ESTADOS
VIOLENCIA
   Gabriela Rivera presenta denuncia ante Secretaría de la Mujer
En un mes, Oaxaca registra 6 casos de violencia política de género
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 26/01/2017 Lo primero que vio la indígena mixteca Gabriela Rivera Maldonado al abrir los ojos después de recibir más de 20 latigazos y quedar semiinconsciente fueron los rostros del presidente municipal de San Miguel Peras en Oaxaca, Santiago Ramírez Cervantes y del síndico, Sergio Rivera Flores, quienes reían al verla tirada en el suelo.
 
El domingo 15 de enero –repasa en entrevista la traductora de Gabriela, Otilia Flores– frente a su hijo de 2 años de edad, Gabriela fue golpeada con un tuchi (látigo) por orden de los dos funcionarios que la detuvieron en la comandancia como represalia por querer participar en las elecciones del año pasado.
 
Para preparar la golpiza, el presidente municipal y el síndico mandaron llamar a los abuelos de Gabriela antes de que ella fuera retenida en la comandancia. Una vez allí los confrontaron con su nieta y el abuelo tuvo que aguantarse las ganas de oponerse porque fue obligado a darle un puñetazo en la cara porque ellos son “la autoridad”.
 
“Cómo es posible que en este tiempo golpeen a una mujer adentro de la presidencia (municipal). Para nuestros antepasados eso (gobernar) era sagrado”, dice Otilia, quien además aprovechó para reclamar que la foto de su compañera fuera difundida y aclarar que Rosa Aguilar y Mariana Díaz, quienes también habían manifestado su interés en participar en las elecciones, fueron igualmente amenazadas.
 
La mañana del 15 de enero –relata la traductora– unos policías en una patrulla llegaron a tocar a la casa de Gabriela Rivera. Cuando ella abrió la puerta y pregunto qué pasaba, ellos respondieron “súbete y vámonos”; sorprendida, preguntó las razones pero ellos sólo dijeron que tenía que ir al edificio de la presidencia municipal.
 
En un pueblo donde la mayoría se conoce, la joven logró convencer a los policías de que ella iría caminando hasta allá pero debía cambiarse de ropa. Así lo hizo. Tomó a su hijo de 2 años de edad y salió hacia la presidencia municipal. Al llegar, el síndico la esperaba en la entrada, le pidió pasar y que esperara.
 
Gabriela creyó que sería acusada por una señora con la que había discutido semanas antes pero después de esperar alrededor de media hora, llegó el presidente municipal y la hizo pasar a otra área donde la esperaban sus abuelos. A sus familiares les dijeron que ella estaba detenida porque “tenía muchas quejas”. 
 
Cuando Gabriela intentó irse porque su hijo empezó a llorar, los policías la detuvieron, la abuela se llevó al niño y ella fue encerrada. Su abuelo fue obligado a darle un golpe “por no respetar a las autoridades”, después los policías la tomaron por la fuerza y ella sólo alcanzó a cubrirse el rostro mientras empezaron a darle de latigazos.
 
Al reaccionar vio al presidente municipal, Santiago Ramírez Cervantes y al síndico, Sergio Rivera Flores, riéndose. Tras la golpiza la dejaron salir pero como no podía caminar un policía la ayudó para regresar a su casa. 
 
El año pasado se realizó en el municipio de San Miguel de las Peras, una elección por el sistema normativo interno, es decir, por usos y costumbres. De acuerdo con el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) la elección debería ser en octubre pero Otilia refiere que el 7 de mayo de 2016 se hizo una asamblea en la que los hombres excluyeron a las mujeres.
 
Gabriela manifestó su intención de participar pero no fue considerada para ningún cargo y por el contrario recibió amenazas de “recibir balazos” si se entrometía en estos asuntos, por lo que incluso el 23 de enero el Partido de la Revolución Democrática emitió un comunicado para pedir una investigación por este caso.
 
El pasado martes 24 de enero Gabriela, hablante de mixteco, acompañada de su traductora, hizo las denuncias ante la Secretaría de la Mujer de Oaxaca y la  Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca. Este día continuará su denuncia ante la Defensoría Pública Electoral para Pueblos y Comunidades Indígenas del Tribunal Electoral Poder Judicial de la Federación (TEPJF).
 
Con este testimonio, en este mes suman seis casos de violencia por conflictos electorales en Oaxaca documentados por el Colectivo por la Ciudadanía para las Mujeres. Tres presidentas municipales han sido agredidas: la alcaldesa de San Juan Bautista Lo de Soto, Samantha Caballero Melo; de San Pedro Atoyac, Irma Aguilar Raymundo; y de Eloxochitlán de Flores Magón, Eliza Zepeda.
 
También estas las amenazas contra la síndica de Pinotepa Nacional, Yareli Cariño López; y contra la de Santo Domingo Zanatepec, Erika Molina, casos que entran en la definición de violencia política de la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del estado.
 
17/AGM/LGL
 







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com