Procurador señaló que personas cercanas a Belén siempre supieron de su paradero y que ella decidió ausentarse de manera voluntaria. Sin embargo, la académica Tania Paloma Hernández Ramírez y el profesor de Belén, Samuel Cielo Canales, negaron esta versión.
 
Señalaron, en entrevista con Cimacnoticias, que luego de consultar a las y los compañeros de clase de la joven de 19 años, éstos negaron lo dicho por el Procurador. “Ellos, como nosotros y su familia, no saben ni sabían dónde estaba, por eso desde antes organizamos brigadas para buscarla”, comentó Cielo Canales.
 
El suyo no es el único caso en la zona. “Quince días después de la desaparición de mi hija una chica que vive en la colonia también desapareció, no saben dónde está”, comentó Leticia Santiago.
 
El profesor Samuel Cielo aseguró que durante las dos brigadas de búsqueda realizadas por la comunidad estudiantil en dicha colonia, previo al anuncio de la procuraduría, otras familias denunciaron que sus hijas también habían sido desaparecidas. “Son tantas que perdimos la cuenta”, señaló.

El caso de Belén ocurrió en un contexto donde desde 2013 el número de mujeres desaparecidas ha aumentado. De acuerdo al "Sexto Informe del Observatorio para Prevenir y Combatir la Trata de Personas" (2016) del Centro de Estudios Sociales y Culturales, en 2013 se registraron mil 322 casos de mujeres desaparecidas en la Ciudad de México. 

De acuerdo con el informe, las desapariciones suman 3 mil 839 (de 2013 a 2015) pero sólo en 20.7 por ciento (795) de los casos, las mujeres fueron localizadas.

 17/MMAE/GG