No es fácil ser joven en el mercado laboral actual

MONEDERO
LABORAL
   MONEDERO
No es fácil ser joven en el mercado laboral actual
Especial
Por: Carmen R. Ponce Meléndez*
Cimacnoticias | México, DF.- 17/11/2015

Si bien las perspectivas para las y los jóvenes que acceden al mercado de trabajo parecen ahora más favorables que en los cinco años anteriores, no deben pasarse por alto los perjuicios que sufren las personas que han pasado por largos periodos de desempleo o que, en tiempos de baja demanda de mano de obra, se han visto obligadas a aceptar trabajos poco satisfactorios.
 
La población joven sigue sufriendo las consecuencias de la crisis económica y de las reformas políticas instauradas para hacerle frente. En países con el nuestro, para una joven sin experiencia laboral el encontrar trabajo, y más aún trabajo a tiempo completo, es una lucha ardua y larga.
 
Las jóvenes económicamente activas siguen estando desempleadas o trabajaban, pero aun así viven en condiciones de pobreza, porque sus trabajos son muy precarios. Tienen los sueldos más bajos y no cuentan con prestaciones laborales, son informales (“Tendencias mundiales del empleo juvenil 2015. Promover la inversión en empleos decentes para los jóvenes”, Organización Internacional del Trabajo).

VER GRÁFICA AQUÍ

Como se ilustra en la gráfica, para el segundo trimestre de 2015 y conforme a información generada por la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi, el porcentaje más alto de empleos informales para las mujeres se ubica en el grupo de 15 a 19 años, con 74.78 por ciento.
 
Quiere decir que siete de cada 10 mujeres jóvenes de 15 a 19 años están en la informalidad y en el siguiente rango de edad (20 a 29 años) la proporción de informalidad es de más de la mitad (54.4 por ciento).
 
Sin lugar a dudas son las jóvenes las que absorben los empleos más precarios. Por eso la OIT propone promover la inversión en empleos dignos para las y los jóvenes.
 
La edición de 2013 del informe “Tendencias mundiales del empleo juvenil” (OIT, 2013) estableció la premisa de que “no es fácil ser joven en el mercado de trabajo actual”, aludiendo a la persistencia de la crisis del empleo, las largas filas para encontrar trabajo y los desafíos cada vez mayores a los que debían hacer frente las y los jóvenes para obtener un empleo estable.
 
A pesar de algunas señales de “buenas noticias”, la inestabilidad de la situación continua y la tasa de desempleo juvenil mundial sigue estando al día de hoy muy por encima de la tasa de 11.7 por ciento previa a la crisis (en 2007). En general, dos de cada cinco (42.6 por ciento).
 
Frente a esas estadísticas, es acertado aseverar que aún no es fácil ser joven en el mercado laboral actual.
 
En México el desempleo provocado por la crisis económica de 2008 fue más agresivo con las mujeres jóvenes. Para ellas en 2007 la tasa de desempleo abierto (TDA) era de 7.7, y para 2011 ya había crecido a 10.5, mientras que en los hombres era de 9.0 (Datos ENOE-Inegi, II trimestre).
 
Otro signo inequívoco de esta precariedad laboral es el hecho de que en las jornadas extensas –de 35 a 48 horas– las mujeres sólo participan con el 36.6 por ciento, frente a una participación masculina de más del 60 por ciento. Cabe señalar que en estas jornadas extensas de trabajo el salario puede ser mejor.
 
El número de mujeres que trabaja sin prestaciones laborales, en la informalidad –básicamente mujeres jóvenes–, asciende a 11.3 millones. Respecto al III trimestre de 2014 la informalidad laboral creció 2.4 por ciento; el crecimiento más alto se registró en empresas, gobierno e instituciones.
 
Significa que son empleos sin prestaciones (informales) generados en empresas formales (datos de ENOE-Inegi, III trimestre 2015).
 
Informalidad laboral=jóvenes=pobreza. Esta triada no permite beneficiarse del “bono demográfico”. En los países en desarrollo este bono debe significar facilitar a las y los trabajadores jóvenes la salida de la pobreza.
 
Para la OIT, tanto hombres como mujeres jóvenes de los países en desarrollo siguen inmersos en condiciones de empleo vulnerable y pobreza derivados de las irregularidades laborales, así como de la falta de empleo formal y de protección social.
 
En 2013, más de un tercio (37.8 por ciento) de las y los jóvenes con trabajo en los países en desarrollo vivía con menos de 2 dólares de Estados Unidos al día.
 
Por lo tanto, a escala mundial, la pobreza de los trabajadores afecta a 169 millones de jóvenes. El número asciende a 286 millones si se incluye a  jóvenes que viven en el límite de la pobreza (con menos de 4 dólares de EU al día). Vale recordar que aquí el Salario Mínimo es de 70 pesos diarios, equivalente a 4.4 dólares diarios.
 
En México y dada la situación del empleo juvenil, éste debe ser una prioridad en las políticas públicas, pero no lo es. De hecho es una recomendación del organismo internacional.
 
Según la OIT: “Aumentar las inversiones en empleos dignos para jóvenes es la mejor manera de asegurar que la juventud pueda llevar a cabo sus aspiraciones y participar activamente en la sociedad. También es una inversión en el bienestar de las sociedades y del desarrollo inclusivo y sostenible”.
 
Twitter: @ramonaponce
 
*Economista especializada en temas de género.
 
15/CRPM/RMB