El terrorismo sexista en los medios/redes

OPINIÓN
VIOLENCIA
   QUINTO PODER
El terrorismo sexista en los medios/redes
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Argentina Casanova*
Cimacnoticias | Campeche.- 28/07/2015

Junto al agresor hay un aliado. Junto al perpetrador de la violencia un sistema de justicia que violenta a la mujer que se atreve a denunciar.
 
Junto al que comete el feminicidio o la tortura, un medio que le da cobertura; la mayoría de las veces desde y con un discurso cuyo efecto es sembrar el terror en otras mujeres. Aleccionar a través de las coberturas periodísticas y multiplicar su efecto a través de las redes sociales.
 
La violencia de género tiene brazos y manos, tan sólo uno de ellos es el terrorismo contra las mujeres en los medios/redes con su efecto multiplicador, estructura y elementos de reproducción-continuación.
 
Cierto es que las mujeres nos hemos apropiado de las redes, pero el patriarcado no se amedrentó y se vale de múltiples recursos como discursos patriarcales sexistas, misóginos, criminalizadores con violencia gráfica, apoyados por otros elementos; pero por sí mismo el terrorismo sexista de los medios implica un intricado sistema que necesita ser visibilizado para empezar a ser desarmado.
 
En ese juego, el papel que desempeñan los medios de comunicación no es pasivo ni inocente; desarticular sus estrategias nos da también la posibilidad de apostar a un cambio de fondo.
 
Ese terrorismo sexista de los medios se manifiesta de cuatro formas (aunque no es una revisión cerrada). Por un lado está lo que Rita Segato ha llamado “pedagogía de la crueldad”; una segunda forma es la criminalización de las identidades femeninas manifiesta en las coberturas periodísticas; una tercera es la reproducción de los discursos patriarcales de control –especialmente sobre el cuerpo de las mujeres–; y una cuarta es la propaganda-proclama de los hechos violentos que se cometen contra el cuerpo de las mujeres.
 
Este terrorismo sexista está construido desde y con los medios/redes y tiene varios efectos: es aleccionador, reforzador de estereotipos/roles, perpetrador en sí mismo de violencia, y constituye por sí mismo y sus coberturas-enfoque-lenguaje, distintas formas de una violencia extensiva en el abanico de formas de violencia contra la mujer de efectos naturalizados en la sociedad.
 
Si partimos de que el terrorismo es “la dominación por medio del terror, el control que se busca a partir de actos violentos cuyo fin es infundir miedo, busca coaccionar y presionar para imponer sus reclamos y proclamas”, comprendemos que la violencia contra las mujeres constituye una forma de terrorismo del Estado Patriarcal, y construyendo sus propios códigos, sus mensajes y por supuesto sus ataques.
 
Es un aliado, pero también es extensión del discurso de control sobre la vida y cuerpo de las mujeres.
 
¿Cómo se manifiesta? En los dos últimos casos (Discursos Patriarcales y como Propaganda-Proclama), este terrorismo sexista en los medios está construyéndose, enunciándose y reforzándose todos los días a través de mensajes mediáticos que son colocados, reproducidos, y que dan argumentos para proclamar y ejecutar más violencia. Es decir, es una violencia “per se” que justifica y construye argumentos violentos.
 
La violencia contra las mujeres es por sí misma una forma de terrorismo que golpea a diario la vida de millones de mujeres, y dispone de un sistema ideológico difundiendo, propagando y proclamando violencia de género, y en este trabajo entra la reproducción de esos argumentos a través de palabras e imágenes.
 
Esas proclamas son evidentes en redes sociales, en noticias con fotografías de mujeres violadas y mutiladas, arrojadas en espacios públicos. (El que perpetúa la violencia sabe que contará con ese sistema de difusión ideológico que bajo coberturas mezquinas hará extensivo el horror del hecho violento contra el cuerpo de las mujeres).
 
Es también “aleccionador” y un ejemplo reciente está en Colombia. En respuesta a una violación cometida contra la conductora de un colectivo, los medios exhortaron a quitar a las mujeres conductoras de los horarios nocturnos y zonas peligrosas.
 
Esta “solución” refuerza y normaliza la violencia, además de que justifica la discriminación por motivos de género; en México se apostaba a “espacios seguros para las mujeres”. Así las áreas seguras se convierten en “confinamientos” restrictivos por tu propia seguridad.
 
Hace algunos años en el asesinato de una turista en Turquía se cuestionaba: “¿Qué hacía ella viajando sola por el mundo?”. Y eso justamente muestra que pretende “aleccionar”, recordar a otras mujeres que no deben transgredir los espacios públicos, las conmina a permanecer en los privados, o buscar la tutela de una figura masculina cuando sale.
 
En las coberturas se acompañan argumentos que dejan en claro cuando las víctimas de la violencia merecen el castigo por ser infieles, por trabajar en un cabaret, por vivir en la calle.
 
Recordemos el desafortunado reportaje de “El joven que tocaba el piano (y descuartizó a su novia)”, en el que se ponderaron las virtudes académicas del agresor frente a la víctima presentada como “nini”.
 
Cuando la violencia sea evidente se construyen argumentos como “muere” mujer… en vez de enunciar que fue asesinada. En casos de violencia en el hogar: “Cae por la ventana en discusión/riña con su pareja”, en vez de señalar la violencia familiar.
 
(En agresiones sexuales las coberturas periodísticas hacen énfasis en el lugar, la hora y en algunos casos la actividad de la víctima. Algunas notas sobre casos de feminicidio se centran en lo que la víctima hizo para enojar al agresor).
 
Por último, los efectos de ese terrorismo en el ánimo de las lectoras/usuarias de redes merecen también ser analizados a partir de la recepción y su alcance.
 
*Integrante de la Red Nacional de Periodistas y del Observatorio de Feminicidio en Campeche.
 
15/AC/RMB