Exigen aclarar feminicidio de Romina Aramayo en Argentina

INTERNACIONAL
VIOLENCIA
   Autoridades del Estado involucradas, dice familia
Exigen aclarar feminicidio de Romina Aramayo en Argentina
Romina Aramayo | Foto: cortesía familia Aramayo
Por: Milva Benitez y Josefina López Mac Kenzie corresponsales
Cimacnoticias | Buenos Aires, Arg.- 25/11/2016

Este 23 de noviembre, dos días antes de la fecha que la Asamblea General de las Naciones Unidas propone como jornada para la reflexión y denuncia de las diferentes formas de violencia que sufren las mujeres, los familiares y amigos de Romina Aramayo se movilizarán ante los tribunales locales para que se esclarezca su brutal asesinato, ocurrido en abril de 2014.
 
Susana Trimarco, la mujer que desde 2002 busca a su hija María de los Ángeles, “Marita” Verón, secuestrada y desaparecida por una red de trata dedicada a la explotación sexual de mujeres también en el norte argentino, apoya el reclamo y le pidió al Fiscal General jujeño que se “investigue a miembros de la policía provincial que podrían estar involucrados en el femicidio/feminicidio”.
 
El cuerpo torturado y con signos de abuso sexual de Romina apareció en la capital jujeña a la vera de un canal de agua, el 9 de abril de 2014, después de estar más de cuatro días desaparecida.
 
Estaba detrás de unos pastizales, cerca de una casilla de seguridad abandonada. Los animales carroñeros ya lo habían atacado pero los forenses encontraron señas de que la abusaron con una estaca y la golpearon con saña. Desde entonces, en la investigación de su “homicidio calificado agravado por violencia de género”, que conduce el fiscal provincial Carlos Farfán, no hay detenidos ni imputados.
 
El padre de Romina, Juan Aramayo, asegura que esto no es casual: “detrás del crimen de mi hija hay gente cercana al poder”, le dijo a Cimacnoticias. Por las indagaciones que él mismo realizó, afirma que el asesinato de su hija se inserta en una trama de extorsiones que involucran al dueño de un prostíbulo, a las fuerzas de seguridad y el poder político de la provincia. Esta posibilidad se hizo patente para Aramayo, después de recibir un llamado anónimo en el que le advertían al respecto, y tras confirmar que en su última noche con vida, Romina estuvo en el prostíbulo Wolf Night Club, donde era explotada sexualmente.
 
El dueño de ese prostíbulo, Roberto Fontanet, está procesado desde 2013 por el delito de trata de mujeres con fines de explotación sexual, en un expediente elevado a juicio el mismo año del asesinato de Romina. Esa investigación, en manos del titular del Juzgado Federal No 1, empezó en 2011 por la denuncia anónima de unas mujeres colombianas; pero cuando Fontanet declaró dio pistas que fueron desoídas e involucraban a funcionarios policiales y del poder local. “Las chicas colombianas están asentadas en el libro de la policía” -contó a los interrogadores- y dijo que él “siempre” tenía a las chicas “en el libro” porque “son las que están habilitadas para trabajar”.
 
Con todos esos elementos en la mano, el titular de la Procuraduría para el Combate de la Trata y Explotación de Personas (Protex), fiscal general Marcelo Colombo, y el jefe de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), fiscal general Abel Córdoba, presentaron en noviembre de 2014 un pedido para que la justicia federal continuara la investigación por el asesinato de Romina por su vinculación con una red de trata y explotación sexual con protección policial y política. Pero la solicitud no prosperó pese a que el nombre de Romina aparece en los libros de registro que prolijamente confeccionaba el dueño de Wolf Night Club.
 
LA SOLIDARIDAD DE UNA MADRE
 
Desde la Fundación María de los Ángeles, en la provincia de Tucumán, Susana Trimarco apoya el reclamo de justicia de la familia Aramayo. Así se lo hizo conocer formalmente al Fiscal General de la provincia de Jujuy, Sergio Lello Sánchez, en una nota en la que manifiesta “mucha preocupación” por “el poco y lento avance de la investigación penal” del crimen de Romina.
 
En la presentación, la presidenta de la Fundación, además advierte sobre la nula indagación del fiscal Farfán, sobre la “fuerte hipótesis” de que miembros de la Policía de la provincia de Jujuy podrían estar involucrados en la causa. En la nota, fechada el 14 de noviembre, Trimarco además solicita se tomen las medidas necesarias a fin de que se “investigue y busque la verdad de lo que sucedió con Romina Aramayo”.
                                             
16/JLM/MB/LGL