Por la abolición de la explotación de la prostitución ajena y otras formas de explotación sexual. ¿Por qué es importante conmemorarlo?

MUJERES CAUTIVAS
Trata de Personas
   MUJERES CAUTIVAS
Por la abolición de la explotación de la prostitución ajena y otras formas de explotación sexual. ¿Por qué es importante conmemorarlo?
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Teresa Ulloa Ziáurriz*
Cimacnoticias | México, DF.- 17/09/2014

Se aproxima el 23 de septiembre, Día Internacional contra la Explotación de la Prostitución Ajena y otras Formas de Explotación Sexual, fecha que han adoptado organismos internacionales y gobiernos, por lo que mucho se empezará a hablar del tema en estos días.
 
Veremos cifras y demás información respecto del tema. Sin embargo, en este espacio quiero explicar los motivos y el origen de esta fecha justo para recordar su importancia en la actualidad, debido a que la explotación de la prostitución ajena y otras formas de explotación sexual son formas contemporáneas de esclavitud.
 
Este día fue declarado en Daca, capital de Bangladesh, en 1999 en el evento “Organizándonos Globalmente contra la Explotación Sexual”, Conferencia Mundial de la Coalición contra el Tráfico de Mujeres (CATW-Internacional).
 
Se eligió esta fecha para conmemorar que el 23 de septiembre de 1913, en Argentina, fue sancionada la Ley 9143 conocida como “Ley Palacios”, primer intento en el continente para penalizar la explotación de la prostitución de mujeres y niñas.
 
Alfredo Palacios fue un diputado socialista argentino que presentó la propuesta de ley para incorporar al Código Penal los delitos relacionados con la trata y la explotación de la prostitución ajena y otras formas de explotación sexual de mujeres y niñas, por eso esta norma fue conocida como “Ley Palacios”.
 
Sin duda, este hecho fue la base para la construcción de un marco jurídico internacional en materia de trata de personas y explotación sexual.
 
Actualmente contamos con el Convenio para la Represión de la Trata de Personas y la Explotación de la Prostitución Ajena, mejor conocida como Convención del 49; la Convención sobre los Derechos de la Niñez y su Protocolo Adicional sobre Venta, Explotación y Trata de Niñas y Niños; la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer, y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Belém do Pará).
 
Asimismo, el Protocolo para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Trata de Personas, especialmente en mujeres, niñas y niños, adicional a la Convención de Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada, llamado Protocolo de Palermo, entre los más recientes, al igual que innumerables recomendaciones, declaraciones y otros instrumentos de Derechos Humanos.
 
Como se verá, el progreso en la creación de un marco jurídico internacional demuestra que en el mundo hemos avanzado para erradicar esta pandemia social. De hecho, las categorías para analizar esta situación también han cambiado.
 
Por ejemplo, hace apenas algunos años, la sociedad civil, la academia y el sector gubernamental acostumbraban nombrarla como “trata de blancas”, lo cual en la actualidad es un término erróneo para referirse al tema, porque se considera discriminatorio, ya que la pandemia, hoy en día, no distingue por color de piel, raza, origen étnico, religión, nacionalidad, edad, sexo, género, condición social o económica.
 
Este término se acuñó entre 1860 y 1930 y correspondía al tráfico de mujeres blancas que se realizó desde Europa hacia América y también, aunque fue menor, hacia África o Asia.
 
De ahí surgió el término “trata de blancas”. Mujeres blancas, europeas, que eran traídas a nuestro continente para ser explotadas en la prostitución. Luego, más tarde, en los tiempos de la Reforma, en México, se le agregó la condición de mujeres y jóvenes “vírgenes”, lo que se asociaba a la pureza, entonces, “blancas”.
 
Pero si se trataba de una mujer afrodescendiente, indígena, asiática, mestiza o criolla, eso no era tan preocupante y no movilizó en la misma medida a la comunidad mundial.
 
En resumen, han existido avances, pero lamentablemente la forma en que operan las redes de trata para explotar a mujeres también ha evolucionado. De tal forma que han adoptado los avances tecnológicos y las nuevas caras en que se presenta el patriarcado.
 
LAS CIFRAS NO MIENTEN
 
En el último informe sobre trata de personas de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, se advierte que el 60 por ciento de las víctimas de trata son mujeres adultas, sin embargo entre 2007 y 2010 se registró un incremento en el número de niñas víctimas.
 
La trata con fines de explotación sexual es la estadística más alta, con un 60 por ciento, seguida de la trata con fines de trabajo forzado con un 36 por ciento.
 
Es por eso que se dice que la trata de personas es el tercer negocio más lucrativo a nivel mundial, sin embargo, debido a su acelerado crecimiento y a las elevadas ganancias que genera, se está convirtiendo en el más lucrativo. ¿Por qué? Porque las armas y la droga se venden una vez, y a las personas se les puede vender muchas veces, hasta acabar con su vida.
 
En este contexto, las mujeres, niñas, niños y adolescentes se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad debido a los distintos factores culturales que les visibilizan como objetos, como mercancías, que sirven para dar placer sexual a la demanda.
 
De ahí surge la importancia y origen para conmemorar este día, en el cual exigimos una vida libre de violencias para las mujeres, las niñas y las adolescentes. 
 
Lamentablemente desde la academia y otros sectores se ha emprendido un ataque furioso contra la abolición de la prostitución, tachando al feminismo radical y a las abolicionistas de morales y retrógradas, con lo que sólo demuestran su hembrismo y visión patriarcal de las mujeres, perpetuando estereotipos como que las mujeres y las niñas son para el placer sexual de los hombres, incluso convalidando su explotación, argumentando que la prostitución es un trabajo como cualquier otro, lo que sólo favorece a los tratantes y explotadores.
 
Tales posturas hoy se ven reforzadas por la Organización Mundial de la Salud que llama, igual que ese grupo de personas, a legalizar la prostitución e inclusive a reducir la edad de consentimiento, lo que sin duda favorece a los pedófilos, en clara violación del derecho internacional de los Derechos Humanos citado líneas arriba.
 
Twitter: @CATWLACDIR
 
*Directora de la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC, por sus siglas en inglés).
 
14/TUZ/RMB